AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Nuevas agresiones fascistas en Elche

agosto 28, 2013 por  
Publicado en: Noticias

La noche del pasado jueves, 22 de agosto, fueron agredidos brutalmente varios jóvenes en la ciudad de Elche, concretamente en la plaza de “las Chimeneas”, por un grupo de fascistas pertenecientes a Jove Elx, ultras del Elche C.F. Es la segunda agresión fascista conocida en los últimos 2 meses en esta ciudad. La anterior se produjo durante la celebración del ascenso del Elche C.F., en la plaza de la Glorieta. Decenas de ultras increparon a varios jóvenes de izquierdas, acorralándoles, agrediéndoles, y persiguiéndoles posteriormente, ante la pasividad de los agentes de la Policía Nacional presentes en la plaza.

A medida que la crisis se agudiza, y las políticas del capital hacen retroceder los derechos de la clase trabajadora, aumenta el descontento social y los grupos de extrema derecha intentan canalizarlo. Y mediante deportes como el fútbol, en el que se crea un sentimiento de grupo importante, el fascismo consigue llegar a muchos jóvenes descontentos con el sistema. En este caso, el ascenso del Elche C.F. a 1ª División este verano facilita a Jove Elx atraer a una gran cantidad de jóvenes que apoyan al equipo de su ciudad. Es, por tanto, urgente abordar este asunto y advertir a la juventud de clase trabajadora quién son los fascistas y a quién sirven. Pues el capital necesita del fascismo para perpetuar sus intereses de clase cuando las “formas democráticas” no sirven para frenar la lucha popular, y no dudará en recurrir a la violencia para ello (como ya podemos ver mediante las agresiones policiales y detenciones, la represión, en una constante fascistización del Estado).

Desde la Juventud Comunista de España (marxista-leninista) condenamos firmemente estas agresiones, y asumimos la responsabilidad de combatir el fascismo, como miembros de la clase trabajadora. Pues el fascismo surge para oprimir aun más a los pueblos, para ahogar los derechos de la clase obrera y acabar con sus instrumentos de lucha. Es por ello por lo que llamamos a la juventud a organizarse y a sumar a la mayoría popular a la lucha contra el fascismo. Sólo organizados políticamente podremos parar los pies a los perros de presa del capital.

Contra el fascismo ¡organízate y lucha!

¡NO PASARÁN!

* Nos comunican que ha habido más agresiones en los últimos días, que sumarían un total de 6 agresiones durante este verano.

MADRID: Decenas de miles de voces claman contra la impunidad, el fascismo y por la III República

abril 26, 2010 por  
Publicado en: Noticias

Madrid ha vuelto a ser un río humano contra el fascismo. Decenas de miles de voces exigiendo la III República y Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo, transformaron las marchas de apoyo a Garzón, también en el resto de manifestaciones y concentraciones que se hicieron en el país y el extranjero, en un homenaje a las víctimas del franquismo y un clamor contra el fascismo.

La prensa y medios de comunicación no se atreven o no quieren dar cifras de asistentes. Todos reconocen decenas de miles de manifestantes y fuentes fiables hablan de un cuarto de millón de manifestantes. Una hora antes de la convocatoria, centenares de personas con retratos de víctimas del franquismo y banderas republicanas ya estaban en Banco de España. Cuando se compuso la cabecera, ésta ya estaba sobrepasada por miles de manifestantes que casi llegaban a Sol. Por detrás de la cabecera, antes de salir, cruzaba Cibeles y llegaba casi a la puerta de Alcalá y por el Paseo del Prado subían a la cita varios centenares.

Miles de pins, bufandas, pañuelos republicanos entre un mar de banderas republicanas y retratos de víctimas del franquismo fueron arropados continuamente con las consignas de “España, mañana, será republicana” (“La clásica rima fue la más repetida en la marcha…”, Diario Público, 24-04-2010), “Aquí estamos, somos republicanos”, “No hay dos sin tres, República otra vez”, “Fuera fascistas de los tribunales”, “Verdad, Justicia y Reparación”. Escasas las referencias a Garzón (las “oficiales”) pese a lo que pretendían algunos de los organizadores y lo que se ha difundido en la prensa.

La llegada de nuestro bloque a Sol, formado por los compañeros de la Federación Estatal de Foros por la Memoria y la Plataforma de Ciudadanos por la República, con un pancarta en la que se podía leer “Verdad, Justicia y Reparación para las Víctimas del Franquismo”, fue recibida por vecinos desde los balcones con el Himno de Riego y vivas a la República y, durante varios tramos del recorrido, cerrados aplausos. La manifestación se despidió cantando “La Internacional”.

Ya Disponible el Nº35 de Octubre

abril 20, 2010 por  
Publicado en: Prensa de la CIPOML

Accede a las noticias desde la Web o descárgalo en PDF.

Síntomas Inquietantes

abril 18, 2010 por  
Publicado en: Artículos, Prensa de la CIPOML

Carlos Hermida

El diario EL PAÍS, en su número del día 2 de abril, publicaba un artículo del escritor Juan Goytisolo titulado “¡Viva la democracia corporativista!, en el que el renombrado novelista se mostraba perplejo por la escasa respuesta ciudadana ante los gravísimos casos de corrupción protagonizados por políticos del Partido Popular o la querella interpuesta por Falange Española contra el juez Garzón, y mostraba su preocupación ante la perspectiva de una victoria de los populares en las próximas elecciones generales, quienes implantarían en España el modelo político clientelar y caciquil de la Italia de Berlusconi. Aunque compartimos la inquietud del autor de “Juan sin Tierra”, consideramos que sus planteamientos describen sólo los síntomas, pero no la causa de la enfermedad.

Si la corrupción en nuestro país se ha convertido en un elemento estructural del sistema político, y no en algo excepcional como afirman desvergonzadamente los dirigentes del Partido Popular, enfangados por la red Gurtel y el caso Matas; si un juez es capaz de admitir a trámite una querella de la organización fascista Falange Española contra el juez Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo; si los partidos de la izquierda abertzale son sistemáticamente prohibidos; si los poderes públicos ignoran los informes de Amnistía Internacional sobre la tortura en España; si el sistema parlamentario es solamente una fachada que encubre realidades siniestras, todo ello tiene una explicación política que nos remite al período histórico de la Transición (1975-1978).

Fue en aquellos años donde se incubó el huevo de la serpiente. El vergonzoso pacto al que llegaron el PSOE y el PCE con las fuerzas franquistas impidió una verdadera ruptura democrática y permitió la continuidad del aparato de estado franquista con la monarquía a la cabeza. Al renunciar a la República, al permitir que los protagonistas de la represión de la dictadura — policías torturadores, jueces del Tribunal de Orden Público y militares– continuaran en sus puestos, incluso ascendiendo en el escalafón profesional, al dar su bendición a la Constitución antidemocrática de 1978, la izquierda oficial se hizo cómplice de una maniobra política mediante la cual la dictadura fascista conservó sus elementos estructurales encubiertos por un decorado formalmente democrático.

La corrupción franquista ha vuelto a aflorar, sin solución de continuidad, en el sistema parlamentario porque nunca ha existido la voluntad de perseguirla ni combatirla. Las corruptelas urbanísticas que han destruido nuestras costas, la malversación de caudales públicos, el cohecho, todas las prácticas delictivas que hoy saltan a las primeras páginas de los periódicos, no son otra cosa que la continuación de los turbios negocios de la dictadura. Y la querella contra Garzón es el fruto de la Ley de Amnistía que dejó en la impunidad a los asesinos franquistas, del pacto de silencio que permitió mantener cerrados durante decenios los archivos que albergan documentación sobre la represión, de la ignominia legal que ha imposibilitado exhumar las fosas comunes en las que están enterrados decenas de miles de republicanos, de la amnesia histórica programada y planificada para que los ciudadanos aceptaran todas estas iniquidades sin protestar.

¿Por qué siguen siendo legales los partidos fascistas en España cuando en sus páginas web se exalta el racismo, se lanzan proclamas contra el sistema democrático, se glorifica a Hitler, y muchos de sus afiliados han cometido asesinatos? ¿Por qué no se persigue el fraude fiscal? ¿Por qué no se considera terrorismo los accidentes laborales con resultado de muerte cuando la causa es el incumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los empresarios? ¿Por qué se ha establecido una férrea censura en torno a todas las actividades del Rey y sus negocios? ¿Por qué el gobierno financia generosamente a la Iglesia Católica si estamos en un estado teóricamente no confesional? ¿Por qué se permite el desmantelamiento de la enseñanza y la sanidad públicas?

Demasiadas preguntas y una sola respuesta. No vivimos en un sistema democrático ni parlamentario, sino en un sistema bipartidista parecido al diseñado por Cánovas del Castillo en 1875, al comenzar la restauración monárquica. Allí era la monarquía alfonsina el fundamento del tinglado oligárquico y caciquil que en su momento denunciara Joaquín Costa, y aquí y ahora es la monarquía juancarlista impuesta por Franco, un asesino de masas, la pieza maestra del modelo político.

Se asombra Goytisolo de la pasividad ciudadana, y tiene razón. Hay apatía y desinterés, pero ha sido inducida por los partidos mayoritarios, que han visto en la desmovilización ciudadana la mejor baza para cometer impunemente sus trapacerías. Desde los medios de comunicación, y en especial desde las televisiones, se ha fomentado el individualismo y la insolidaridad, difundiendo mensajes reaccionarios a través de una programación demencial que coloca en las horas punta los llamados “programas del corazón”. Pero también ha influido notablemente la falta de una alternativa política clara. Izquierda Unida tiene en este sentido una responsabilidad enorme porque ha sido incapaz de constituirse en referente de la izquierda real; incapaz de dotarse de un programa capaz de aglutinar a los hombres y mujeres de izquierda.

La desorientación política y la frustración de amplias masas de la población, castigadas por la crisis económica, son el caldo de cultivo que permite el avance del fascismo. Que los falangistas pretendan ser víctimas de una persecución política y se querellen contra el juez que investiga el genocidio cometido por la dictadura franquista, es un síntoma de que entramos en un proceso de fascistización de gravísimas consecuencias. No pretendemos ser alarmistas, sino constatar un hecho objetivo. Hay elementos más que suficientes para afirmar que los derechos civiles y las libertades están sufriendo un retroceso notable, un recorte significativo. Por otra parte, cuando hablamos de fascismo y de fascistización no nos referimos al mismo modelo del período de entreguerras del siglo XX. Lo que afirmamos es que se están imponiendo formas de control de la población y actitudes políticas propias del sistema político e ideológico fascista.

Para frenar este proceso, para cambiar radicalmente la situación política, para solucionar los múltiples y graves problemas de este país, es indispensable articular una alternativa política republicana. Sólo la república popular y federal puede traer la verdadera democracia, devolvernos la soberanía nacional, la dignidad y la libertad. La lucha por la III República es el único camino político para construir un futuro de solidaridad, igualdad y justicia social.

Vuelta al Siglo XIX

marzo 14, 2010 por  
Publicado en: Artículos

A. B.

En un contexto de agudización de la lucha de clases, debido a la crisis del sistema, y con una dura ofensiva del capital nacional e internacional contra la clase obrera a través de sus instituciones económicas, políticas y su aparato de propaganda, hete aquí que su abanderado español, la CEOE, redobla sus esfuerzos en esa dirección y plantea un contrato que en la práctica significaría echar una cadena sobre el cuello de nuestra juventud, esclavizarla.

Lo hace aprovechando el rebufo de la ofensiva del Gobierno del señor Zapatero contra los trabajadores que ha tenido su hito con la propuesta de disminuir el gasto público, hasta 2013, en 50.000 millones de €, llevar la edad de jubilación hasta los 67 años y la tentativa de ampliar el periodo de cómputo de las pensiones. Propuesta que el Banco de España, el FMI, la OCDE, la UE,…, es decir, la quintaesencia del capitalismo, aplaudieron (“dime quien te aplaude y te diré quien eres”, permítaseme la licencia) a la vez que decían al Ejecutivo que se había quedado corto, que había que profundizar esa política y abordar de una vez por todas su tan ansiada reforma laboral.

El contrato que propone la organización que preside el ejemplar Díaz Ferrán tendría una duración de 6 a 12 meses, sería para trabajadores menores de 30 años que cobrarían, “en el mejor de los casos”, el SMI (633.30 €/mes ) y sin derecho a indemnización ni seguro de paro. Todo ello aderezado con una cotización cero de las empresas a la Seguridad Social. ¿Puede ser más barata la fuerza de trabajo; menores los costes y mayores los beneficios empresariales; puede ser mayor la explotación? ¿No estamos ante una verdadera esclavización en pleno siglo XXI? ¡Toda una joya! Y se cargan de argumentos: “como en Francia”.

Estos son los verdaderos piratas. Unos parásitos. Son el auténtico cáncer de nuestra sociedad, a extirpar. Estos “salvadores de la patria”, “creadores de riqueza”, mientras intentan condenar al trabajador a la miseria y subyugarle obtienen, en plena crisis, beneficios escandalosos y reciben (¡sinvergüenzas!) retribuciones, indemnizaciones y pensiones multimillonarias (1).

La burguesía, con una verdadera conciencia de clase, consciente de la situación social, política y económica y conocedora de las fuerzas de su enemigo de clase, va a por todas. La debilidad de la izquierda le allana el camino. La principal fuerza que se le puede oponer, como hemos visto el 12 de diciembre y con las manifestaciones contra el “pensionazo” que están teniendo lugar estos días, son los sindicatos, y de ahí la campaña de descrédito contra los mismos que están llevando a cabo y que, seguramente, se intensificará. Quiere salir de la crisis fortalecida y con una derrota total del proletariado, derrota que nos llevaría a unas relaciones y condiciones laborales semejantes a las del siglo XIX y que podríamos arrastrar lustros. Sólo en nuestra mano, en la de las clases populares con la clase obrera a la cabeza, convertida en único puño, está que no sea así.

_________

(1) El mismo día que aparecía la noticia en todos los rotativos podíamos leer cosas como ésta: “Los ocho altos directivos que dejaron Endesa en 2009 se embolsaron entre todos 8.7 millones en concepto de indemnización”. “Endesa… retribuyó a su consejo de administración con la cifra récord de 38.4 millones de euros, cuatro veces más que un año antes”. “La mayor compensación fue para el ex consejero delegado, Rafael Miranda…, le corresponderá una pensión de 18.3 millones”. Público, 03/03/10.

Aznar gastó dos millones con la mafia cubanoamericana

febrero 10, 2010 por  
Publicado en: Noticias

Por : JEAN-GUY ALLARD

El ex presidente español, José María Aznar, ahora objeto de una investigación del Tribunal de Cuentas, se gastó dos millones de dólares para hacerse condecorar por George W. Bush, con una firma de cabildeo de Washington que representa a la Bacardí, donde se mueven miembros de la mafia cubanoamericana y a la cual se sumó hace unos meses el ex senador Melquíades “Mel” Martínez, padrino del Cuban Liberty Council, de Miami.

En Madrid, el Tribunal de Cuentas acaba de revelar que se ha abierto una investigación para conocer cómo Aznar utilizó dinero público para promocionarse en Estados Unidos y conseguirse la Medalla de Oro del Congreso que, supuestamente, iba a entregarle el entonces presidente Bush.

El Consejo de Ministros español aprobó el 26 de diciembre del 2003, en circunstancias que quedan por determinar, un jugoso contrato por 2,3 millones de dólares (1,7 millones de euros) con la empresa estadounidense de lobbying Piper Rudnick, hoy denominada DLA Piper.

El máximo órgano fiscalizador del Estado español también intenta determinar cómo se esfumaron antes de llegar a la firma contratada parte de los 2,3 millones de dólares así atribuidos a la obtención de una condecoración que nunca consiguió.

El contrato firmado por el gobierno de Aznar se hizo bajo el pretexto de “asistir al Gobierno de España en la promoción de relaciones más próximas con los Estados Unidos”. El contrato preveía un importe de dos millones de dólares mediante pagos mensuales de 100 000 dólares durante 20 meses. El pago inicial era de 700 000 dólares.

Poco después de concluirse, el contrato ya daba beneficios a Aznar, cuyo nombre apareció en la lista de oradores exclusivos de las principales agencias especializadas de EE.UU., con honorarios de de 32 655 euros por charla.

www.pcc.cu

El Caracter de Clase del Fascismo

enero 25, 2010 por  
Publicado en: Documentos

Con este artículo emprendemos el trabajo en una nueva sección de la web, o más bien, la reedición de la sección de “Documentos”. Pequeños extractos de textos, libros, comunicados, etc que también podréis encontrar completos en nuestra biblioteca.

Jorge Dimitrov (Informe ante el VII Congreso de la Internacional Comunista, 2 de Agosto de 1935)

[…] El fascismo labora al servicio de los intereses de los imperialistas más agresivos, pero ante las masas se presenta bajo la máscara de defensor de la nación ultrajada y apela al sentimiento nacional herido, como hizo, por ejemplo, el fascismo alemán que arrastró consigo las masas pequeño-burguesas con laconsigna de “¡Contra Versalles!”.

El fascismo aspira a la más desenfrenada explotación de las masas, pero se acerca a ellas con una demagogia anticapitalista, muy hábil, explotando el odio profundo de los trabajadores contra la burguesía rapaz, contra los bancos, los trusts y los magnates financieros, y lanzando las consignas más seductoras para el momento dado, para las masas que no han alcanzado una madurez política: en Alemania: “el bien común está por encima del bien particular”; en Italia: “nuestro Estado no es un Estado capitalista sino un Estado corporativo”; en el Japón: “por un Japón sin explotadores”; en los Estados Unidos: “por el reparto de las riquezas”.

El fascismo entrega al pueblo a la voracidad de los elementos más corrompidos y venales, pero se presenta ante él con la reivindicación de un “gobierno honrado e insobornable”. Especulando con la profunda desilusión de las masas sobre los gobiernos de la democracia burguesa, el fascismo se indigna hipócritamente ante la corrupción (véase, por ejemplo, el caso Barmat y Scularek en Alemania, el caso Staviski en Francia y otros).

El fascismo capta, en interés de los sectores más reaccionarios de la burguesía, a las masas decepcionadas que abandonan los viejos partidos burgueses. Pero impresiona a estas masas por la violencia de sus ataques contra los gobiernos burgueses, por su actitud irreconciliable frente a los viejos partidos de la burguesía.

Dejando atrás a todas las demás variedades de reacción burguesa, por su cinismo y sus mentiras, el fascismo adapta su demagogia a las particularidades nacionales de cada país e incluso a las particularidades de las diferentes capas sociales dentro de un mismo país. Y las masas de la pequeña burguesía, incluso una parte de los obreros, llevados a la desesperación por la miseria, el paro forzoso y la inseguridad de su existencia, se convierten en víctimas de la demagogia social y chovinista del fascismo.

El fascismo llega al poder como el partido del asalto contra el movimiento revolucionario del proletariado, contra las masas populares en efervescencia, pero presenta su subida al poder como un movimiento “revolucionario” dirigido contra la burguesía en nombre de “toda la nación” y para “salvar a la nación”. (Recordemos la “marcha” de Mussolini sobre Roma, la “marcha” de Pilsudski sobre Varsovia, la “revolución” nacionalsocialista de Hitler en Alemania, etc.) […]

Texto Completo