AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

¡Alto a la masacre en Gaza! ¡Solidaridad con el pueblo palestino!

julio 21, 2014 por  
Publicado en: Comunicados

Israel_antisemitismoPor enésima vez, el estado de Israel se reafirma en su papel de gendarme del imperialismo en el Próximo Oriente, masacrando a la población palestina aprisionada en la franja de Gaza. En esta ocasión, el ataque, desarrollado con todos los medios de los que dispone la cuarta potencia militar del mundo y que ya ha sembrado más de 400 muertes, ha superado la agresión de 2012 y va camino de alcanzar el salvaje resultado de la operación “Plomo fundido” de 2008-2009, que resultó en 1401 palestinos (y trece israelíes) muertos.

Los medios de control de la opinión españoles, ridículamente empeñados en mostrar cómo afecta la agresión al otro lado de la frontera, no pueden sin embargo ocultar la atrocidad que supone el solo hecho de llevar a cabo un ataque semejante, y mucho menos el cinismo de los pretextos sionistas de «lucha contra el terrorismo». Lo cual no impide, sin embargo, que se afanen en situar la tragedia en segundo plano en los noticiarios (al imperialismo europeo le interesa más, obviamente, agitar las conciencias contra su rival ruso que contra Tel Aviv) y en esconder, desde luego, la complicidad de la UE en general, y España en particular, en la persistencia del asedio contra Gaza y de su correlato en forma de apartheid en el interior de Israel.

No es casual, por ello, que Asuntos Exteriores “recomiende” la salida de los periodistas de la franja, en un criminal acto de complicidad, para que el ejército israelí pueda llevar a cabo a sus anchas la labor genocida. Una actitud semejante pone al descubierto, una vez más, las vergüenzas de un Estado que, por su origen, no va más allá de los rasgos formales de una democracia, como se empeña en poner de relieve el Gobierno con su incesante merma de derechos sociales y políticos; un Estado que, por la misma razón, no está capacitado para dar lecciones de democracia a ningún país y que, plenamente integrado en el bloque imperialista atlántico, apoya en consecuencia sin rubor el genocidio contra el pueblo palestino.

Por su parte, el máximo representante de ese bloque, el Nóbel de la Paz Barack Obama, «se preocupa» cínicamente por las víctimas civiles en Gaza, tan sólo un día después de haber justificado la invasión con el «derecho a defenderse» de los israelíes. Y, mientras tanto, la ONU vuelve a hacer el ridículo discutiendo resoluciones sobre Ucrania mientras la tragedia palestina vuelve a recordar la cómplice pasividad de la “comunidad internacional” respecto a las ya aprobadas hace décadas contra la ocupación israelí.

El asalto a Gaza vuelve a poner de relieve que la solución impuesta a los palestinos (con una partición del territorio ejecutada en situación de dominio de Israel y que la ha afirmado), lejos de llevar a la verdadera independencia, supone establecer un estado de sitio perpetuo que los pone a merced de un Estado sionista que es profundamente segregacionista, terrorista y fundamentalista, y que está poderosamente armado gracias al sostén incondicional del imperialismo, y en especial de los EEUU. Al igual que en otras ocasiones, Tel Aviv ejecuta sus operaciones genocidas en función de su política interna, que nada tienen que ver con una supuesta «lucha contra el terrorismo».

Para promover una solución democrática y duradera para el pueblo palestino es necesario, por tanto, sostener una lucha continuada por una verdadera democratización en los propios países que hoy conforman el bloque imperialista atlantista (lo que, en el caso español, significa promover la ruptura con el régimen oligárquico del 78 y la conquista de una República de carácter popular), que conduzca a romper con el imperialismo y al establecimiento de unas relaciones exteriores basadas en la paz, la solidaridad, el respeto a los derechos de los pueblos y el rechazo a la guerra; y, junto con ello, no cesar en la exigencia de medidas contundentes contra el Estado de Israel, hasta forzarlo a asumir una salida negociada al conflicto, a partir de un amplio diálogo internacional, conducente al establecimiento de una Palestina libre, laica y democrática, que permita el retorno de los refugiados palestinos y la convivencia entre las diferentes comunidades.

En definitiva, llamamos a:

  • Intensificar la lucha contra el imperialismo y sus colaboradores, así como contra el sionismo y sus cómplices.
  • Denunciar la guerra de exterminio llevada a cabo contra el pueblo palestino y las condiciones que la hacen posible.
  • Incrementar la presión sobre el Gobierno para que tome sanciones contra Israel y las promueva en la UE.
  • Apoyar y promover iniciativas y movilizaciones exigiendo que se detenga la ofensiva militar israelí.

 

Comité Ejecutivo del PCE (m-l)

Julio de 2014

counter on tumblr