AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

Dos varas de medir y mucho cinismo e hipocresía

septiembre 25, 2014 por  
Publicado en: Artículos

por Raúl Marco. Quien esto escribe participó activamente en el apoyo a la lucha del pueblo argelino, en la guerrilla del EPL (Colombia)¸ con el Malalik, guerrilla del Frente de Liberación del pueblo de Tigré (Etiopía). En varias ocasiones he coincidido con periodistas, médicos sin fronteras, en fin, con personas a veces ajenas a mi ideología, otras no.
En todo momento en nuestros contactos prevaleció el sentido de la justicia de ayudar a pueblos que se rebelan contra la opresión social, colonial, contra la represión, tantas veces cruel y despiadada; denunciábamos la hambruna, qué sigue azotando a millones de seres en África, en América , en Asía, el  Próximo, Mediano y Lejano Oriente,  ( y ya también en países de Europa, véase por ejemplo el caso de los niños en España, donde uno de cada cuatro pasa hambre)  miseria que contrasta con la indecente opulencia y ostentación de las castas dominantes enfeudadas, en muchos casos, a los todopoderosos grupos financieros. Lejos, muy lejos de mí, justificar el asesinato del periodista estadounidense Foley; mi condena, sin paliativo alguno, contra los yihadistas del llamado Estado Islámico, fanáticos religiosos, retrógrados y oscurantistas. A lo largo de la Historia, la religión ha sido utilizada como justificación, de guerras de conquista y colonización, de matanzas, de tropelías… Y en esas seguimos, mas no solo por los fanáticos del E. Islámico.
El “horror” que manifiesta ese Nobel de la  Paz, Obama, por el brutal asesinato del periodista suena a burla cruel, a cinismo cómplice. EE.UU. lleva más de veinte años interviniendo militarmente en Iraq, sumió al país en el Medievo, bombardeó y organizó matanzas utilizando la mentira, falsas pruebas para justificar su agresión. Lo que hay hoy en Iraq es obra suya y de sus cómplices. Clama al cielo Obama con cinismo sólo igualado, a veces superado, por sus predecesores en la Casa Blanca. Mas ante la barbarie llevado a cabo en desde julio a agosto por el gobierno de Netanyahu contra el pueblo palestino el presidente de EE.UU., no sólo mira para otro lado, dice lamentar la situación, pero aumenta aún más la ayuda militar y económica a Israel. Poco le importan las decisiones de la ONU (Israel no ha respetado ninguna) Y sus “aliados” o quizá sea más justo decir “súbditos”, llámense ahora Cameron, Hollande, Rajoy…se inclinan ante el emperador yanqui.
Los nazisionistas de  Israel cometen asesinatos desde hace decenas de años, ocupan tierras, expulsan a sus habitantes palestinos, destruyen casas, incluidos los colegios y hospitales bajo protección de la ONU; practican la tortura como método de investigación, al igual que hiciera la Inquisición, los nazis, los franquistas, y muchas de las mal llamadas democracias.
Ya no estamos en la Edad de las cavernas, pero al ver la actuación del Estado de Israel parece como si retornásemos a ella. Las actuaciones y declaraciones no sólo de los dirigentes sobre Palestina y los palestinos son reveladoras: El rabino Eli Ben-Dahan declaró en un programa radiofónico “Creo que los palestinos no merecen vivir, no son más que criminales” (“Punto final” agosto de 2014) Estas declaraciones las hizo el piadoso rabino para justificar los bombardeos que el Ejército sionista llevaba a cabo, a diario, contra la población de Gaza. En esos mismos días Martín Sherman dirigente del Instituto Israelí de Estudios Estratégicos afirmó con soberbia y odio mal contenido, “La única solución duradera requiere el desmantelamiento de Gaza  (léase destrucción y ocupación), la reubicación humanitaria de la población árabe no beligerante, y la extensión de la soberanía israelí sobre la región”. Está muy claro no hay para los nazisionistas más solución que la de ocupar toda la región, no sólo Gaza, para que la Palestina ocupada y la no ocupada quede en manos de Israel, un Estado nazi sionista; expulsar a sus habitantes no beligerantes (¿y a los beligerantes?), más de lo mismo, pues la expulsión de los palestinos se mantiene como limpieza étnica desde 1948; la ocupación y colonización de tierras palestinas ídem de ídem.
El alto el fuego “indefinido” acordado a finales de agosto, es uno más a lo largo de los últimos decenios, Hamás lo presenta como una “victoria de la resistencia”, y el gobierno de Netanyahu como un duro golpe asestado a los palestinos. Lo cierto es que la franja de Gaza, según cifras de la ONU, necesitará unos 4.500 millones de euros (que saldrán de la ayuda internacional, no del gobierno sionista), para reconstruir sólo lo destruido por Israel. En la agresión sionista han muerto cerca de 2.500 palestinos, unos 600 niños y miles de heridos. Del lado israelí 64 militares, un  niño, y un centenar de heridos.La disparidad de estas cifras no impide que tanto el nobel de la paz, Obama y sus  socios Cameron, Hollande, Merkel, Rajoy, etc., etc. hablen  como si se tratase de enfrentamientos en igualdad de condiciones, como si no hubiese agresores y agredidos, usurpadores y usurpados, víctimas y verdugos.
Como señala el periódico Opción de Ecuador, “…la precaria pacificación que a veces se vive en esta región se parece al silencio de los cementerios después de la nueva invasión y de la matanza colectiva, pública y ampliamente tolerada y apoyada por las potencias capitalistas mundiales“.
Los imperialistas, no solo los sionistas, tratan de  confundir, por ejemplo afirman que el problema es Hamás, cuando la realidad es que el problema es el nazisionismo de Israel. Hamás es una organización más que busca la unidad de acción con las otras fuerzas palestinas. Son los  gobiernos de Israel, los que aplican un colonialismo activo y continuado, una limpieza étnica a cámara lenta, un terrorismo de Estado apoyado por sus propias leyes, como es la tortura, el asesinato selectivo, los bombardeos de población civil.
Las fuerzas palestinas, plantean internacionalmente, la recuperación de su país, con Gaza y Cisjordania y como capital Jerusalén Este, es decir volver a las fronteras de 1967. Necesitarán todo el apoyo y solidaridad de los pueblos del mundo.
Desde el anuncio por la Autoridad Palestina de su intención de constituir un gobierno de unidad nacional y la reunificación de Gaza y Cisjordania, el gobierno de Israel ha puesto todo su empeño en socavar la reconciliación entre palestinos y la reunificación política de los territorios, ha anunciado la construcción de más colonias israelíes en Cisjordania y Jerusalén  y amenaza con  incrementar los ataques contra la población palestina.
La solidaridad de los pueblos de España con la justa causa se desarrolla y es activa. Es preciso denunciar al gobierno que continúa realizando negocios con el Estado sionista , incluida la venta de armas, armas que son utilizadas contra la población palestina, algo que Rajoy hoy, como ayer Zapatero, Aznar, González, sabían perfectamente. Hay que exigir que cese ese comercio criminal. Y lo mismo a esos gobiernos de las autonomías, como Cataluña, Extremadura y Andalucía que practican esa política contra el pueblo palestino.

counter on tumblr