Comunicado del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador (PCMLE)

El conflicto Rusia-Ucrania ha llegado a un nuevo nivel, con la movilización de tropas rusas a los territorios de las recién proclamadas repúblicas populares de Donetsk y Luhansk y con el inicio de ataques militares a varios puntos en el territorio de Ucrania. Lo que hasta ahora tenía la forma de una «guerra fría», ha desembocado en una confrontación militar abierta, Rusia escuda esta invasión tras la denominación de «operación militar especial», que ya ha provocado bajas civiles y militares, así como también daños en la infraestructura de varias poblaciones ucranianas.

En medio de la tensión política agudizada en los últimos meses, ha quedado claro que en este conflicto están en juego los intereses de varias potencias imperialistas, tanto por la ubicación estratégica de Ucrania, como por las enormes riquezas existentes en su territorio: Estados Unidos, Reino Unido, los países integrantes de la Unión Europea y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, actúan por un lado, y por otro lado Rusia y China que cada vez fortalecen más sus relaciones y operan como un bloque.

Las potencias imperialistas europeas y los EEUU buscan incorporar a Ucrania a la OTAN, para ir cercando a Rusia, a la que luego de China consideran su mayor enemigo; varios de esos países movilizaron tropas a puntos estratégicos y cercanos a la región en conflicto, para advertir su disposición de intervenir en caso de una agresión a Ucrania —sin embargo ahora dicen que no lo harán— y proveyeron de material bélico pesado al reaccionario régimen de Volodímir Zelenski; Rusia, por su parte, movilizó tropas a la frontera e hizo gala de ese poderío a través de «ejercicios militares». Esta acción ha sido calificada como la movilización militar más significativa desde la Segunda Guerra Mundial.

En todo conflicto político-militar en el que se disputan intereses de los dueños del capital, de las potencias imperialistas, las víctimas fundamentales son los trabajadores, la juventud y los pueblos. No podemos tomar partido a favor de una u otra potencia imperialista que promueven el odio y la guerra, pues, por su naturaleza son enemigas de los pueblos; estamos a favor de los trabajadores y los pueblos del mundo que luchan hermanados por alcanzar su emancipación. En esta circunstancias particulares, expresamos nuestra solidaridad con los trabajadores, la juventud y el pueblo de Ucrania que se encuentran medio de las disputas interimperialistas y son víctimas de la guerra.

Reiteramos nuestra oposición y condena a la guerra imperialista, los comunistas marxista leninistas luchamos por la paz, demandamos la disolución de los pactos militares establecidos por las potencias para la guerra por la redivisión del mundo en zonas de influencia.