palestina lucha 94e83

 

Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas - CIPOML

El Estado de apartheid de Israel ha elevado a un nuevo nivel sus ataques contra el pueblo palestino, tras la "operación" Inundación de Aqsa, lanzada contra Israel por Hamás y otras organizaciones de Liberación de Palestina en la mañana del 7 de octubre.

La "operación", en la que varios grupos guerrilleros dispararon cohetes desde Gaza y entraron en Israel desde distintos puntos, capturaron un paso fronterizo y una comisaría de policía y apresaron a algunos soldados israelíes, fue respondida con la conocida agresión del sionismo israelí, incluidos asesinatos en masa, y los ataques continúan.

Israel, respaldado por los imperialistas, ataca constantemente al pueblo palestino, cuya tierra ocupa desde hace décadas, y niega a punta de pistola el derecho de la nación palestina a la autodeterminación.

La burguesía israelí y el sionismo que abraza apenas reconocen el derecho a la vida, por no hablar de la igualdad de derechos nacionales para los palestinos. El gobierno racista israelí, que está construyendo una temeraria ilegalidad dentro del país, continúa sin interrupción sus ataques contra el pueblo palestino. La artillería y los aviones israelíes bombardean la Franja de Gaza sin justificación alguna, sin dejar piedra sobre piedra.

Ocasionalmente, también entra en Gaza con sus tanques y no cesa en su crueldad. En la Sharia Occidental, la tiranía contra el pueblo palestino no tiene principio ni fin. En Yenín, que atacó en el pasado reciente, ha matado a muchos hijos e hijas del pueblo palestino. El Israel sionista, que declaró Jerusalén, donde se encuentran los lugares santos de tres religiones, como su capital, no sólo ignoró el estatuto especial de esta ciudad, sino que también incluyó la mezquita de Al-Aqsa y, por tanto, las creencias de los fieles palestinos entre los objetivos de ataque.

La reacción burguesa israelí expulsa al pueblo palestino de sus tierras y reduce día a día sus espacios vitales, al tiempo que expande continuamente los territorios ocupados. Además, abre constantemente espacio a nuevos colonos y aumenta estos asentamientos en detrimento del pueblo palestino. El número de palestinos expulsados de su país supera desde hace tiempo al de los que pueden continuar su vida en Palestina. Los palestinos que han hecho de su patria su hogar luchan por ejercer el derecho humano más ordinario, el derecho a la vida, por no hablar del derecho a determinar libremente su destino.

La pregunta "¿Quién atacó primero?" carece de sentido en las condiciones de la continua agresión y persecución de Israel a la nación palestina. Lo principal es la resistencia del pueblo palestino por sus derechos nacionales y la resistencia contra el ocupante está justificada y es legítima. El agresor no son los palestinos que resisten, sino el injusto Estado sionista de Israel.

Sólo cabe apoyar la resistencia contra el racismo y la agresión israelíes contra Palestina y el pueblo palestino. Condenando a Israel y sus agresiones y masacres, la CIPOML apoya hasta el final la justa resistencia del pueblo palestino.

Los imperialistas estadounidenses y europeos y su alianza imperialista, la UE, condenaron a Hamás y apoyaron abiertamente a Israel y su agresión. Apoyar la agresión contra el pueblo ignorando la igualdad de derechos es el carácter de los imperialistas que atacan a los pueblos. Y ya Israel, como "puesto de avanzada" del imperialismo en Medio Oriente y apoyándose en los imperialistas y tomando fuerza de ellos y de su apoyo, continúa su ocupación, negación de derechos y ataques contra el pueblo palestino. Esos imperialistas mantienen bases militares y tropas en la región, apoyan a sus colaboradores y luchan entre ellos para compartir la región.

Lo que parece diferente es la actitud de los países árabes reaccionarios, incluida Turquía, que aconseja moderación. Es la actitud de atar piedras y aprobar la liberación de perros. Con esta actitud, los reaccionarios regionales, que están en vías de mejorar sus relaciones con Israel, con la excepción de Irán, que ha declarado que está al lado de la lucha de los palestinos por sus derechos, dan palmaditas en la espalda al sionismo israelí, que ha aumentado la dosis de su agresión desde la mañana del 7 de octubre.

¡No! La claridad es esencial. La neutralidad o la actitud de "mediación" no pueden desarrollarse frente al comportamiento injusto del sionismo israelí. La Resistencia palestina, que reivindica la igualdad de derechos políticos nacionales y el derecho a un Estado, es justa y debe ser apoyada. Cualquier "solución" que no reconozca la igualdad de derechos de los palestinos no puede ser una solución, no puede poner fin a la insolvencia y a los conflictos nacionales.

La idea de que la confrontación imperialista se está desplazando a regiones distintas de Oriente Próximo y que los conflictos en la región están remitiendo es errónea. Los imperialistas y sus colaboradores siguen activos en la región. Además de la actual opresión y tiranía israelí, siria y del reavivado conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, Turquía está bombardeando los hábitats kurdos en Iraq y Siria. La cuestión kurda, junto con la cuestión palestina, es un antiguo problema de la región, y la falta de solución a estos dos problemas debido a la lucha por la división de los imperialistas y sus colaboradores hace de la región un burbujeante "caldero de brujas".

¡Israel debe detener inmediatamente todos los ataques!

¡La ocupación debe terminar, Israel debe retirarse de todos los territorios ocupados!

¡Israel debe poner fin a su política de apertura de nuevos asentamientos!

Jerusalén debe dejar de ser la capital y la ciudad debe ser restaurada a su antiguo estatus.

Plena igualdad de derechos nacionales para la nación palestina.

El derecho a la autodeterminación de la nación palestina, incluido el derecho a la condición de Estado.

10 de Octubre 2023

Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas - CIPOML