AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Rumania: el ataque a las pensiones es declarado anticonstitucional

junio 27, 2010 por  
Publicado en: Movimiento Obrero

El Tribunal Constitucional de Rumania ha decidido que parte de las medidas tomadas por el Parlamento a propuesta del gobierno son inconstitucionales, por lo que no podrán ser aplicadas. La decisión se ha tomado en un clima de tensión creciente, con movilizaciones sindicales prácticamente diarias.

Sin embargo, la nulidad de la ley de austeridad exigida al gobierno por el FMI y la UE, no declara incosntitucional toda la ley, sino únicamente una parte.

En resumen, el Tribunal Constitucional ha decidido que:

  • Las pensiones no se podrán reducir, ya que son un derecho ganado con el trabajo de cada pensionista.
  • En cuanto a las pensiones especiales, las más altaa, podrán ser recalculadas, salvo la de los magistrados (en este caso, parece que han velado por sus propios intereses). Se verán afectados, militares, actores y otras profesiones no sujetas a lo que podríamos llamar «de régimen general».
  • Las indemnizaciones para el cuidado de personas con grado I de minusvalía tampoco se reducirán.
  • Sin embargo, los salarios de los empleados públicos sí podrán ser reducidos un 25%, tal y como estaba previsto en la ley, puesto que los altos magistrados consideran que la retribución salarial es materia de negociación entre las partes y responsabilidad de las mismas. Aunque lo cierto es que, en este caso, el gobierno no ha negociado en ningún momento con los sindicatos, y en ningún caso se ha respetado el Código de Trabajo ni los acuerdos vigentes.

Así, aunque muchos pensionistas han respirado tranquilos ante la amenaza de la miseria probable en el caso de haberse aplicado los recortes sobre las ya habitualmente ridículas pensiones, el problema sigue vigente para los empleados públicos, que sí verán recortado su salario en un abultado 25%.

Conforme a la Constitución, los artículos declarados anticonstitucionales tienen que ser reformados en el plazo de 45 días. La ley tiene que remitirse de nuevo al Parlamento, y el Gobierno tendrá que renunciar a las medidas afectadas por ellos, para volverla a mandar al Tribunal. En el Parlamento tendrán que debatirse de nuevo las medidas, hasta que se vote una nueva ley.

Esto significa que la decisión del Tribunal Constitucional al menos aplazará durante un tiempo la aplicación del recorte de los salarios de los trabajadores públicos, que el Ejecutivo ha anunciado que aplicará en cuanto la ley se apruebe, ya que sus efectos no pueden ser retroactivos.

La decisión del Tribunal Constitucional, sin embargo, puede tener consecuencias aún peores para los empleados públicos en particular, y los rumanos en general, ya que el Gobierno ha comunicado que, en el caso de no poder aplicarse la ley de austeridad adoptada, se aplicarían subidas de impuestos y tasas, tanto del IVA como de la Cuota Única (en Rumania los impuestos sobre la renta son iguales para todos, y no progresivos; es decir, ningún resto de estado social). Las primeras noticias hablan de un incremento del IVA del 19% al 25%, y la posibilidad de aumentar la Cuota Única del 16% al 20%.

Así que, en definitiva, los funcionarios pueden ver sus salarios reducidos un 25% y además tener que pagar más impuestos, una subida de tasas que, al final, afectará también a los pensionistas. Así que, como dice el refran español, “lo comido por lo servido”. La situación, por lo tanto, y a pesar de la buena noticia de que los pensionistas rumanos no serán condenados a la pobreza (a la lucha por la supervivencia ya lo llevan 20 años), no ha cambiado demasiado. […]

La mayor manifestación de los ultimos diez años en Bucarest

mayo 21, 2010 por  
Publicado en: Noticias

Entre 20.000 y 40.000 trabajadores, estudiantes y pensionistas rumanos se han manifestado hoy frente al palacio de gobierno, en la plaza de la Victoria en Bucarest, en protesta por las medidas de recorte contra pensionistas, empleados públicos y derechos sociales anunciadas por el gobierno actual y el presidente Traian Basescu, por orden del FMI.

Miles de trabajadores y empleados públicos, tanto del metro como de CFR (empresa de ferrocarriles), educación, sanidad y administración local y general, acompañados también por estudiantes y pensionistas, pidieron al gobierno Boc y a Basescu que se vayan y la convocatoria de una huelga general.

La manifestación es todo un acontecimiento, ya que la propaganda mediática ha criminalizado en Rumania cualquier movimento obrero desde los graves conflictos de finales de los 90, y de hecho la mayoría de los medios hoy han minimizado la acción de los trabajadores y la han acusado de ser manejada e incluso pagada por los partidos de la oposición. Muy al contrario, según están las cosas en la Rumania del siglo XXI la gran concentración supone un gran paso adelante y una ruptura de tendencia admirable.

Desde el mediodía, el tráfico del centro de la capital fue prácticamente paralizado, y los obreros, estudiantes y pensionistas presentes demostraron su rabia por el saqueo constante, del que las últimas medidas han supuesto la gota que ha rebosado el vaso. Los manifestantes han exigido a los sindicatos una huelga general, que podría ser planteada para finales de mayo.

Una huelga general que no incluya solamente a los perjudicados por las últimas medidas, los trabajadores públicos y pensionistas, sino al conjunto de los trabajadores que viven en condiciones pésimas, con salarios ínfimos, y con cada vez menos derechos sociales garantizados. Es hora de que la crisis la paguen quienes la causaron, y que nos demos cuenta de que el capitalismo es una constante crisis para la mayoría de los trabajadores, aunque de vez en cuando reparta un poco más de migajas para que nos creamos afortunados.

Rumania: los pensionistas se rebelan

mayo 21, 2010 por  
Publicado en: Artículos

Colaboración facilitada por J.L. Forneo

Mientras la domesticación sigue manteniendo su eficacia entre los trabajadores rumanos, sobre los que el gobierno está haciendo caer el coste de la crisis causada por los capitalistas, sólo los ancianos salen a la calle y exigen que se respete su dignidad como persona y como ex trabajadores.

El gobierno del FMI en Rumania, cuyos peones son el presidente Traian Basescu y el primer ministro Emil Boc, pretende recortar un 15% las pensiones de los ciudadanos rumanos. Esto significa que la mayoría de éstos, que ganan de media 1000 lei al mes (250 euros), aunque la mayoría no llega a 800 (200 euros), verán mermada su capacidad de supervivencia un 15 %, lo que hará que llegar a fin de mes se transforme de toda una difícil aventura diaria en algo imposible.

En Galati, una de las ciudades más pobres de Rumania, los pensionistas han optado por la única solución posible ante la nueva agresión hacia sus derechos y su vida, la de decirle a la clase política, representantes de los saqueadores capitalistas, que ya basta de estafas al pueblo rumano y que la única solución es la lucha. Los enfrentamientos con la policía provocaron algunos heridos, mientras los ancianos intentaban ocupar la Diputación del gobierno en la ciudad.

Lo mismo tenía lugar en Bucarest, donde ante la puerta del palacio presidencial los pensionistas, a pesar de la policía, demostraron que ya están hartos de robos y engaños, y que el límite que soporta la sumisión cotidiana está siendo traspasado.

¿Darán ejemplo los pensionistas rumanos al resto de trabajadores para que rompan las cadenas de la domesticación?

[Se puede consultar un artículo sobre la situación de los salarios en Rumania en el mismo blog]