AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

FPLP: «La paz significará el fin de Israel, porque se basa en el racismo y el régimen de apartheid».

julio 24, 2012 por  
Publicado en: Internacional

Entrevista a Fayez Badawi, miembro del Secretariado de Relaciones Internacionales del Frente Popular para la Liberación de Palestina.

Octubre, órgano del PCE (m-l)

 

Octubre: En primer lugar, Fayez, para situar a los lectores, ¿podrías sintetizar cuáles son las bases ideológicas sobre las que surgió el Frente?

F. Badawi: El Frente surge como parte del Movimiento Nacional Árabe de los años cincuenta; estaba formado por gente que quería liberar a nuestros pueblos del colonialismo británico, del Yemen a Bahréin, y, al mismo tiempo, luchar por la liberación de Palestina. Hasta que surge el FPLP en 1967, nada se había movido para promover el retorno de los refugiados palestinos a nuestra tierra.

Durante esta lucha, sin embargo, advertimos que el combate por la liberación nacional de un pueblo va acompañado necesariamente de la lucha de clases; de ahí que el Frente adoptara la ideología marxista-leninista, para poder analizar correctamente la situación y trabajar por sus objetivos. De este modo, desde el primer momento concluimos que hay dos campos, y que en el del enemigo se sitúa el imperialismo, encabezado por los EEUU, y apoyado por sus títeres, los gobiernos reaccionarios árabes, así como el movimiento sionista, que forma parte del capitalismo a nivel internacional. El sionismo hoy es un movimiento racista, que pretende la aniquilación de los palestinos; más de 3.000 organizaciones no gubernamentales consideran al sionismo como un movimiento racista. Y, en cuarto lugar, se encuentra el propio Estado de Israel, verdadera base militar del imperialismo en la zona.

La primera preocupación del Frente fue el retorno de los refugiados, y para eso era necesario emprender una lucha que requería, a su vez, un partido como instrumento: el FPLP, que muy pronto adoptó las formas de funcionamiento propias de un partido leninista.

Octubre: Así pues, y considerando que hay otros sectores palestinos que se reclaman marxistas-leninistas, ¿de qué carácter son las diferencias que os separan de esas organizaciones?

F. Badawi: En primer lugar, hay organizaciones que excluyen la lucha armada. Otra diferencia importante es la forma en que planteamos la resolución del conflicto: nosotros proponemos la convocatoria de una Conferencia Internacional que obligue al Estado de Israel a cumplir las resoluciones de la ONU como primer paso, empezando por la 194 sobre el retorno de los refugiados. Las otras organizaciones palestinas plantean negociaciones directas con Israel, que nosotros rechazamos porque benefician a éste. Por ejemplo, Israel aprovechó los acuerdos de Oslo para ampliar los asentamientos de colonos. La izquierda palestina ha mantenido, en general, una posición ambigua.

Octubre: ¿Y respecto a la lucha armada?

F. Badawi: Nosotros planteamos la legitimidad de la resistencia en todas sus formas, tal y como reconoce el Derecho Internacional para los pueblos ocupados; y la lucha armada es una de ellas. Pero no somos militaristas: esta forma de lucha es una herramienta que utilizamos cuando es necesario, pero primamos la lucha política. Sin embargo, la “comunidad internacional” nos obliga a resistir, cuando intenta privarnos de nuestra dignidad e incluso de la existencia.

Hoy estamos sufriendo un auténtico genocidio, y para nosotros es un éxito resistir, como lo hacemos, tanto en las calles de Palestina como en los campos de refugiados.

Octubre: En cuanto a esto, ¿cuál es hoy la situación del FPLP en Palestina?

F. Badawi: Aunque la derecha palestina plantea que hemos tenido logros positivos para nuestros derechos con los Acuerdos de Oslo, nosotros vemos un retroceso a todos los niveles. Para empezar, se ha reducido nuestro territorio en Cisjordania por el avance de los asentamientos de colonos judíos; pero, además, en Oslo no se habló de los refugiados; y, por último, se trató el problema palestino como una cuestión exclusiva de Gaza y Cisjordania, olvidando a los refugiados de la diáspora y a los que viven bajo la ocupación de Israel en el resto de territorios. Mediante Oslo, han querido acabar con la representatividad de la OLP, sustituyéndola por la Autoridad Nacional Palestina (ANP). A mí, como refugiado palestino, ésta no me representa en absoluto.

Por lo que respecta a la situación política en Gaza y Cisjordania, en la realidad actual de ocupación y presión por Israel, las elecciones no son más que una forma de decir que tenemos fuerza a nivel popular en la zona. Las diferentes organizaciones no acudimos a ellas en las mismas condiciones, por cuanto M. Abbas dispone del apoyo económico de los EEUU (que aportaron 20 millones de dólares en la última convocatoria), y Hamás el de los estados del Golfo, mientras que nosotros encontramos obstáculos incluso para organizar nuestros mítines.

La misma victoria de Hamás tiene un aspecto positivo, por cuanto demuestra la madurez política del pueblo palestino. Sin embargo, el problema principal estriba en la posición de la Unión Europea, que no admite que los palestinos podamos elegir libremente a nuestro gobierno. Lo que ha hecho la “comunidad internacional”, al sancionar «a Hamás», ha sido sancionar en realidad al pueblo palestino; y con ello, además, han puesto más problemas a la izquierda, que es el auténtico peligro para sus objetivos, ya que somos quienes planteamos un Estado laico y democrático para todo el territorio palestino, cuestionando por tanto la existencia de su aliado Israel.

Octubre: ¿Puedes sintetizar el contenido de vuestra propuesta para un Estado palestino?

F. Badawi: Cuando, en el Consejo Nacional Palestino de Argel, la OLP se planteó la posibilidad de dos estados (lo cual conllevaba el reconocimiento implícito de Israel), nosotros nos abstuvimos. Pero, como el resto de organizaciones aceptó ese planteamiento, lo asumimos como un paso táctico en nuestra estrategia por un único Estado en el territorio histórico de Palestina, pero oponiéndonos a la negociación directa con Israel. La práctica ha demostrado el fracaso de la existencia de dos estados: Israel ha dejado clara su voluntad colonialista y su intención de ocupar toda Palestina. El problema principal para Israel es la paz, porque desaparecería, ya que su fundamento es la existencia de un régimen de apartheid, el racismo, el «Estado para los judíos».

Y es que no podemos separar a Israel del colonialismo y del imperialismo. En esto, tenemos que retrotraernos a la doctrina Monroe, que hoy se concretaría en la máxima de «el mundo para los imperialistas». Y, para ello, hacen falta dos herramientas: en primer lugar, Israel, como base militar del imperialismo en el Próximo Oriente, para lo que deben presentarlo como estado democrático, equiparable a otros estados europeos; y, en segundo lugar, la OTAN.

Octubre: ¿Cuáles serían los rasgos de ese único Estado palestino?

F. Badawi: Nosotros concebimos ese Estado como democrático, progresista y laico, en la perspectiva de una Palestina socialista. En ese Estado deberían poder convivir las diferentes comunidades, incluidos los judíos venidos del exterior, siempre y cuando acepten esta convivencia y el derecho de retorno de los refugiados a sus tierras. No somos antijudíos, sino antisionistas.

Octubre: El problema para desarrollar esta propuesta es que, hoy, Israel parece tener todas las cartas en sus manos…

F. Badawi: En efecto, este es un problema muy importante que se plantea a todo el mundo árabe, no sólo a los palestinos. Habbash [el fundador del FPLP] planteaba, en los años setenta, que la liberación de Palestina no es sólo una cuestión de los palestinos; todos los árabes tenemos el mismo enemigo, por lo que nuestro proceso de liberación forma parte del proceso de liberación de todos los pueblos árabes.

Hoy estamos comprobando que el imperialismo apuesta por implantar regímenes “islamistas moderados” en todo el mundo árabe, del Atlántico hasta el Golfo, contra la izquierda y en connivencia con el imperialismo. La experiencia turca ha sido muy positiva para el imperialismo, ya que permite reprimir o impulsar al islamismo según le interese. En el caso de Túnez, los frutos de la lucha de la izquierda (del movimiento obrero, de las mujeres, por los derechos humanos…) han sido finalmente cosechados por Ennahda, y algo similar ha ocurrido en Egipto con los Hermanos Musulmanes y en Marruecos. Estos movimientos están dirigidos por Arabia Saudí y Catar, aliados de EEUU y que cuentan con un poderoso aparato mediático (Al Jazira, Al Arabiyya y, en el exterior, la BBC) que responde a los mismos objetivos. También Hamás, en el caso palestino, es una pieza de esta nueva “estabilidad”.

Pero, como consecuencia de esto, podemos decir que otra “primavera árabe” está a la vista: los pueblos árabes están comprobando cómo se comporta el islamismo en el poder, y con ello vendrá otra nueva oleada de movilizaciones.

Octubre: Precisamente quería preguntarte cuál es vuestra posición hacia Hamás…

F. Badawi: Ahora mismo, nosotros nos oponemos tanto a Hamás como a Al-Fatah. Estas organizaciones propician la desunión de los palestinos, por motivos personalistas y partidistas: limitando la democracia (hace tiempo que deberían haberse celebrado elecciones), atacando a nuestras organizaciones, imponiendo medidas que perjudican a las mujeres y a la juventud, etc.; y, con ello, perjudican al pueblo palestino y sólo se benefician a sí mismos, asegurándose el poder en Gaza y Cisjordania, respectivamente.

Nosotros, en cambio, propugnamos la unidad nacional. Y lo cierto es que todos los datos apuntan a que, hoy, el pueblo palestino apoya mayoritariamente a la izquierda, que ha logrado acordar un programa conjunto en lo político, en lo económico y en lo social, uniendo al FPLP, al FDLP y al Partido del Pueblo.

Octubre: Y, ya para acabar, ¿cómo veis la situación en la vecina Siria?

F. Badawi: Nosotros nos oponemos a la intervención política y militar exterior; estamos contra cualquier injerencia en los asuntos sirios, pues consideramos que se trata de una cuestión interna. Para nosotros, es necesario diferenciar entre el Estado sirio y el régimen, y defender como cuestión principal el Estado sirio, para no tener otro Irak. En Siria conviven 47 confesiones, etnias y minorías distintas, por lo que la intervención extranjera significaría el desencadenamiento de graves matanzas, como hemos visto en otras ocasiones.

El FPLP defiende una resolución del problema sirio mediante el diálogo entre el régimen sirio y la oposición. El problema es que hay dos oposiciones: una ligada al imperialismo, y otra de carácter nacionalista, que se encuentra en el interior del país y que ha sufrido la represión del régimen, cárcel, etc.

counter on tumblr