AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Concentración: Investigar el franquismo NO ES DELITO

abril 8, 2010 por  
Publicado en: Convocatorias

URGENTE, ¡PÁSALO!

Posiblemente sea inminente la suspensión de Garzón. Ésta nunca se habría producido si no hubiera metido sus narices donde la Transición sólo echó mierda: en los crímenes del franquismo. Tras muchos años de ejercicio judicial ninguna de sus decisiones impulsó su inhabilitación… Todo es posible en este país menos tocar a nuestros criminales.

Por eso se está promoviendo una concentración frente a la Audiencia Nacional para el día en que sea suspendido Baltasar Garzón. A las 20h en la calle Génova. Si la inhabilitación se produce más tarde de esa hora, la concentración será al día siguiente.

Se lo debemos a tantas víctimas del genocidio, a tantas personas que lucharon con su vida, con años de prisión y tortura, con el exilio… No con nuestro silencio.

“La Guerra Nacional Revolucionaria del Pueblo Español contra el Fascismo””

mayo 31, 2006 por  
Publicado en: Cultura

Descargar el Libro en PDF

A modo de aclaración

Cuando hace cerca de treinta años procedimos a elaborar (en comisión del Comité Central de entonces), el análisis sobre la guerra contra el fascismo, y como se señala en la introducción, pretendíamos acabar con los tópicos de unos y otros, refutar las patrañas, embustes y deformaciones que, tanto los trotskistas (siempre a la vanguardia en falsificar y tergiversar los hechos, como el agente de los servicios secretos ingleses, George Orwell), y por supuesto la reacción, como sectores anarquistas amén de los “lúcidos” intelectuales burgueses, difundían sobre aquella gesta heroica de los pueblos de España.

Nos interesaba particularmente, desenmascarar las manipulaciones de los revisionistas de Carrillo y su equipo, manipulaciones que desfiguran lo sucedido en los tres años de guerra, sin contar ya la falsificación llevada a cabo sobre lo acaecido en la posguerra.

En plena batalla ideológica contra el revisionismo jruschovista, abrazado por Carrillo y Cía., muchas direcciones comunitas de entonces acabaron asumiendo el jruschovismo, o plegándose a él, posiciones rechazadas explicita y consecuentemente por China, Albania, Corea…, era vital para esa lucha desenmascarar a “nuestros” revisionistas.  La visión y análisis que daban de aquella guerra iniciada por la traición de los “cuatro generales”, que con la ayuda de la Alemania hitleriana, la Italia mussoliniana y el Portugal salazarista 1, trataba de justificar en último análisis, la traidora política de reconciliación nacional, el abandono de la lucha por la república y las torticeras alianzas con  sectores de la burguesía “ilustrada”, los ataques a Stalin, etc…

Al releer ahora aquel análisis, me parece que habría que matizar algunos aspectos, profundizar en otros, desarrollar más. Por ejemplo, pienso que no es justo calificar de renegado a Enrique Líster. Cierto es que, quizá por seguidismo hacia Carrillo, durante tiempo defendió posturas revisionistas y oportunistas, que después de muchas vacilaciones y de luchas intestinas (Semprún, Claudín,Gallego y otros miembros de la dirección del PCE), rompió con Carrillo, al que denunció en un libro que aclaraba bastantes puntos oscuros. Pero sus posiciones oportunistas, no dan pie, en mi opinión, para calificarlo de renegado y olvidar el importante papel que desempeñó durante la guerra. Igualmente, “meter en el mismo saco” a  Dolores Ibárruri con Santiago Carrillo, tampoco es correcto. No se trata de negar u olvidar las posturas erróneas y oportunistas que adoptó “Pasionaria” (véase la diferencia entre lo que ella dice con lo manifestado por José Díaz, meses antes 2, y que durante años se plegó, o por lo menos no manifestó su oposición a las posturas revisionistas del renegado Carrillo, ese sí. Empero, su responsabilidad no fue nunca, repito, a juicio mío, comparable con la del gran traidor. Son aspectos que merecen matizaciones.

Cuando surja el partido marxista-leninista por el que trabajamos, deberá abordar esta tarea y profundizar algunos temas, como, por ejemplo, el siniestro papel de los trotskistas del POUM (de su dirección, evidentemente) que provocaron una criminal insurrección contra el Gobierno de la República, del Gobierno del Frente Popular, cuando se hallaba en lucha dificilísima contra la otra insurrección, la fascista. Aquellos dirigentes trotskistas, tan admirados por el chivato Orwell, desempeñaron objetivamente (faltaría saber si no hubo alguno que actuó subjetivamente) como agentes de la reacción. Eso es así de crudo.

Igualmente, hace falta analizar más a fondo, la situación del Partido, de sus organizaciones en España después de la derrota, y la heroica lucha de los guerrilleros, si se les prestó la ayuda necesaria, si estuvieron orientados y dirigidos correctamente; además de algunos puntos oscuros que necesitan aclaración. Son preguntas sin respuestas…por el momento.

Los comunistas concebimos proyectos, hacemos planes, señalamos tareas, etc., etc., que luego la realidad material, el tiempo, nos limita.

De todas formas, y pese a las lagunas evidentes, el análisis es correcto y sirve para que las nuevas generaciones, puedan hacerse una idea de lo que fue aquella heroica lucha, sin caer en los tópicos ni en las empalagosas “batallitas del abuelo”.

R.Marco, Mayo de 2006


1 Cuando se habla de la ayuda que el nazifascismo prestó a la sublevación fascista en España, se olvida generalmente que el Estado dirigido por el dictador Salazar, además de ayuda material en armas, envió soldados. La dictadura salazarista colaboró también, al final de la guerra, cerrando sus fronteras a los republicanos que trataban de escapar a la feroz represión franquista. Sin ir más lejos, no olvidemos que Miguel Hernández, que consiguió cruzar la frontera fue detenido y entregado a los franquistas, en cuyas mazmorras murió.

2 Es ilustrativa la lectura del libro de José Díaz, “Tres años de lucha”, cuya primera versión (y no otras posteriores, ya cercenadas cuando no manipuladas) reproducimos en nuestra página web.