AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Haití: la tragedia más allá del terremoto

febrero 14, 2010 por  
Publicado en: Artículos

J. Guillén

El reciente terremoto de Haití, uno de los más destructivos de las últimas décadas y que ya ha dejado más de doscientos mil muertos, ha sido una de las mayores tragedias vividas por el pueblo haitiano desde que llegaron los primeros esclavos negros hace unos siglos. La historia de Haití es la historia de los crímenes que el colonialismo y el imperialismo han practicado impunemente contra los pueblos oprimidos: esclavitud, matanzas, saqueos, explotación, subdesarrollo, hambre…

Pero la historia de Haití es también la historia de un pueblo en lucha constante por su libertad. Ya en tiempos de la esclavitud surge la figura de Toussaint-Louverture, que desde 1791 empezó a liderar rebeliones de esclavos y en 1800, tras adherirse a los principios de la Revolución francesa de 1789, proclamó la autonomía de la isla, una de las primeras repúblicas de la era moderna, y la primera república multirracial de la historia. Haití volvió a las manos de los franceses en 1802, cuando Napoleón envió una expedición armada. Louverture fue apresado y enviado a Francia, donde murió en prisión. Mas la resistencia del pueblo haitiano, bajo el mando del general haitiano Dessalines, venció al ejército de Napoleón y proclamó la República en 1804. Pero de 1825 a 1947, Francia le impuso el pago del equivalente a 21.000 millones de dólares actuales para no volver a invadirlo, lo que supuso hasta el 80% del presupuesto nacional. En 1843, la parte oriental de la isla se independizó con el nombre de República Dominicana.

Por su privilegiada situación, la isla ha sido una presa fácil para el imperialismo, que desde muy pronto se otorgó el derecho de intervenir a su antojo en este país, sumiéndolo en una situación de miseria espantosa. Entre 1857 y 1900, EEUU intervino diecinueve veces para proteger sus propios intereses, hasta que ocupó el país de 1915 a 1934, controlándolo financieramente hasta 1941. Tras haber apoyado un golpe militar en 1950, la Casa Blanca bendijo la llegada al poder, en 1957, de uno de los dictadores más sanguinarios de América Latina: François Duvalier, Papa Doc, quien creó un cuerpo de paramilitares, los “Tonton Macoutes”, que sometió a la población civil de forma brutal. Muerto Papá Doc en 1971, fue sustituido por su hijo, Baby Doc, que trató de gobernar de la misma manera. Pero en la década de los ochenta, ni siquiera los métodos más brutales pudieron impedir que la población se movilizara contra las atrocidades y la miseria que el régimen tiránico implantó en el país. En 1986, Baby Doc huyó con 900 millones de dólares, protegido por el ejército de Estados Unidos y por Francia.

En 1990 tuvieron lugar las primeras elecciones en décadas, llevando al poder a un ex sacerdote, Jean Bertrand Aristide, que había dirigido luchas populares contra la dictadura. Su programa de incremento del salario mínimo (¡a 2,94 dólares diarios!), reforma agraria, derechos sindicales, etc. le valió un golpe de Estado y una dictadura que, apoyada por la Administración Bush, produjo 5.000 muertos y desaparecidos. En 1994 los EEUU permitieron a Aristide volver a la isla, a condición de que aplicara los programas de ajuste estructural del FMI. La tibia obediencia de los gabinetes de Aristide y Préval, la política de acercamiento a Cuba y a Venezuela desde 2001 y la exigencia de 21.000 millones de dólares en reparaciones a los EEUU, convirtieron a Aristide en sospechoso a ojos del imperialismo norteamericano, que impuso un embargo económico y preparó un proceso de desestabilización interna. En el 2004 Aristide fue derrocado, secuestrado por el ejército norteamericano y enviado al exilio a Sudáfrica junto con su familia. Le impidieron regresar a Haití y a su partido político, Fanmi Lavalas, presentarse a las elecciones. El régimen golpista se cebó sobre los sindicalistas de las fábricas más explotadoras, promovidas por el capital extranjero. Mientras, las tropas norteamericanas, tras dejar cientos de muertos seguidores de Aristide, dejaron la tarea en manos de la MINUSTAH, la fuerza de la ONU, envuelta desde muy pronto en asesinatos, violaciones y otras formas de violencia por parte de sus tropas. Las tímidas reformas emprendidas fueron desmanteladas y en 2006 René Préval fue elegido presidente de Haití en una elección organizada y controlada por la ONU, cuyas fuerzas militares se encargaron de evitar nuevas desviaciones de la línea marcada por los EEUU.

Como se ve, el imperialismo ha ejecutado y apoyado todas las masacres sufridas por el pueblo haitiano: 3.000 patriotas masacrados en 1919, 25.000 haitianos asesinados por el tirano dominicano Trujillo en 1935, 40.000 revolucionarios y opositores liquidados por la feroz dictadura Duvalier. Pero también se fue desarrollando una conciencia de clase que hizo de Haití la patria de grandes revolucionarios: Rosalvo Bobo, líder de la primera insurrección antiimperialista de 1915; Charlemagne Peralte, líder de la segunda insurrección (1918-1920); Jacques Roumain, fundador del Partido Comunista Haitiano; Antoine G. Petit, Gerard Pierre Charles… Y también es un país de organizaciones revolucionarias hoy activas: el Comité de iniciativa para la formación del Partido Comunista de Haití (COIFOPCHA), el Nuevo Partido Comunista de Haití y el Partido Popular Nacional; y de organizaciones de masas, como el frente obrero Batay Ouvriye, la organización campesina Tet Kole Ti Peyizan Axisyen…

El terremoto sufrido supone el golpe de gracia a la soberanía de este país. Rusia ha difundido las sospechas de su flota respecto al posible origen humano del temblor, a través del proyecto estadounidense HAARP, con base en Alaska. Sean o no fundadas (la falla Enriquillo, zona de contacto entre la placa del Caribe y la Norteamericana, atraviesa el sur de Haití, lo que supone un riesgo geológico importante), lo cierto es que la Resolución de 28 de enero de 1999 del Parlamento Europeo sobre medio ambiente, seguridad y política exterior ya advertía sobre las posibles consecuencias de esta nueva arma sobre las condiciones atmosféricas.

Sea como fuere, Puerto Príncipe era ya una ciudad que había crecido rápidamente hasta los dos millones de habitantes y donde habían proliferado el chabolismo y la pobreza extrema, propiciada por el expolio de los dictadores proyanquis, que crearon su deuda externa: el país paga todavía enormes sumas al Banco Interamericano de Desarrollo, pero los “donantes” reunidos recientemente en Canadá no han discutido siquiera la condonación, y para ello han contado con el consejo del propio primer ministro haitiano, Bellerive. También se debe la postración del país a la liberalización forzada por el FMI, que la agravó y multiplicó los problemas. Así, por ejemplo, la apertura del mercado haitiano al arroz subsidiado de los EEUU sumió en la miseria a miles de campesinos que se vieron forzados a abandonar el país o a engrosar la población pobre de la capital. Las consecuencias de ello son bien conocidas: Haití dejó de ser un país autosuficiente para alimentar a sus habitantes, con lo que hace dos años se vio sumido en una grave crisis alimentaria (véase Octubre nº 18, junio de 2008); por otra parte, esa gran población hacinada en condiciones de miseria ha multiplicado el desastre provocado por el terremoto.

Ahora, el seísmo ha sido aprovechado rápidamente por el ejército yanqui para implementar el “nuevo pensamiento” de Obama en este país, enviando una fuerza militar que en un principio fue de más de 12.000 soldados, y que ya asciende a casi 20.000. Una auténtica fuerza de asalto de respuesta rápida, la 82ª División Aerotransportada, que ejecutó las invasiones a la R. Dominicana (1965), Granada (1983) y Panamá (1989) (1). Con esta rápida operación (“legitimada” públicamente con continuas alusiones a desórdenes y saqueos, tanto en la prensa norteamericana como en la europea) EEUU se podría estar asegurando los enormes depósitos de petróleo y minerales, como el uranio, que al parecer esconde el subsuelo haitiano, y que desde hace décadas son considerados como “reservas estratégicas” por los yanquis. Y no sólo eso: ahora, a través del Comando Sur, la MINUSTAH pasa a estar bajo las órdenes del Comando Conjunto de Estados Unidos, que controla la isla como si de una nueva base militar se tratara. Y no es para menos: con ella, y teniendo en cuenta las bases en Colombia, las posiciones de los EEUU rodean el Caribe y cortan el paso entre Cuba y Venezuela.

Así las cosas, el futuro de Haití está indisolublemente ligado al fortalecimiento de la revolución en toda América Latina, pero también a la reconstrucción de las organizaciones revolucionarias haitianas y a la solidaridad de los pueblos, para lograr que cesen las injerencias políticas y militares del imperialismo. A pesar de todas las tragedias sufridas, el pueblo haitiano volverá a levantarse y a luchar para recuperar su libertad y su dignidad, expulsando a los invasores imperialistas.

(1) La actitud del imperialismo norteamericano contrasta con la actuación de Cuba y de los países del ALBA, que han trabajado desde el primer día ofreciendo ayuda humanitaria y salvando miles de vidas. El propio consejero del presidente haitiano manifestó que Cuba «fue el primer país en ayudarnos».

PSUV hace un llamado de alerta sobre presencia de tropas gringas en Haití

enero 21, 2010 por  
Publicado en: Noticias

Prensa PSUV.- La directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), considera que hay que estar alerta ante la presencia del contingente de tropas que el gobierno de Estados Unidos envió a Haití motivo de la tragedia que hace unos días azoto a dicho pueblo.

Héctor Navarro, miembro de la Dirección Nacional de la tolda socialista, expresó este lunes en rueda de prensa que es necesario observar de cerca la situación porque puede tratarse de una justificación del imperio para ocupar el territorio haitiano permanentemente.

“Hay que estar atentos en la respuesta que le ha dado el imperio a Haití que es su país vecino, enviando un contingente importante de tropas. El gobierno francés por lo que reseña la prensa, se ha quejado de la manipulación del gobierno norteamericano en el puerto de Haití. Ojala y esto no sea una maniobra más para quedarse allí y justificar la ocupación permanente de ese país”, expresó Navarro.

De igual forma, el dirigente psuvista señaló que el pueblo de Haití con la tragedia que sufrió, no necesita tanques de guerra, aviones de combates y muchos menos marines armados, “lo que requieren en este momento son hospitales de campaña, socorristas, médicos, enfermeras y personal de paramédicos es decir, una mano que los ayude a reconstruirse y que eso no implique que tengan que sacrificar su soberanía”.

Finalmente, reconoció la solidaridad que han tenido los diferentes países con Haití y ratificó la solidaridad del gobierno venezolano a un pueblo de significativa ayuda en los procesos de independencia de América, “sin Haití y sin la ayuda que Petión le dio a Bolívar no fuese sido posible que nosotros alcanzáramos la independencia, concluyó Navarro..

Julio Tuñón Osoro

Cuba está desaparecida… de los informes sobre la respuesta internacional al terremoto de Haití

enero 21, 2010 por  
Publicado en: Noticias

Dave Lindorff / OpEdNews Traducción de Cubadebate y Pascual Serrano

Sólo hay dos medios de EEUU que han informado sobre la respuesta de Cuba al mortífero terremoto de 7,0 que golpeó Haití. Uno de ellos, Fox News, afirma, erróneamente, que los cubanos estuvieron ausentes de la lista de los países vecinos del Caribe que acudieron a prestar ayuda. El otro fue el Christian Science Monitor (un espacio de noticias de mucha credibilidad que recientemente cerró su edición impresa), que informó correctamente que Cuba había enviado 30 médicos a la nación afectada.

The Christian Science Monitor, en un segundo artículo, citando a Laurence Korb, ex subsecretario de Defensa y ahora vinculado con el Center for American Progress, aseguró que los EE.UU., que es líder en los esfuerzos de socorro en Haití, debe “considerar la posibilidad de aprovechar la experiencia de un vecino como Cuba” que, señaló,”tiene algunos de los mejores cuerpos médicos del mundo -tenemos que aprender de ellos”.

En cuanto al resto de los medios de EE.UU., han ignorado el papel de Cuba y sus acciones de solidaridad.

De hecho, dejaron de mencionar un hecho real: ya había más de 400 doctores cubanos en Haití para ayudar con el día a día las necesidades de salud de la nación más pobre de las Américas, y esos médicos fueron los primeros en responder al desastre y crearon inmediatamente un hospital justo al lado del principal hospital de Port-au-Prince, que se derrumbó en el terremoto.

Lejos de “no hacer nada” ante el desastre como afirman los propagandistas de derecha de la televisora Fox, Cuba ha sido uno de los países más eficaces y activos para dar respuesta a las crisis, con una infraestructura para asistir de manera inmediata a las víctimas del sismo y que fue capaz de movilizarse rápidamente y empezar a tratar a los sobrevivientes.

La respuesta de emergencia de Estados Unidos, como era previsible, se ha centrado principalmente, al menos en términos de personal y dinero, en el envío de militares de EE.UU., una enormemente costosa e ineficiente flota de aviones y un portaaviones, un factor que debe considerarse cuando se examine este cifra de 100 millones de dólares que la administración Obama reclamó para asignar su ayuda de emergencia a Haití. Teniendo en cuenta que el costo de operar un portaaviones, incluida la tripulación, es aproximadamente de 2 millones al día sólo el envío de una compañía a Port-au-Prince, lo cual no da para sostener las cuentas de dos semanas de este despliegue, y en una semana se chuparía una cuarta parte de los esfuerzos de la anunciada ayuda estadounidense. Mientras muchos de los militares y el personal enviado ciertamente podría hacer una labor de ayuda real -la entrega de suministros y protección de suministros-, otros muchos, como demuestra la larga historia de EEUU de brutalidad militar y control colonial de Haití, inevitablemente pasarán su tiempo tratando de asegurar la supervivencia y el control de los parásitos pro-EE.UU que medran en la elite política de Haití.

Y la verdad es que los EE.UU. han ignorado básicamente el curso del día a día de la crisis humanitaria en Haití, mientras que Cuba ha estado haciendo el trabajo cotidiano de proporcionar atención básica de salud a ese pueblo.

Pero esa no es una historia que los medios corporativos estadounidenses quieren contar.

El País oculta 344 sanitarios cubanos en Haití

Por otro lado, el diario El País de 15 de enero, en la página 3 de su edición de papel adjuntaba a su crónica sobre el terremoto de Haití un cuadro titulado “Ayuda financiera y equipos de asistencia” donde se detallaba la ayuda de 23 países más la ONU. En él se observa que el país que más personal sanitario tiene en Haití es Perú con 250 personas, seguido de Francia con 85.

Todos en Solidaridad con el pueblo haitiano

enero 19, 2010 por  
Publicado en: Comunicados

Declaración Pública.

Desde el mismo momento de la ocurrencia de la catástrofe  ocurrida en Haití, el martes 12 de enero, que nos mantiene consternados a todos-as los-as dominicanos-as, los grupos  de izquierda que suscribimos este llamamiento, nos integramos de inmediato a las actividades de solidaridad; sin embargo, hemos considerado pertinente hacer este pronunciamiento por las razones siguientes:

1- Los efectos del devastador sismo, coinciden con el empobrecimiento que han provocado siglos de políticas coloniales y neoliberales impuestas por las potencias que dominan el mundo y a ese pueblo, creando unas condiciones de miseria tan grandes, que ni el mismo Estado está en capacidad de dar respuesta a una catástrofe natural y social de tal magnitud.

2.- Con el terremoto se multiplicarán las condiciones de miseria que padece ese pueblo hermano, por lo que la solidaridad con los afectados  hay que abordarla con visión de largo plazo,  más allá de la emergencia e impacto emocional generado  y   en correspondencia con un plan estratégico-estructural.

3-Siendo Haití el país más pobre del continente, exigimos la condonación de su deuda externa e interna. Que esos dineros; los gastados en su ocupación militar y la multimillonaria deuda histórica contraída por grandes potencias con ese pueblo, sean pagados y destinados a la solidaridad y reconstrucción de su infraestructura.

4- Denunciar que ante el evidente fracaso de la MINUSTAH que en cinco años sólo ha servido para  consumir cientos de millones de dólares, reprimir a la población y mancillar la soberanía haitiana, el gobierno norteamericano está reforzando la militarización en ese país aprovechando el terremoto, cuando lo necesario son equipos de rescate, médicos, sicólogos, ingenieros, cuerpos especializados en  catástrofe de esta naturaleza, comida, medicina, pero no armas para intimidar.

5-Hacemos un llamado a  los países miembros del ALBA a que en conjunto mantengan una ayuda permanente hasta que ese país se recupere de la desgracia que le ha caído, en medio de la pobreza en que la dejaron los países imperialistas que devastaron y explotaron su territorio y sus habitantes.

6-Demandamos del gobierno dominicano mantener la ayuda y las facilidades migratorias y aduanales necesarias para que fluya la solidaridad hacia Haití y los haitianos residentes en nuestro país puedan ponerse en contacto con sus familiares y regresar nuevamente.

7-Las organizaciones de izquierda que suscribimos el presente documento  felicitamos al pueblo dominicano por  su gran sensibilidad y solidaridad hasta ahora expresadas, y le exhortamos a continuar expresando su solidaridad con el pueblo haitiano en esta mala hora que le ha tocado vivir, hasta que pueda ponerse en pie y avanzar por si solo.

8-Llamamos  a seguir  fortaleciendo la Coordinadora Popular de Solidaridad encabezada por el Centro Bonó,  en la que se expresa  la más  amplia participación de los diversos sectores sociales del país, desde donde se continúe trabajando unidos  por la solidaridad con  los hermanos y hermanas haitianos.

9-En ese sentido apoyamos la apertura de centros de acopio en la mayor cantidad de ciudades, bajo  la dirección de instituciones que gocen de  la mayor credibilidad en la sociedad.

10-Proponemos que en Haití la distribución de las ayudas se haga en lo posible a través de las organizaciones populares, instituciones sociales como iglesias y ONGs reconocidas para garantizar agilidad y pulcritud en el manejo de las mismas.

11- Rechazar enfáticamente el envío de tropas dominicanas para ser parte de las tropas de ocupación  LA MINUSTAH.

12- Demandamos que la solidaridad con el pueblo haitiano, se realice con respeto de su soberanía  y su autodeterminación.

13-Mantenemos el llamado a toda nuestra militancia, amigos y colaboradores a  continuar  en forma militante al trabajo solidario con Haití, con la visión de que esta labor de solidaridad debe estar encaminada a más largo plazo, hacia la reconstrucción total.

Haitianos y dominicanos somos hermanos, en las buenas y en las malas, en el dolor y las alegrías… esta es la hora de la solidaridad.

MIUCA- ACCION POR EL CAMBIO-
UNIDAD DEL PUEBLO-
LIGA SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES,
PATRIA PARA TODOS.

 

(PCT-MIUCA, MPD, FR, MNR, PBD; MR, PNA, PTD- ml, PPSD, PC-Ml, FT; PPT LST)

A Haití le Salvarán su Pueblo Heróico y la Revolución

enero 17, 2010 por  
Publicado en: Comunicados

Mientras el imperialismo, que ha hundido Haití en la miseria mas absoluta, derrama lágrimas de cocodrilo y habla de la "maldición bíblica" que "castiga" al pueblo haitiano por el "pecado" de haber protagonizado la primera gran revolución social en el Caribe y haber creado la primera república libre del Caribe, el pueblo pobre lleno de dignidad, desde el comienzo del terremoto ha asumido la lucha por la supervivencia y la ayuda mutua. Así lo describe el escritor canadiense de origen haitiano Dany Laferrière que visitaba Port-au-Prince en el momento del terremoto (leer su testimonio en http://www.lemonde.fr/ameriques/article/2010/01/16/haiti-le-temoignage-bouleversant-de-l-ecrivain-dany-laferriere_1292475_3222.html).

A Haití no lo ha condenado ninguna "maldición" sino el brutal colonialismo francés y el imperialismo gringo y sus agentes locales. El imperio francés impuso a Haití el pago de la exorbitante cifra 21 mil millones de dólares actuales desde 1825 hasta 1947 para no invadirlo brutalmente como hizo Napoleón. El naciente imperio gringo comenzó su agresión contra Haití en 1806 cuando el Congreso de los USA prohibió el comercio con Haití por presión francesa. Los marines gringos han invadido Haití en 1914, 1915, 1994 y 2004. Ocuparon el país durante 19 años de 1914 a 1934 y se apropiaron de 500 ooo dolares en oro que eran las unicas reservas monetarias del país. El imperialismo ha controlado a todos los presidentes salidos de la burguesía negra o mulata, dictadores asesinos o supuestos "demócratas", que han colaborado con el saqueo del país: general Vilbrum Guillaume Sam (1914), Phillipe S. Dartiguenane (1915-1922), Joseph Borno, Elie Lescot (1941), Sténin Vincent, Duvalier padre e hijo (1956-1986), general Namphy (1986), general Prosper Avril (1988), general Raoul Cédras (1991), Gerard Latortue (2004), … El imperialismo ha masacrado y apoyado todas las masacres sufridas por el pueblo haitiano: 3 mil patriotas masacrados en 1919, 18 mil haitianos masacrados por el tirano dominicano Trujillo en 1935, 40 mil revolucionarios y opositores liquidados por la feroz dictadura Duvalier. Sobre todo ha saqueado el país mil y una veces para que no saliese jamás de la miseria: los gringos controlan financieramente el país hasta 1941, Duvalier hijo se refugia en 1986 en la Francia de Mitterrand llevando consigo 900 millones de dolares de las arcas públicas, cifra superior a la deuda externa del país en aquella época, la liberalización del país tras Duvalier lo hunde mas en la miseria.

Pero Haití es patria de grandes revolucionarios: Rosalvo Bobo líder de la primera insurrección antiimperialista de 1915, Charlemagne Peralte líder de la segunda insurrección (1918-1920), Jacques Roumain, gran intelectual fundador del Partido Comunista haitiano, Antoine G. Petit, el profesor Gerard Pierre Charles…

Y es un país de organizaciones revolucionarias hoy activas: el Comité de iniciativa para la formación del Partido Comunista de Haití (COIFOPCHA), el Nuevo Partido Comunista de Haití, el Partido Popular Nacional y de organizaciones de masas como el frente obrero Batay Ouvriye, la organización campesina Tet Kole Ti Peyizan Axisyen,…

El futuro de Haití depende de que cese la injerencia política y militar imperialista, se fortalezca la revolución en su vecina República Dominicana y en el Caribe, se reconstruyan las organizaciones revolucionarias haitianas en el interior y en la diáspora y el país reciba una sincera solidaridad de los países del mundo.

Que Obama haya puesto al genocida Bush y al no menos belicoso Clinton al frente de los 10 mil marines, portaaviones y aviones que van a "socorrer" a Haití ya permite vislumbrar las intenciones imperialistas: mantener al país en la miseria y en la sumisión para presionar a Cuba e impedir la revolución en República Dominicana, Puerto Rico y Jamaica.

Comisión Nacional de Comunicaciones
                  del
Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP)
 
www.accionproletaria.com