AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

1º de Mayo: Unidad de la izquierda para romper con el régimen

abril 20, 2014 por  
Publicado en: Comunicados

20140501 Cartel 1MayopEl 1º de Mayo es un día de fiesta en el que la clase obrera expresa la conexión internacional de su lucha por la emancipación. Es también una jornada en la que debemos recapitular sobre los objetivos y necesidades políticas de nuestra clase, más aún cuando hacemos frente, desde hace años, a una ofensiva brutal del capital imperialista que amenaza nuestras conquistas y nos arrastra hacia la barbarie de la explotación en sus formas más cruentas.

En todo el mundo crecen las señales de peligro: las potencias imperialistas se enredan, y nos enredan, en continuos conflictos; las declaraciones belicistas se generalizan; azuzan a las fuerzas fascistas, que extienden su mensaje xenófobo, militarista y reaccionario. El capital imperialista habla de democracia, libertad y paz, al tiempo que niega derechos, recorta conquistas sociales y se prepara para la guerra.

En nuestro país, llevamos meses de constante y generalizada movilización que ha conseguido, es cierto, acercar a la lucha a los más amplios sectores populares y limitar alguno de los recortes más duros; pero no recuperar la iniciativa, que sigue en manos de la derecha envalentonada. Hace tiempo que empezamos un periodo político trascendental, en el que el régimen monárquico que nos impuso el franquismo, y que aceptó la izquierda institucional, se descompone a ojos vista, igual que las fuerzas políticas que lo han sustentado. Un periodo en el que es posible sentar las bases de un nuevo marco verdaderamente democrático y de progreso que dé perspectivas de victoria a la movilización social.

Sin embargo, tras dos años de un gobierno Rajoy que, presionado por la movilización popular, actúa cada vez más con formas tiránicas que bordean el fascismo, los dirigentes de los dos grandes sindicatos, Toxo y Méndez, se acaban de comprometer nuevamente, de forma irresponsable, en garantizar la paz social. Y lo han hecho cuatro días antes del 22M, en el que cientos de miles de trabajadores expresaron su disposición a la lucha, en una de las mayores manifestaciones de dignidad y rebeldía.

Por otra parte, cuando más rotundo es el clamor por la unidad y por la ruptura, la izquierda se presenta a la próxima cita electoral más dividida y dispersa. Unos, manteniendo los mismos dirigentes oportunistas que la han enlodado hasta ahora en la política de consenso y compromiso con el sistema; otros, poniendo en cuestión la necesidad prioritaria de luchar organizadamente y con claros objetivos de clase, y negando el carácter político de la lucha social.

En la Guerra entablada entre el proletariado y el capital imperialista no cabe esperar treguas. Por separado somos débiles. Necesitamos aunar con otros sectores nuestro esfuerzo en la defensa de las conquistas sociales y democráticas, frente al enemigo común: la minoría oligárquica que controla los resortes políticos, las instituciones y el régimen que le da cobertura. Pero la unidad no es “neutra”; debe darse para recuperar los objetivos políticos y de emancipación a los que renunció una parte de los dirigentes de izquierda, que se empeñan en mantener el control de las organizaciones.

De igual forma, no basta con defender un programa de medidas concretas, cuya aplicación sabemos que solo es posible si encaramos el problema desde su raíz: la ausencia de un verdadero marco democrático. Lucha sindical y política, reivindicación social y democrática, van indisolublemente juntas.

Los meses venideros van a ser trascendentales para los trabajadores. Es posible y necesario avanzar hacia la unidad de la izquierda por la ruptura; pero, si no se hace esto, también es posible que el ejemplo de movilización de estos años termine traduciéndose en frustración y reforzando, por lo tanto, a la derecha envalentonada.

No debemos desperdiciar más posibilidades, y para ello debemos abrir una lucha sin concesiones por la unidad y contra los dirigentes y las corrientes que se oponen a ella o pretenden limitarla. Esta es la principal conclusión que se plantea ante nuestra clase este Primero de Mayo.

¡¡¡POR LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA!!!

¡¡¡POR LA REPÚBLICA POPULAR Y FEDERATIVA!!!

¡¡¡POR EL SOCIALISMO!!!

¡¡¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!!

El 22M debe abrir un nuevo ciclo de ruptura

marzo 23, 2014 por  
Publicado en: Comunicados

20140322 FotoTras largos días de esfuerzos y muestras de solidaridad, las Marchas de la Dignidad han culminado su recorrido con un éxito apabullante, reuniendo a cientos de miles de personas llegadas de todos los rincones del país.

Por su parte, y como no podía ser de otra manera, el régimen heredero del franquismo ha vuelto a demostrar su verdadero rostro con el acostumbrado rosario de amenazas en los días previos, acusaciones disparatadas e identificaciones en las carreteras, tanto antes como durante el mismo día 22, dejando clara tanto su naturaleza de clase como su concepción de los derechos sociales y políticos.

Las marchas han retomado y revitalizado, así, el ciclo de grandes protestas iniciadas en 2010. Pero, además, han sido la expresión de múltiples luchas sociales (obreras, contra los desahucios, por los servicios públicos, por los derechos nacionales, por el derecho al aborto…), cuyos integrantes se han reconocido como defensores de una causa común y enfrentados a un mismo enemigo. La clase obrera, los pueblos de España, han demostrado contar aún con energías inagotables para hacer frente a las agresiones de la oligarquía y sus agentes en los diferentes gobiernos.

Sin embargo, con ser esto importante, lo realmente relevante, lo novedoso, lo constituye un tercer aspecto: los cientos de tricolores enarboladas por los manifestantes, el clamor unánime contra el Gobierno y la determinación de acabar con él partiendo de esta convocatoria; el convencimiento de que la lucha no es sólo por derechos sectoriales, sino contra todo un tinglado político y jurídico. Amplísimos sectores han superado así, con mucho, los objetivos y consignas que la izquierda más timorata, autoerigida en líder del movimiento, ha estado dispuesta a asumir desde el inicio de la preparación del 22M: si esa izquierda se resiste a romper con el régimen monárquico de los especuladores, el pueblo ha demostrado que quiere acabar con él.

De esta manera, y entre la desbordante satisfacción por el éxito de la convocatoria, se muestra al desnudo la profunda contradicción que aún atenaza y paraliza a la mayor parte de la izquierda, sea “institucional”, “radical” o “nueva”: la más completa sordera hacia el sentir de las masas trabajadoras y los objetivos políticos que, como mínimo, estas intuyen ya, y que pasan por la necesidad de romper abiertamente con un régimen caduco, opresor y corrupto. Unos objetivos que por el momento, y para mayor escarnio, ni siquiera cuentan a día de hoy con una opción que les dé expresión concreta en la primera contienda, la de las Europeas, del ciclo electoral que culminará con las Generales de 2015.

La izquierda en su conjunto debe tomar nota del avance cualitativo expresado hoy por sus bases, y actuar con la responsabilidad, la audacia y la contundencia que el momento requiere. Frente a un régimen en manifiesta descomposición, pero lo bastante fuerte aún para seguir asestando golpes a los derechos colectivos, nuestros pueblos están dispuestos a dar la batalla. Urge que quienes aspiran a representarlos se decidan a llevar esa firmeza al terreno político, apostando resueltamente por romper con el régimen monárquico; poniendo por delante los elementos que nos unen al conjunto de la izquierda y que permitan avanzar a las clases populares; y dando pasos efectivos hacia la unidad que dé expresión concreta a todo ello.

Nosotros, desde luego, no eludiremos esta responsabilidad y vamos a hacer cuanto sea necesario para llevarla a término.

Partido Comunista de España (marxista-leninista)

Secretariado del Comité Central

22M: Unificar la lucha social con una perspectiva política

marzo 21, 2014 por  
Publicado en: Comunicados

22MEste fin de semana, miles de trabajadores convergerán en Madrid, procedentes de todos los rincones del país, para hacer visible la rebeldía de millones con­tra la miseria a la que nos está condenando el Gobierno Rajoy, fiel comparsa de los oligarcas españoles y europeos.

Las Marchas de la Dignidad deben ser un hito importante en la unificación de las diferentes luchas sociales, hoy dispersas tanto geográfica como sectorial y, sobre todo, políticamente. Deben servir para dar coherencia a las iniciativas por el derecho a la vivienda, por los servicios públicos, por los derechos laborales, etc., y también para acercar a los diferentes sectores en lucha. Deben servir para revitalizar la movilización popular, insuflándole nuevas energías y dándole continuidad en el tiempo y en el espacio a través de la constitución de comités o asambleas populares que dinamicen, estructuren y den coherencia a las luchas en los barrios y centros de trabajo. En este sentido, las Marchas y su preparación han potenciado la vinculación de la izquierda con los problemas sociales cotidianos y la recuperación, por tanto, de sus señas de identidad. Es un paso importante para avanzar en la construcción de la Unidad Popular.

Pero, sobre todo, el 22M debe servir para tomar conciencia de que es necesario ser audaces; de que, más allá de las rivalidades políticas, electorales o sindicales, la izquierda tiene que marcarse, como principal e ineludible tarea, el dotar al movimiento popular de objetivos políticos.

La exigencia de dimisión del gobierno Rajoy es un clamor desde hace meses en todas las manifestaciones. Diversas asambleas, en las que trabaja nuestro Partido, han asumido como consigna la necesidad de acabar con la caduca monarquía de especuladores y corruptos. El 22M ha sacado a las carreteras del país a cientos de esforzados activistas, y llenará las calles de la capital de miles de voces contra los recortes, la precariedad y la represión impuestas por el régimen. Hora es ya de ponernos manos a la obra para convertir ese torrente de protesta en una ola que acabe derribando la monarquía y abra el camino a una República que haga posibles mayores cotas de democracia y bienestar para nuestros pueblos.

¡Por nuestra dignidad! ¡Viva la lucha de los trabajadores!

¡Gobierno Dimisión! ¡Abajo el régimen!

¡Por la Tercera República!