Como la mala hierba, la calumnia vuelve a crecer continuamente

Desde hace algunos años, los ataques a la memoria de Mehdi Ben Barka, uno de los líderes importantes del Tercer Mundo, símbolo de la resistencia al colonialismo y de la lucha contra el neocolonialismo, el sionismo y el imperialismo, se han extendido de manera insidiosa. Lo hacen mediante la desinformación, la calumnia, la insinuación y la amalgama.

El 26 de diciembre, The Observer, la edición dominical del periódico británico The Guardian, publicó un artículo con el llamativo título "El líder de la oposición marroquí Mehdi Ben Barka era un espía, según los archivos de la guerra fría", basado en una publicación de noviembre de 2020 de un académico checo, Jan Koura. El Observador repite casi en su totalidad las tesis expuestas por Jan Koura. Ambos artículos (el de Jan Koura en particular) reproducen en detalle un artículo de un periodista checo, Petr Zidek, publicado por el semanario francés L'Express en julio de 2007. Así que no hay nada nuevo bajo el sol calumnioso.

No es la primera vez que se ataca la memoria y la figura de Mehdi Ben Barka. En lugar de atacar sus ideas y su trayectoria militante, sus enemigos, sus adversarios y sus detractores tratan de hacerlo pasar por "algún" espía a sueldo de tal o cual servicio de inteligencia, hoy el StB checoslovaco, ayer el Mossad israelí, ¿por qué no mañana la CIA o incluso el Cab1 marroquí?

La "historia" de Jan Koura

Basándose en documentos desclasificados de la StB, Jan Koura afirma, sin ningún tipo de retrospectiva ni mirada crítica, que Mehdi Ben Barka habría mantenido estrechas relaciones con la StB y habría sido pagado por sus servicios. Pierde de vista el hecho de que se trata de "material en bruto", producido por un servicio de inteligencia, posiblemente redactado o incompleto, y en cualquier caso abierto a la duda. El artículo del Observer sigue la misma lógica, sin más investigación. Prácticamente ignora los comentarios que hice cuando el periodista se dirigió a mí sobre el artículo de Jan Koura.

A falta de pruebas materiales, ¿debemos creer en la palabra de los autores de estos artículos cuando hacen afirmaciones tan ridículas sobre el líder del movimiento afroasiático, el activista progresista de innegable pasado? Si hemos de creerles, Mehdi Ben Barka se habría convertido en un agente del servicio secreto checoslovaco, manipulado por un segundo secretario de la embajada en París.

En el artículo del Express, Petr Zidek había expresado al menos algunas reservas, señalando por ejemplo la ausencia de documentos que probaran la materialidad de los supuestos vínculos entre Mehdi Ben Barka y el StB.

En cuanto al encuentro (probablemente fortuito) en París en 1960 de Mehdi Ben Barka con el agente checo (nombre en clave MOTL), ciertamente interesó a los dirigentes checoslovacos. Sabían de la importante posición que Mehdi Ben Barka ya había adquirido en el Tercer Mundo. Vieron esto como una oportunidad para tener análisis relevantes sobre la situación internacional y pidió a su agente que la persiguiera. Por otra parte, es evidente que Mehdi Ben Barka desconocía por completo la función real de MOTL (oficialmente consejero de la embajada).

Praga, un importante relevo de la política internacional del bloque socialista.

2 2 350Jan Koura, según informa el Observador, ha descuidado por completo el entorno geopolítico del periodo en cuestión. Praga era la sede de organizaciones internacionales progresistas (Federación Mundial de Sindicatos, Unión Internacional de Estudiantes, ...) Era el paso obligado de los dirigentes políticos de organizaciones internacionales como la Organización de Solidaridad de los Pueblos Afroasiáticos (OSPAA), para llegar a ciertas capitales africanas y asiáticas y a Cuba. Desde un punto de vista puramente práctico, sus billetes de viaje y alojamiento eran pagados directamente por las tesorerías de estas organizaciones o subcontratados por los comités locales de solidaridad (por ejemplo, el comité checoslovaco) que servían de relevo para la ayuda financiera internacional del campo socialista.

Mehdi Ben Barka fue miembro de la secretaría de la OSPAA, vicepresidente del Comité del Fondo de Solidaridad encargado de recaudar ayuda financiera para los movimientos de liberación nacional de los países del Tercer Mundo, y futuro presidente del Comité Preparatorio de la Conferencia de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina (o la "Tricontinental"). Como tal, viajó regularmente a Asia, África, Cuba y Europa. También se proporcionó ayuda en toda Checoslovaquia para apoyar la acción política de las fuerzas progresistas (equipamiento, formación de activistas, becas...).

Dada la importancia de Praga, Mehdi Ben Barka, un político de gran talla y activista del Tercer Mundo, viajaba regularmente allí. No sería sorprendente que los funcionarios checos aprovecharan la oportunidad para reunirse con él. Mehdi Ben Barka no escatimó en compartir su análisis político de la situación internacional (esto es evidente por el tipo de "informes" que supuestamente proporcionó). A la luz del artículo de Koura, Mehdi Ben Barka no habría proporcionado ninguna información "sensible" que quedara fuera del ámbito del análisis político.

Cabe señalar que en la primavera de 1961, Mehdi Ben Barka había abandonado París para dirigirse a Ginebra, lo que el MOTL no mencionó a sus superiores.

¿Qué debemos deducir?

Es necesario hacer una observación importante: hay un problema de terminología desde el principio. Desde el punto de vista del StB -el único presentado en el artículo de Jan Koura y retomado por el Observador- Mehdi Ben Barka es presentado como fuente o como agente. El matiz es importante. Se puede ser una fuente involuntaria sin convertirse en un agente. Todo depende del punto de vista desde el que se le mire. Ninguno de los documentos consultados por Koura despeja la duda. En el único documento relativo a su supuesto "reclutamiento", fechado en 1963, el nombre de pila de Mehdi Ben Barka pasa a ser "Mohamed".

Esto no es muy grave.

El primer contacto realizado por el MOTL habría sido un contacto político entre un consejero de la embajada en París y un importante funcionario político. El contenido de las discusiones es político y estratégico, en ningún momento de la naturaleza de la relación de un oficial tratante con su agente en el campo. Los informes presentados por Koura indican que no hubo ningún cambio en la naturaleza de la relación entre Mehdi Ben Barka y las personalidades checas que conoció. Koura sólo supone que Mehdi Ben Barka habría adivinado su pertenencia al StB (!!!).

Es innegable que los análisis de Mehdi Ben Barka sobre la situación marroquí, africana y del Tercer Mundo en general fueron importantes. No había ninguna razón para no compartirlas con un diplomático o un dirigente político de un "país amigo". Estaba en su papel de líder político y no lo rehuyó. Mantenía reuniones de trabajo periódicas con jefes de Estado como Nasser de Egipto, Ben Bella de Argelia o N'Krumah de Ghana, entre otros.

Además, Mehdi Ben Barka no necesitaba la intermediación de un segundo secretario de la embajada checoslovaca en París ni pasar por Praga para intercambiar con los funcionarios soviéticos. Estos contactos ya existían cuando era presidente de la Asamblea Nacional Consultiva marroquí, justo después de la independencia de Marruecos.

Además, el representante del Comité Soviético de Solidaridad Afroasiática fue un importante miembro de la secretaría permanente de la OSPAA en El Cairo y copresidente del Fondo de Solidaridad encargado de recaudar y distribuir ayuda a los movimientos de liberación del Tercer Mundo. Mehdi Ben Barka ocupaba cargos importantes en ambas organizaciones y, como tal, era responsable de recibir y distribuir esta ayuda. Praga a menudo sirvió de intermediario en estas transacciones.

Otra observación que no se ajusta a las limitaciones que se le habrían impuesto a un agente: Mehdi Ben Barka nunca se apartó de su línea política e ideológica, a saber, el desarrollo de la lucha anticolonial y antiimperialista reforzando la solidaridad internacional y preservando al mismo tiempo el movimiento del Tercer Mundo de las influencias soviéticas y chinas. Esta línea de conducta nunca varió, ni siquiera después de sus visitas a Praga. En cuanto a su viaje a Pekín en el verano de 1965, fue para convencer a los dirigentes chinos de la importancia de la presencia de la URSS en la conferencia Tricontinental, que China impugnó (argumentando que la URSS era "europea"; pero Mehdi Ben Barka insistió en la importancia de las repúblicas asiáticas. Al final, ganó su caso). El "núcleo duro" tercermundista, independiente de China y de la URSS, dentro de la Tricontinental, en torno a Mehdi Ben Barka, tuvo suficiente peso para imponer su presidencia en el Comité Preparatorio de la Tricontinental, que se decidió por unanimidad.

La memoria despreciada

La familia de Mehdi Ben Barka está profundamente conmocionada e indignada por estas "pseudo-revelaciones", deliberadamente fabricadas para incriminar, sin retrospectiva ni análisis de la situación, el contexto histórico y político... El objetivo es socavar la memoria de Mehdi Ben Barka, desvirtuar el sentido de su acción política y de su pensamiento, en favor de la lucha de los pueblos contra el colonialismo, el imperialismo y el sionismo, por su emancipación política y social y por la democracia.

Es cierto que Mehdi Ben Barka fue secuestrado el 29 de octubre de 1965, un crimen político, y que no pudo completar su lucha por la modernización de la sociedad marroquí y la unificación de los movimientos progresistas del Tercer Mundo. Pero sus ideas y su obra han alimentado y siguen alimentando las luchas de varias generaciones de marroquíes y más allá. Al igual que los intentos anteriores, los últimos ataques a su memoria no deben alterar su lucha ni disminuir el alcance de su contribución al surgimiento de una nueva sociedad.

Por último, nos sorprende la facilidad con la que algunas personas pueden acceder a miles de documentos, mientras que, durante 56 años, nuestro abogado, Me Buttin, ha tenido las mayores dificultades para consultar los de otros servicios de inteligencia que podrían ayudarnos a conocer finalmente la verdad sobre el destino de Mehdi Ben Barka.

Bachir Ben Barka

28 de diciembre de 2021