AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

ARAGÓN: Los trabajadores de centros de acogida protestan ante las Cortes

noviembre 16, 2014 por  
Publicado en: Movimiento Obrero

menoreszaragozaUn grupo de trabajadores del Centro de Observación y Acogida 2 (COA) y de la Fundación Federico Ozanam, entidad que gestiona buena parte de los hogares infantiles y residencias incluidos en estos pliegos, se concentraron ante las Cortes de Aragón con la Plataforma de Educadores en Lucha.

Se trata de uno de los actos de protesta que llevan a cabo desde el pasado día 1 de noviembre, cuando iniciaron una huelga convocada en protesta por el recorte aplicado por parte del Departamento de Bienestar Social y que se vio reflejado en las bases del concurso publicadas el pasado 3 de octubre. Según los trabajadores, esas nuevas condiciones hacen insostenible garantizar el servicio de atención a los menores con garantías de calidad y seguridad.

Por su parte, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, defendió que las empresas que se presentan a la convocatoria para la adjudicación de los servicios de protección de menores con los pliegos anunciados el pasado 3 de octubre es porque están “de acuerdo” con los mismos.

El consejero recordó que la relación de la administración es “con las empresas”, que aceptan los pliegos en el momento en que se presentan a la convocatoria, y señaló que son los trabajadores de una única entidad los que no están de acuerdo con los mismos pero que su empresa “está de acuerdo”.

En opinión del consejero, las empresas adjudicatarias sabrán “lo que tienen que hacer” porque son las que gestionan sus recursos.

Fuente: HERALDO.es

Movilizaciones en Correos por los recortes de plantilla

noviembre 16, 2014 por  
Publicado en: Movimiento Obrero

correosconcpubComisiones Obreras señala que las deficiencias en contratación y la reducción de la plantilla de Correos en la provincia de Segovia «están afectando a los ciudadanos en forma de pérdida de calidad en el servicio prestado en la mayoría de los barrios y poblaciones segovianas». Por ello, considera que «esta severa agresión necesita una respuesta contundente en forma de movilizaciones», que se desarrollarán en todas las provincias del país entre el 12 y 18 de noviembre. En Segovia está convocada una concentración para el día 18.

Las movilizaciones culminarán el 27 noviembre en Madrid, con la convocatoria de una huelga general y una gran manifestación «donde miles de trabajadores y trabajadoras expresarán su rechazo a unos recortes inasumibles», señala el sindicato, que apunta que «el camino de la viabilidad de Correos no ha de continuar por la senda de los recortes, sino por la obtención de financiación, protección frente a los ‘lobbies’ privados y una buena regulación laboral, con mejoras salariales, en empleo y derechos».

Pérdida de empleos

Las nuevas propuestas que está planteando la empresa pública en la negociación del convenio suponen, a juicio de Comisiones Obreras, «una clara agresión a los derechos de los trabajadores en cuanto que pretenden flexibilizar, desregular, reducir la plantilla y la contratación –en los próximos 5 años podría suponer la pérdida de 14.000 puestos de trabajo, tasa de reposición cero y aumento de los contratos a tiempo parcial y en prácticas–».

La organización sindical señala que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) «blandiendo la excusa de la crisis y de la caída de la actividad, ha llevado a cabo una política de ajustes sin precedentes en la historia de la empresa».

Fuente: El Norte de Castilla

Tijeretazo “d’entesa i de progrés” en Catalunya

junio 27, 2010 por  
Publicado en: Artículos

Juan Rafael Pérez

El pasado 9 de Junio fue aprobado en el Parlament de Catalunya, y a propuesta del Gobierno Montilla, el plan de “austeridad” para reducir el “déficit público” en 1.670 millones de euros. Este hecho se da con la oposición de todo el movimiento sindical y un día después de que decenas de miles de trabajadores públicos se declararan en huelga y se manifestaran masivamente en distintas ciudades de Catalunya y España, siguiendo las convocatorias de los sindicatos en contra de los recortes públicos.

¿Que tiene de especial el “tijeretazo” catalán?

El “tijeretazo” catalán no tiene nada que envidiar al del Gobierno central. Como bien expone un informe del CERES (Centre d’estudis i recerca sindical) de CCOO, «no sólo reduce el salario de los empleados públicos, sino que también reduce los créditos presupuestarios de los conciertos con entidades públicas y empresas privadas para la gestión de los servicios públicos sanitarios, educativos y de servicios sociales, reduce las aportaciones presupuestarias a todo tipo de entidades y empresas del sector público de la Generalitat de Catalunya, y… recomienda a las direcciones de las empresas públicas y privadas afectadas que carguen las disminuciones presupuestarias reduciendo las retribuciones de sus trabajadores» (1).

Como bien señala el informe, este brutal recorte antisocial vulnera el derecho a la negociación colectiva de los empleados públicos al suprimir los pactos y acuerdos salariales vigentes con los sindicatos. Recorta el 5% del sueldo al personal funcionario y al personal laboral. Reduce el 5% las aportaciones de la Generalitat a las entidades y empresas del sector público, lo que «afectará al Servei Català de la Salut, el Institut Català de la Salut y el Institut Català d´Assistència y Serveis Socials. Las entidades autónomas administrativas, las entidades autónomas comerciales, las entidades de derecho público, los consorcios con participación mayoritaria de la Generalitat, y las universidades públicas» (2).

También se reduce «la financiación de los convenios y conciertos para la gestión de los servicios públicos de sanidad, educación y servicios sociales un 3,21%, 5% y un 1,8% anual respectivamente. El importe de los créditos de los presupuestos correspondientes a la financiación de los equipos de atención a la infancia y adolescencia con las administraciones locales se reducirá un 5%, afectando a toda entidad pública o privada» (3). En el sector público de la administración y los sectores privados concertados, «la reducción presupuestaria prevista para entidades del sector público y empresas privadas con conciertos para la gestión de un servicio público se ha de aplicar preferentemente a los gastos de personal no vinculados a convenios colectivos, también se puede aplicar al resto de gastos de personal incluido dentro del ámbito de la aplicación de los convenios en el marco de la negociación colectiva, en los casos del pago delegado de salarios para plantillas de los centros privados concertados en Enseñanza, la reducción del 5% se aplicará automáticamente» (4).

A estos recortes presupuestarios y salariales se les sumarán los de las plantillas. En sanidad, servicios de urgencia, la enseñanza y las oficinas de trabajo sólo se cubrirán la mitad de las jubilaciones que se produzcan; en el resto de la administración sólo se cubrirán el 10%. Un ejemplo de la magnitud de la reducción de empleo público: de los aproximadamente 1.900 trabajadores de sanidad y educación que se jubilen, próximamente se cubrirán 950. Este recorte masivo generará una rebaja y empeoramiento brutal de los servicios sociales a la ciudadanía.

Como vemos, el recorte del Gobierno catalán es de una magnitud atroz, siguiendo fielmente la hoja de ruta neoliberal trazada por el FMI y la UE, y aplicada sin escrúpulos por el Gobierno Social-liberal del PSOE de Zapatero. El objetivo de esta agresión brutal y sin precedentes, es recortar las conquistas laborales y sociales de la clase obrera y el pueblo, conseguidas después de decenios de dura lucha, y todo para mantener los márgenes de beneficios de los magnates de las finanzas y los grandes industriales, y así dar «confianza» a los llamados “mercados financieros”. En definitiva, pagamos los trabajadores la factura de la crisis y del dinero público que se ha empleado para “salvar” a sus bancos y grandes empresas.

¿Un Gobierno de izquierdas votando a favor de recortes sociales y laborales?

Cierto, los recortes los han aplicado el Gobierno Central “socialista” y todos los Gobiernos autonómicos de todos los colores; entonces, ¿que tiene de especial en Catalunya? Que en el parlamento español el “tijeretazo” ha sido aprobado con los votos del PSOE, la abstención pactada con CiU, PNV y CC y el voto en contra de IU-ICV, ERC, BNG, UPyD y PP (los dos últimos, en plan demagógico), mientras en Catalunya el plan de ajuste ha salido adelante con los votos en bloque de la toda la “izquierda” del Parlamento autonómico (PSC, ERC e ICV-EUiA), mientras que la derecha (CiU, PPC, CPC) ha votado en contra.

La demagogia populista de CiU, PPC, CpC no debe llamar a engaño a nadie; busca claramente utilizar la crisis para desgastar al Gobierno Central y al catalán con objetivos claramente electoralistas; a nadie se le escapa que en otoño son las elecciones catalanas. De sobras es conocido qué hace la derecha cuando gobierna y a quién beneficia: a los grandes financieros e industriales, a costa de las espaldas de los trabajadores y las capas populares. La derecha nunca se ha opuesto a las recetas neoliberales de recortes del “gasto público”, puesto que ellos son sus principales valedores a nivel internacional, tanto en el FMI como en la UE.

Que el PSC-PSOE haya votado a favor del salvaje “tijeretazo” muestra su carácter reaccionario, pero no sorprende demasiado. Históricamente, la social-democracia (PSC-PSOE) ha jugado el papel de apagafuegos de la clase obrera y de ser un instrumento eficaz para aplicar los planes antisociales del gran Capital, como lo muestran los distintos gobiernos neoliberales de Felipe González, que hicieron un enorme servicio a la oligarquía española, europea y estadounidense, al desmantelar muchas conquistas sociales y debilitar a la clase obrera y los sectores populares.

En cuanto a que ERC e ICV-EUiA hayan votado a favor del mayor recorte social y laboral contra la clase obrera y los trabajadores de la historia reciente, y posiblemente de toda la historia de Catalunya, es más difícil de entender, puesto que votaron en contra de estos recortes en el Parlamento español, se consideran de izquierdas y representantes de las clases populares de Catalunya.

En el caso de ERC, es su carácter nacionalista pequeño-burgués, el que le lleva vacilar constantemente entre el desplazamiento de CiU para ganarse el apoyo de la alta burguesía catalana y su electorado natural, más ligado a las clases populares. Es por esta razón que defiende la aplicación de los planes antisociales de la UE, demostrando que cada día va más lejos, llegando a exigirle al Gobierno Central más rapidez para aplicar la reforma laboral, incluso sin acuerdo con los sindicatos, aun sabiendo que supone un ataque frontal contra la clase obrera y al mismo tiempo acabe “oponiéndose” y votando en contra.

Pero nos vamos a detener en el caso de la coalición ICV-EUiA puesto que es muy preocupante e injustificable que una formación que se define como de la izquierda transformadora y anticapitalista, haya votado en favor de uno de los más brutales paquetes de recortes sociales de la historia reciente y, encima, con la oposición frontal de los sindicatos.

¿Subida de impuestos a los ricos o lavado de cara?

Las justificaciones políticas de la coalición de ICV-EUiA para dar su respaldo al “tijeretazo” catalán, son tan endebles y “fundamentadas” como la «responsabilidad de formar parte de un gobierno» o la conciencia de la «difícil situación económica», llegando incluso al cinismo de afirmar que un «gobierno de izquierdas estaba obligado a demostrar sensibilidad social, y al mismo tiempo, nuestro autogobierno, nuestro Estatuto, nos permitía aplicar medidas pensadas desde Catalunya». ¡Menuda demostración de sensibilidad social!

Aunque, finalmente, los “grandes” argumentos que tiene la coalición ecosocialista y alternativa para justificar este bestial ataque contra las conquistas de los trabajadores son que están «obligados legalmente» a aplicar los recortes (ninguna Ley obliga a estar en el Gobierno tripartito), además de las medidas “estrella” del progresismo mundial: «la recuperación gradual del poder adquisitivo (para los empleados públicos) a partir del año 2013, siempre que la economía haya mejorado», el aumento del «impuesto de Matriculación de los vehículos más contaminantes», de la «fiscalidad sobre las transacciones inmobiliarias exceptuando las viviendas de protección oficial», el incremento de la «lucha contra el fraude fiscal» y, finalmente, la propuesta que más polvareda ha levantado, «el aumento del tipo máximo del tramo autonómico del IRPF a las rentas más altas, las de una base liquidable [es decir, una vez hechas les deducciones] de más de ciento veinte mil euros anuales, que pagarán el 23’5%, i de más de ciento setenta y cinco mil euros al año, que pagarán el 25’5%» (5).

Después del “ruido de sables” que se ha dado en la “negociación”, donde la coalición ICV-EUiA condicionaba su apoyo al plan de recortes a un aumento en la cuota autonómica del IRPF a las rentas más altas y a la recuperación salarial en los próximos años para los empleados públicos, todo ha quedado difuminado en vagas promesas. El aumento fiscal «para que los ricos también paguen» sería a partir de 2011, siempre suponiendo que no haya un cambio de gobierno y, en el caso de que lo hubiera, no anulara el acuerdo. Esta medida afectaría a menos de 20.000 catalanes, recaudando con esta medida 75 millones de euros, cosa insignificante ante la magnitud de los 1.670 millones de euros que van a ser recortados por dicho plan antisocial.

En cuanto a la recuperación salarial de los empleados públicos, siempre sería progresivamente a partir del 2013, condicionado a la mejora de la economía, y podría ser invalidada por un gobierno posterior, tal y como lo reconocía en su intervención el portavoz de ICV-EUiA en el Parlamento catalán: «Es evidente que esta disposición, como todo el decreto ley, como todas las leyes que aprueba este Parlamento, pueden ser modificadas por una ley posterior» (6). En resumen, las supuestas contrapartidas fiscales que tanta polvareda han levantado, al final suponen subidas simbólicas de impuestos para las grandes fortunas, si finalmente se aplican, y en cambio, recortes brutales de obligado cumplimiento para los trabajadores, todo un intento de lavarse la cara ante el electorado de izquierdas de Catalunya.

¿Crisis en EUiA?

Después de la incongruencia de los argumentos políticos dados por una coalición que se define de izquierdas, de enfrentarse al movimiento sindical y ante el desconcierto de su propia militancia, de intentar escurrir el bulto obstaculizando y tratando de evitar el debate interno, han surgido diferentes opiniones críticas en el seno de la federación catalana de Izquierda Unida, EUiA, en forma de diferentes resoluciones u opiniones, algunas significativas, tanto sobre el posicionamiento a favor de los recortes neoliberales de sus diputados, como con las formas antidemocráticas en las que se ha tomado la trágica decisión.

Entre las críticas resaltan la enérgica resolución del PSUCviu desmarcándose de la posición de ICV-EUiA por la posición adoptada a favor de los recortes, y que «considera que estamos en un momento de ruptura histórica, en que las fuerzas de izquierda debemos definir claramente nuestra posición. No hay muchas opciones. La lógica de aceptar un descalabro histórico de las clases populares y comprometerse a gestionar la reducción de las conquistas sociales es una opción que representa a medio plazo la destrucción del espacio de la izquierda, desde la socialdemócrata a la comunista» (7). Esta resolución denuncia también la forma antidemocrática en que se ha tomado la decisión en la dirección de EUiA, convocada «en un plazo de tres horas», sin debate ni organicidad, y «a pesar de ello, el grupo parlamentario ha decidido votar a favor del conjunto de las medidas anticrisis sin someter esta decisión a ningún órgano de dirección de EUiA, pese a nuestra insistencia en este sentido» (8).

También es significativo el Informe de José Antonio García Rubio, responsable de economía y trabajo de IU, que califica los incrementos fiscales de «determinados gobiernos autonómicos» (en referencia a Catalunya y Andalucía), de «ser poco progresivos» y de tener objetivos recaudatorios «muy pobres», además de una «limitada efectividad» y de que «siguen tratando mucho peor a los empleados públicos que a las grandes fortunas, a los bancos y a las empresas con altos beneficios» (9).

Finalmente, es de resaltar el papel del PCC, ya que éste es el partido mayoritario en EUiA y no ha hecho ninguna declaración pública ni a favor ni en contra del recorte. ¿A que viene este “silencio”, si sus diputados han votado favorablemente al brutal decreto? ¿Qué piensa de esto el PCC? ¿Y su militancia? Una célula del PCC ha hecho una crítica pública, la Ramón Casanellas, que, aunque no critique al Tripartito en sí, se posiciona en contra de la aplicación de los recortes «por el Gobierno de la Generalitat», calificándolos de «injustos, inaceptables y ineficaces para la recuperación económica y que sólo sirven a los intereses del capitalismo financiero especulativo de nuestro país e internacional» (10). Ante una agresión de tal magnitud, los silencios hablan mucho y como dice el dicho: el que calla otorga.

¿Y ahora, qué?

Llueve sobre mojado en el tripartito catalán: a las políticas privatizadoras, prepotentes y antisindicales del conseller del PSC Ernest Maragall, le siguieron las brutales cargas de los Mossos d’Esquadra apaleando a los universitarios que combatían el plan Bolonia, con el conseller de ICV Joan Saura al frente, para finalmente ponerle la guinda neoliberal y reaccionaria con la aprobación de uno de los peores recortes antisociales de la historia reciente, dejando a muchos sindicalistas y militantes de izquierdas que combaten con un tremendo esfuerzo y valor, sin apenas medios, desde los sindicatos y las organizaciones populares, en los centros de trabajo, en los barrios, en las escuelas, en los hospitales… abandonados y desorientados políticamente ante semejante canallada y que se preguntan ¿dónde está la Izquierda?

Es preciso que algunos sectores de la izquierda de este país se hagan algunas preguntas para frenar la barbarie neoliberal. ¿A que intereses sirve “edulcorar” las políticas antisociales del FMI y la UE? ¿Es útil para los trabajadores estar en este gobierno a cualquier precio? ¿No perderá más credibilidad la izquierda entre los trabajadores y los sindicatos? ¿No se le está haciendo el juego a la derecha? ¿Que campaña hará ICV-EUiA en las próximas elecciones autonómicas catalanas: «Frente a la crisis, No a los recortes sociales, salvo si nos obligan»? La derecha, cavernícola o “civilizada”, se frota las manos, tiene el camino allanado…

Estamos viviendo el peor ataque contra los derechos sociales y laborales desde la Segunda Guerra Mundial en toda Europa. Derechos que fueron conquistados después de más de cien años de lucha llenos de heroísmo, sacrificio, represión, sangre y cárcel. Conseguidos después de que los pueblos, liderados fundamentalmente por los comunistas y por la URSS, derrotaran al criminal nazifascismo alemán y obligaran al capitalismo a ceder algunos derechos sociales y políticos en lo que se ha denominado hasta nuestros días como “Estado del bienestar”. Entonces, y durante muchos años, ser de izquierdas era sinónimo de coraje revolucionario frente a la injusticia, de capacidad y conocimiento, de solidaridad y camaradería, de cultura popular, del valor de lo colectivo sobre el individualismo burgués…

Hoy vemos la degeneración de determinados sectores de la izquierda, comprometidos con el régimen monárquico y con las renuncias de la transición, acostumbrados a la política burguesa, a sus “consensos”, e institucionalizados hasta la médula, los hemos conocido con diferentes nombres: “reconciliación nacional”, “eurocomunismo”, “ecosocialismo”… Hoy se habla de “refundación” de la izquierda, ¿será un nombre más a añadir a la lista? Decía Marx que la práctica era el criterio de la verdad, y la práctica política de algunos de estos sectores habla por sí sola.

Son momentos de posicionarse claramente en un lado de la barricada; no hay terceras vías, ni “edulcoración” posible de los recortes salvajes: o se está con el pueblo o se está con la oligarquía y contra sus criminales políticas neoliberales y militaristas. Empezando por trabajar para que la Huelga General del 29 de septiembre convocada por los sindicatos sea un éxito rotundo y como el inicio de un nuevo periodo de luchas, de politización y organización de la clase obrera y el pueblo. Cada día que pasa es más necesaria y urgente que la izquierda de este país se defina claramente. La izquierda debe ser democrática, republicana y antiimperialista y, para ello, es ineludible romper ya con las ataduras de la transición, con el institucionalismo y las falsas ilusiones sobre un capitalismo “civilizado” o “de rostro humano”.

El capitalismo es un sistema caduco. La crisis lo vuelve cada día más agresivo y peligroso, que extiende consigo la miseria, el fascismo y la guerra, que corrompe todo lo que toca. Lo vemos en los casos Gürtel, Millet o Pretoria, donde quedan patentes los lazos “oscuros” entre la empresa privada, las instituciones y los partidos de la oligarquía, en el racista discurso sobre el burka y el niqab para criminalizar a los inmigrantes y desviar la atención de la crisis, en la constante ampliación de los gastos y aventuras militares, en los fondos millonarios destinados a salvar los beneficios de la banca y la gran empresa… Todo esto, mientras a los trabajadores se nos recortan dramáticamente los salarios y derechos sociales. ¿Esto es una democracia? ¿Para quién?

Los comunistas griegos nos daban una lección magistral de cómo poner a sus diputados y cargos institucionales al servicio del Pueblo, de cómo luchar decidida y determinadamente, movilizando a la clase obrera y a los sectores populares contra los recortes neoliberales del FMI y la UE. Desde el Partenón nos mostraron el camino, desde su inmensa pancarta nos decían: ¡¡¡Pueblos de Europa, levantaos!!!

(1), (2), (3), (4) Informe CERES de CCOO sobre los recortes en Catalunya, http://www.ccoo.cat/ceres/documents/informes/0000001071.pdf

(5), (6) Intervención de Jaume Bosch en representación d’ICV-EUiA en el Parlament de Catalunya, http://www.euia.cat/doc/1276084559834.pdf

(7), (8) Resolución Declaració del Comitè Executiu del PSUC Viu sobre les retallades socials dels governs Zapatero i Montilla, http://www.psuc.org/content/view/5371/1/

(9) Informe de José Antonio García Rubio, responsable de economía y trabajo de IU, http://www.europapress.es/economia/fiscal-00347/noticia-economia-fiscal-iu-urge-gobierno-tomar-iniciativa-reforma-evite-baile-fiscal-ccaa-20100610185205.html

(10) Resolución de la célula Ramón Casanellas del PCC, http://ramoncasanellas.blogspot.com/

Éxito de las movilizaciones convocadas en Correos contra la privatización.

mayo 20, 2010 por  
Publicado en: Movimiento Obrero

Las movilizaciones generales en toda España a mediados de mayo tuvieron un seguimiento de más de un 80% de media. Como señalan desde CCOO, la directiva europea obliga a la liberalización del servicio, y no ha habido una transposición de esta directiva a la ley española, con lo que el año que viene cualquier podrá venir a realizar este servicio y podremos encontrarnos con competencia desleal. Los sindicatos también censuran que los 60.000 trabajadores de Correos en toda España, entre personal laboral y funcionario, llevan 16 meses sin convenio colectivo. La dirección pretende imponer un recorte en los derechos laborales que es inadmisible, plantean representantes de CCOO. Desde CGT señalan que están en juego una gran cantidad de puestos de trabajo, hasta 20.000, y denuncian que todos los recortes recaen en los derechos de los trabajadores. Así, la situación es alarmante para los empleados, y para el servicio público que se presta a los ciudadanos. El recorte presupuestario de Correos es de casi el 50 por ciento, el déficit en 2009 de 64 millones de euros y el déficit previsto para 2010 es de 151 millones, lo cual está asfixiando a la empresa. Los sindicatos reclaman un sistema de financiación que cubra realmente el coste del servicio, un plan estratégico que garantice la viabilidad de la empresa y el desbloqueo del convenio colectivo, que afecta a los laborales, y del acuerdo laboral, que vincula a los funcionarios, aproximadamente 25.000 de los 60.000 empleados. Si la situación no se arregla con estas movilizaciones, los sindicatos anuncian una huelga en toda la empresa para el 10 de junio.

Ante la nueva agresión del régimen contra las clases populares, unidad y firmeza en la respuesta

mayo 15, 2010 por  
Publicado en: Comunicados

Zapatero acaba de hacer público su Plan de Medidas para acelerar la reducción del déficit. Se trata de un plan absolutamente inaceptable por reaccionario, y cuyo objetivo es defender los intereses de la oligarquía española, que se sigue enriqueciendo a manos llenas, a costa de inmensos sacrificios de la mayoría trabajadora.

Entre otras medidas, el Gobierno impone: la reducción del salario de los trabajadores del sector público, en un 5% de media a partir de junio, y su congelación en 2011; la suspensión de la revalorización de las pensiones; la aplicación inmediata de la exigencia del requisito de los 61 años y el cumplimiento del 25% de la jornada en la jubilación parcial; la eliminación de la prestación de 2.500 euros por nacimiento; una reducción de 6.045 millones de euros en la inversión pública estatal, entre 2010 y 2011, y la exigencia de un ahorro adicional de 1.200 millones en el gasto de Comunidades Autónomas y Entidades Locales. Ni una medida que afecte a las grandes rentas, a las entidades financieras, etc.

Todas ellas son medidas que, además de suponer en muchos casos nuevos sacrificios para los trabajadores, van a provocar una contracción de la actividad económica, como ha reconocido el propio Presidente del Gobierno. De esta forma, se agrava deliberadamente la crisis de la economía real, para asegurar los vergonzosos beneficios de una minoría de especuladores sin escrúpulos que son, por otra parte, los responsables de la crisis.

Tras dos largos años de crisis con unas consecuencias sociales demoledoras y atendiendo a las presiones de la clase política de la monarquía y de las instituciones imperialistas, el Gobierno social-liberal de Zapatero da un nuevo paso, que se suma a las medidas anunciadas en febrero: aumento de la edad de jubilación y del periodo de cálculo de las pensiones, recortes del gasto público en 50.000 millones de euros, amenaza de reformar por decreto la legislación laboral, aumento del IVA un 2%, etc.

Paso a paso, se conforma un férreo bloque contra los trabajadores y las clases populares que debemos romper. La economía política no es neutra; sólo caben dos opciones: aplicar medidas de protección de los derechos sociales y laborales y del empleo, reformar drásticamente la fiscalidad para acabar con el fraude de grandes empresarios y especuladores, que supera los 70.000 millones, recuperar el Impuesto de Patrimonio y de Sucesiones y Donaciones, establecer un impuesto a las grandes fortunas, imponer un control social y político de la economía controlando la actividad antisocial de los especuladores financieros a cuyo frente se sitúan los grandes bancos; o, por el contrario, aplicar sucesivos recortes, cada vez más duros contra los trabajadores, recortar las prestaciones y subsidios sociales, plegarse completamente a la voluntad de los «mercados», eufemismo con el que se encubren sinvergüenzas con nombre y apellidos perfectamente conocidos, que sientan en sus consejos de administración a representantes de la clase política del régimen y establecen sólidas alianzas entre sí.

El Gobierno ha tomado partido desde el principio por esta segunda opción. Quienes han arruinado la economía española, imponen ahora unas medidas que van a suponer la pérdida de conquistas que han costado mucho sufrimiento y dolor a generaciones enteras de trabajadores y luchadores.

El Gobierno debe pagar en términos políticos su traición y debe ser el proletariado español, las clases populares, quienes zanjen cuentas con él y con el régimen podrido que sustenta a los ladrones que la clase política oficial ampara. El PCE (m-l) llama, por ello, a los sindicatos a responder de inmediato a este nuevo ataque con toda la contundencia. La clase obrera española, la mayoría social trabajadora, no entenderían más el silencio de quienes deben dirigir sus luchas. No cabe plantear que una confrontación directa con el Gobierno pueda favorecer a la derecha tardofranquista: este Gobierno se ha situado deliberadamente enfrente de los intereses de la mayoría y con ello ha firmado su sentencia política; pero debe ser el pueblo trabajador quien lo arroje. Es preciso seguir el ejemplo del proletariado griego y responder con contundencia a las provocaciones de la oligarquía imperialista de la Unión Europea y sus servidores.

Llamamos a todas las fuerzas y gentes de izquierda y progresistas a redoblar los esfuerzos por responder de forma unitaria a estos ataques, reforzando las convocatorias sindicales, y a trabajar con responsabilidad y firmeza por alumbrar una alternativa que supere al régimen monárquico y sus pantomimas seudo democráticas: un marco republicano que permita poner en su sitio a la minoría empresarial y financiera que nos arruina.

¡Viva la lucha de la clase obrera!

Secretariado del Comité Central del PCE (m-l)

12 de mayo de 2010

20100512 Comunicado recortes ZP