Imprimir 

 

La rectificación del proceso revolucionario no puede lograrse con golpes de Estado ni con un régimen autocrático

El Partido de los Trabajadores había llamado la atención sobre los peligros que amenazan a nuestro país, en particular el de los golpes de Estado y los riesgos de quedar atrapados en la violencia.

1. El Partido de los Trabajadores considera que los anuncios del presidente -que eran previsibles ante las peticiones de intromisión de la institución militar en el conflicto entre las facciones en el poder- son una flagrante violación de la Constitución y de las disposiciones del artículo 80 mencionadas por Kaïs Saïd.

Desde el punto de vista político, estas excepcionales medidas antidemocráticas reflejan la clara voluntad del presidente de hacerse con todos los poderes: ejecutivo, legislativo y judicial, abriendo el camino al restablecimiento de un nuevo sistema autocrático.

2. Este giro de los acontecimientos augura una nueva etapa en la que la ya crítica situación del país se agravará aún más, con el riesgo de caer en una espiral de violencia y terrorismo.

3. El PT afirma que el pueblo tunecino necesita un cambio urgente y radical, para sacar al país de la crisis general y profunda, resultante de las opciones reaccionarias de la última década. Renueva su llamamiento a derrocar todo el sistema: gobierno, presidencia y parlamento. Para ello es necesario, en primer lugar, determinar las responsabilidades, especialmente la de Ennahdha, que ha arrastrado al país a un desastre económico y financiero, agravando la deuda y la dependencia de Túnez. Ennahdha también ha promovido la corrupción, el terrorismo y los asesinatos políticos, y ha socavado los pilares de la vida tunecina.

4. El Partido de los Trabajadores renueva su convicción de que el cambio deseado no puede lograrse apoyando el golpe de Kaïs Saïd ni mediante ninguna alianza con el movimiento Ennahdha. Sólo el pueblo tunecino puede lograr este cambio, para construir una democracia popular, en el marco de un Estado civil, donde el poder esté en manos del pueblo. Se basará en el respeto a la soberanía del país sobre su riqueza y sus decisiones políticas, en la justicia social y en la igualdad entre los ciudadanos.

5. El PT pide al pueblo tunecino que siga expresándose pacíficamente y que rechace los llamamientos a la confrontación que destilan las facciones en el poder, apoyadas por las potencias regionales e internacionales que defienden sus propios intereses. Llama a estar atentos a los verdaderos objetivos de los partidarios del antiguo régimen, del Estado profundo, de las mafias y de los contrabandistas.

6. El Partido de los Trabajadores hace un llamamiento a todas las fuerzas democráticas y progresistas, partidos, asociaciones, personalidades, para que se reúnan urgentemente para definir las modalidades de concertación, con el fin de elaborar una visión común para hacer frente a estos graves acontecimientos que pueden llevar al país a una espiral de violencia y de guerra civil, o hacerlo caer de nuevo en un régimen autocrático absoluto, mientras que el pueblo tunecino había hecho enormes sacrificios para librarse de él.

Partido de los Trabajadores

Túnez, 26 de julio de 2021