AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Comunicado del Comité Central

junio 14, 2010 por  
Publicado en: Comunicados

Se ha reunido el Pleno del CC del PCE (m-l) para poner a punto los documentos de nuestro próximo Congreso, una vez examinadas y recogidas las aportaciones hechas por los camaradas, amigos y simpatizantes durante las asambleas precongresuales.

El CC ha constatado la extremada fluidez en que se desenvuelve la situación política actual, con la aparición de desacuerdos de relevancia entre las potencias, en la escena internacional, como es el referido a las sanciones contra Irán. Lo mismo se puede decir de la evolución interna, con un Gobierno desgastado y una “clase política” desacreditada, mientras avanzan las posiciones reaccionarias y fascistoides, como UPyD, pese a sus ropajes “progresistas”.

El Pleno ha comprobado, asimismo, la relevancia que cobran los documentos propuestos, en un contexto de agudización de la crisis económica y de los ataques a la clase obrera y sus organizaciones, a escala interna e internacional. El momento político requiere de posiciones claras y firmes, que contribuyan a orientar a nuestra clase frente a las agresiones del capital: los recortes sociales más duros de las últimas décadas, en busca de la destrucción de un ya magro “Estado del bienestar”, el ataque a las pensiones, las privatizaciones que se avecinan y una reforma laboral que pretende consagrar la negociación individual, para acabar con el sindicalismo, no admiten vacilaciones de ningún tipo. Se trata de millones de trabajadores, ocupados o parados, jóvenes, inmigrantes, pensionistas, que se van a ver abocados a la ruina y obligados a inmensos sacrificios por mor de los privilegios de un puñado de magnates. De ahí que, como señalaba el comunicado de nuestro Pleno del pasado enero, la política fiscal profundamente regresiva del Gobierno y la lucha contra la reforma laboral se están convirtiendo en los elementos centrales que muestran el carácter cada vez más descarnado y abierto que está tomando la lucha de clases en nuestro país.

En este contexto, es urgente defender y reforzar un sindicalismo de clase y combativo: es preciso fortalecer los sindicatos, vincularlos a los sectores de trabajadores que, organizados o no, están siendo lanzados al combate a medida que avanza la crisis; hay que redoblar la presencia e importancia social del sindicato, y propiciar victorias que, aunque parciales, sirvan para fomentar el valor de lo colectivo, de la organización, del movimiento obrero, e insuflen optimismo y esperanza a los trabajadores; en este sentido, y como señalábamos en los últimos comunicados del Partido, es urgente la convocatoria de una huelga general; pero, al mismo tiempo, la lucha empieza a trascender el ámbito interno para adoptar un carácter internacional, por lo que es necesaria una respuesta general del proletariado europeo. Se debe señalar, junto a todo ello, a los verdaderos culpables de la crisis y las alternativas de clase que se presentan, haciéndolas comprensibles a la amplia mayoría y canalizando la indignación popular hacia objetivos políticos que orienten las propuestas concretas y conduzcan a la superación del régimen oligárquico y de la crisis económica sobre la base de la defensa de los intereses de la clase obrera.

Con estos fines, y como manifestábamos en enero, hemos avanzado en los contactos y coordinación con otros sectores de la izquierda política, por el desarrollo de las propuestas comunes desde la firmeza y la claridad de nuestras propias posiciones, que no pierden de vista la necesidad de levantar una alternativa política clara, plural y nítidamente republicana. En este sentido, no se nos escapa la importancia de la próxima convocatoria de elecciones municipales, que se va a dar en un contexto de agudización de la lucha de clases y, por tanto, va a llevar a primer plano las cuestiones ideológicas y de política general. De ahí que cobre particular importancia impulsar la presencia de candidaturas unitarias netamente republicanas, que contribuyan a reagrupar las fuerzas de la izquierda y a poner las bases de una alternativa política amplia y de ruptura con el régimen monárquico.

Se abre, por tanto, un importante período de la lucha de clases en el que va a ser fundamental la unidad de nuestra clase y plantear líneas firmes y claras de actuación, no sólo para defendernos de los ataques, sino para definir objetivos políticos propios que permitan avanzar. Consideramos que nuestro próximo Congreso va a ser un importante hito en este proceso, y el PCE (m-l) va a utilizar todas las energías y el empeño para poner sus resultados al servicio de la clase obrera en esta lucha trascendental.

¡Viva la lucha de la clase obrera!

Comité Central del PCE (m-l)

Madrid, junio de 2010

Comunicado del Comité Central

enero 21, 2010 por  
Publicado en: Comunicados

Se ha reunido el Pleno del CC del PCE (m-l) para poner en marcha los trabajos de nuestro Congreso, mediante la aprobación de los documentos que, en los próximos meses, deberán discutir todas las organizaciones del Partido. Tal y como decidiera el Pleno anterior, en el contexto actual de crisis capitalista golpeando a la clase obrera y a los pueblos, este Congreso debe servir para priorizar, definir mejor y desarrollar nuestro trabajo político en relación con el trabajo entre las masas, en general, y con este gravísimo problema en particular. De ahí que los documentos aprobados se centren en la situación internacional, movimiento obrero, Unidad Popular y posición del Partido ante la cuestión nacional. Resulta evidente que, por dura que sea la crisis, el capitalismo no va a caer por sí mismo, si no es empujado por el elemento subjetivo, consciente. Mientras tanto, el imperialismo seguirá expoliando e intentando aplastar la resistencia de pueblos como el palestino (que sufre un auténtico genocidio planificado) y los saharauis, cuyo atropello ha sido sacado de nuevo a la luz por la valiente actitud de Aminetu Haidar. Es por ello necesario seguir reforzando el trabajo del Partido en el seno de las masas, y con este objetivo afrontamos, por tanto, nuestro próximo Congreso.

Una prueba de lo que decimos la constituye el creciente compromiso de los imperialistas con la ocupación de Afganistán, a la que los distintos estados se han sumado con fervor tras el llamamiento hecho por el Nóbel Obama; un sometimiento que, en el caso español, resulta especialmente sangrante: no sólo por recordar inevitablemente a la relación Aznar-Bush, sino sobre todo porque, mientras crecen los problemas de la clase obrera a consecuencia de la crisis capitalista, las tropas en aquel país suponen un gasto de un millón de euros por día; y, con los nuevos aportes aprobados, esta cantidad seguirá creciendo. Pese a todo, desde la prensa oligárquica tratan de convencernos ahora de que la lucha antiterrorista debe extenderse a un país como el Yemen, por lo que es de esperar una pronta invasión de su territorio.

El reciente desastre en Haití, y la competencia que ha desencadenado entre los imperialistas para reforzar su expolio de aquel país, es un ejemplo estremecedor de la rapiña que ejercen las potencias sobre los pueblos. Con cada demostración de “solidaridad” de los imperialistas se ve con mayor claridad el yugo que supone el capitalismo para toda la Humanidad, y muy especialmente para los trabajadores de los países dependientes. En este caso, se trata de un país que, siempre sujeto a la extorsión de Francia y los EEUU, perdió hace años incluso su capacidad de alimentar a sus habitantes, por imposición de Washington a través del FMI; y, no contentos con ello, ahora los norteamericanos aprovechan que a la ruina social le ha seguido una catástrofe natural, para invadir militarmente el país. Exigimos la inmediata salida de las tropas extranjeras de Haití, y llamamos a los trabajadores españoles a reclamar del Gobierno una verdadera solidaridad internacional, no basada en el intervencionismo militar ni en el sojuzgamiento de los haitianos a través de la deuda externa.

En nuestro país, la situación económica está presidida por el paro, los ERE y procesos concursales y el incremento de la economía sumergida. El Gobierno ha tenido que reconocer, finalmente, que la salida de la crisis no empezará a vislumbrarse hasta 2011, aunque ello no significa gran cosa para los trabajadores que ya se encuentran ahogados por las deudas y la falta de recursos; más aún, la única medida fiscal relevante (el incremento del IVA) la van a pagar, precisamente, los sectores populares. En contraste con ello, las 35 empresas del IBEX han obtenido 32.000 millones de euros en beneficios, y el Gobierno se ha negado a gravar las inversiones especulativas de los oligarcas a través de las SICAV. Mientras tanto, se planea la rebaja del Impuesto de Sociedades y del tipo máximo del IRPF, por lo que podemos concluir que la política fiscal va a ser, en los próximos meses, un caballo de batalla fundamental en el debate en torno a la resolución de esta crisis, junto a la lucha contra la reforma laboral que preconiza la patronal. En este sentido, y tras el éxito de la manifestación del 12-D, es necesario reforzar los sindicatos frente a la campaña de ataques y desprestigio que han orquestado la CEOE y sus portavoces mediáticos. En este contexto, además, se aprecia un envalentonamiento de los sectores más reaccionarios, con iniciativas de carácter xenófobo que buscan la fascistización de la población, para desviar su atención de la verdadera raíz de los problemas económicos y sociales. Frente a lo sucedido en Vic, es imprescindible seguir con el trabajo de organización de los inmigrantes en el seno del movimiento popular general, y muy especialmente en el campo sindical.

Ante tal situación, diversos sectores de la izquierda nos hemos ido convenciendo de la necesidad de proporcionar orientaciones a las masas, y avanzar en la construcción de alternativas políticas que reúnan e impulsen las energías del movimiento popular. En los próximos meses, va a ser preciso, y cada vez más urgente, profundizar en la línea de acuerdo y colaboración que permita seguir aunando esfuerzos en esa dirección, y sin duda nuestro Partido está listo para afrontar esa tarea con tesón, lealtad y firmeza.

Comité Central del PCE (m-l)

Madrid, enero de 2010