cipomlconnombre

 

Comunicado de la sección europea de la CIPOML

En 2020, la crisis del capitalismo agravada con la pandemia del Covid 19, sacudió la economía mundial. Millones de trabajadores han perdido sus trabajos, todos los trabajadores han sufrido severos recortes salariales y sectores significativos de trabajadores se han visto obligados a trabajar en condiciones terribles y peligrosas. Los trabajadores de “primera línea”, especialmente las mujeres, fueron “célebres”, pero tuvieron que luchar por algún reconocimiento a través de modestos aumentos salariales. Los patrones utilizaron este período pandémico para aumentar la explotación, imponer recortes sociales, en nombre de "salvar" la economía, y recibieron miles de millones de dinero público.

Una vez superada la pandemia, los patrones y gobiernos han reprimido la movilización general para darle un empujón a la economía. Esto ha significado mayores ganancias y superexplotación. La inflación ha comenzado a aumentar, reduciendo los salarios reales.

La resistencia obrera comenzó a organizarse, en diferentes niveles, paso a paso; la necesidad de salarios más altos era generalizada. La invasión de Ucrania ha agravado enormemente los conflictos y rivalidades entre el imperialismo ruso y occidental. Los precios del petróleo, el gas y los alimentos se han disparado, haciendo que los trabajadores y las amplias masas paguen las consecuencias de esta guerra reaccionaria. Las sanciones y la militarización han llevado la inflación a niveles elevados, provocando un empobrecimiento brutal de los trabajadores y los pueblos.

¡Ahora es nuestro momento!

En todos los países han comenzado a crecer las demandas por mayores salarios y mejores condiciones de trabajo: movilizaciones, huelgas, manifestaciones se han convertido cada vez más en la forma de imponerlas a los patrones. Es una tendencia, con diferentes niveles y ritmos, que se puede ver en todos los países; la lucha de clases, la fuerza de los trabajadores cuando luchan juntos, la importancia de la clase obrera, se han afirmado cada vez más.

Demos algunos ejemplos

En Alemania, una ola de poderosas movilizaciones, huelgas, no vistas en décadas, se ha desarrollado en muchos sectores, con demandas concretas más altas que antes. Un "nuevo espíritu" se ha manifestado entre los trabajadores, más determinación de ganar y un sentimiento general de apoyo a los que están en la lucha: los trabajadores de la salud, la educación, el transporte público han experimentado esto, ya que el gobierno y la patronal no pudieron movilizar otros sectores contra los huelguistas. Los dirigentes sindicales reformistas tuvieron que tener en cuenta esta situación, se vieron obligados a una demagogia más radical e incluso a prolongar sus huelgas. Los patrones, los líderes sindicales y el gobierno de coalición han llegado a un compromiso, para detener la ola de huelgas, con un aumento de salarios, muy por debajo de la inflación oficial. En esta lucha se ha formado una nueva generación de trabajadores activistas, ganando más confianza en sí mismos y en la fuerza de los trabajadores. Es obvio que seguirán más peleas.

En Italia, el gobierno de extrema derecha al servicio del gran capital ha lanzado un ataque brutal contra la clase trabajadora, los pobres, los inmigrantes. Se ha liberalizado y precarizado el mercado laboral, se han bloqueado las ayudas sociales, se ha eliminado de la agenda el salario mínimo, se ha suprimido la protección especial a los migrantes. En estas condiciones se desarrolla la lucha por mejores condiciones de trabajo, por aumentar los salarios y frenar los despidos: por ejemplo en las plantas de Stellantis y Arcelor Mittal, en los sectores de logística, transporte, salud y asistencial, mientras continúa la lucha ejemplar liderada por el Colectivo de Trabajadores GKN.

En Noruega, la burguesía y los grandes monopolios son los "especuladores de la guerra", principalmente debido a los altos precios del gas. Así, el ingreso real de los trabajadores ha disminuido en los últimos tres años. Después de cuatro días de acción sindical en el sector privado que involucró a 25.000 trabajadores, la dirección reformista de la confederación sindical negoció un compromiso salarial en abril que compensa la inflación solo para una minoría. Sin embargo, los trabajadores han puesto a prueba su fuerza y ​​capacidad para repeler los ataques a sus condiciones de vida y de trabajo.

En España, la inflación es del 7,5%, el paro del 13,1% (entre los jóvenes el 29,26%) y el 28% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Se realizaron dos grandes manifestaciones con cientos de miles de participantes en apoyo al sistema de salud pública, organizadas por iniciativas locales. Sectores de trabajadores (limpieza, albergues…) que tenían poco contacto con los sindicatos entraron a la lucha, tratando de coordinar la misma. En la agenda está la necesidad de organizar la oposición al proyecto de privatización del sector público. Con las recientes elecciones locales y la anticipación de las generales, el panorama político es inestable y los partidos de derecha amenazan con tomar el gobierno.

En Dinamarca, donde las ganancias de los grandes monopolios son altas, las expectativas de los trabajadores de aumentos de salarios reales en las negociaciones nacionales eran altas. En cambio, los patrones y los líderes sindicales llegaron a un acuerdo con pequeños aumentos reales y lo dejaron en manos de las negociaciones locales para lograr más, obstaculizando la fuerza de la lucha de clases colectiva. Algunos trabajadores comienzan a tomar en sus propias manos la lucha por salarios más altos, mientras que los patrones la rechazan. El tema del "dumping social" y la sobreexplotación, especialmente de los trabajadores migrantes, es un tema importante para que los trabajadores luchen y fortalezcan la solidaridad entre ellos. El gobierno también decidió convertir un día festivo en día laborable, para financiar el aumento del gasto militar, lo que derivó en una gran manifestación y protesta.

En Turquía, las elecciones presidenciales y parlamentarias dominaron el escenario político. Han ocultado la dramática inflación del 100% en los primeros cuatro meses de 2023, y todos los grandes problemas que están enfrentando los trabajadores y los pueblos, como el terremoto. En Turquía, donde el 60,4% de la población vive por debajo del umbral del hambre y el 87% por debajo del umbral de la pobreza, donde los activos del Banco Central se han vuelto negativos, donde es inevitable que la restricción monetaria que seguirá el gobierno hará que el desempleo se dispare, es inevitable que todos estos problemas vuelvan a estar en la agenda después de las elecciones mientras el país ya no tenga las mismas condiciones políticas de ayer.

Francia: "No a los 64 años"

El potente movimiento de manifestaciones (13 hasta el momento, incluido el Primero de Mayo) y huelgas que comenzó en enero de 2023, contra la reforma del sistema de pensiones, ha movilizado a millones de trabajadores, jóvenes, mujeres… El movimiento se ha unido en torno a la reivindicación concreta: “No a los 64 años”, que contó con el apoyo de una amplia coalición de los principales sindicatos, organizaciones juveniles, con el apoyo de un amplio abanico de asociaciones, partidos políticos de izquierda… Este movimiento es también una continuación de los movimientos anteriores contra las reformas antiobreras y antipopulares y se da en el contexto de una ola de huelgas por el aumento de salarios que comenzó en 2019. La contrarreforma de las pensiones ha llevado al sentimiento común: “Ya basta, esta vez es no”, "No a la explotación, no al trabajo hasta la tumba".

Este movimiento tiene muchos aspectos que, en conjunto, han conformado su fuerza, su determinación, expresada en el lema "No nos rendimos". Al frente de esta lucha está la clase obrera que participó en todas las ciudades, centros fabriles de todo el país… Atrajo a grandes sectores de trabajadores y masas, y aún hoy el 90% de los trabajadores están en contra de esa reforma, aunque el gobierno la haya impuesto. La forma en que hizo cumplir la reforma, usando todos los trucos de la Constitución -muchos de ellos completamente desconocidos para las masas-, usando provocaciones y represión policial, aumentó la determinación de lucha de los trabajadores, de la juventud.

El movimiento no logró bloquear la economía, a pesar de que sectores importantes estaban involucrados en huelgas constantes. Pero el bloqueo de la economía es un factor importante en el equilibrio de fuerzas necesario para hacer retroceder al gobierno. Esta es una lección que muchos trabajadores tienen en mente hoy.

El sentimiento general es la satisfacción de haber demostrado la fuerza del movimiento obrero, su capacidad de unión en torno a reivindicaciones concretas. Hay muchas lecciones para compartir y discutir; crece la conciencia de que es todo el sistema, el sistema capitalista-imperialista, el principal obstáculo a derribar.

Ese movimiento fue seguido con gran simpatía a nivel internacional. Estimuló a los trabajadores, a los militantes y los animó en la idea "sí es posible que los trabajadores luchen, se unan, tomen la iniciativa" contra el capital y su sistema.

Algunas conclusiones

Las graves consecuencias de la política adoptada en la pandemia para empobrecer a los trabajadores y los pueblos, la inflación y los enormes costos de la guerra en Ucrania, han provocado un despertar del movimiento obrero en Europa a diferentes niveles, que va en la misma dirección con similares demandas.

Los trabajadores y los pueblos están en un punto de inflexión, ya que no pueden soportar más los ataques constantes de los capitalistas y sus estados. En esta lucha, la conciencia de los trabajadores ha crecido y ha aumentado su confianza en sí mismos.

Obligada por los crecientes ataques del capital y la creciente incapacidad del sistema para satisfacer las necesidades y expectativas de las masas obreras y populares, la lucha se desarrollará e intensificará en el próximo período.

Es nuestro deber desarrollar la conciencia de clase, combatir la influencia reformista promovida por las fuerzas reformistas y oportunistas, señalar el camino, fortalecer la unidad y liderar la lucha contra todo el sistema capitalista.

El capitalismo destruye nuestras vidas: este sistema no es nuestro, ¡debemos combatirlo!

Sólo el socialismo, una nueva y mejor sociedad sin explotación de los trabajadores, puede resolver los problemas a favor de la clase obrera, las amplias masas y los pueblos.

Francia, mayo de 2023

Encuentro regional de partidos y organizaciones de Europa, miembros de la CIPOML

Partido Comunista de los Trabajadores de Dinamarca – APK

Partido Comunista de los Trabajadores de Francia – PCOF

Organización para la Construcción de un Partido Comunista de los Trabajadores de Alemania (Arbeit Zukunft)

Plataforma Comunista - por el Partido Comunista del Proletariado de Italia

Grupo Marxista-Leninista Revolusjon – Noruega

Partido Comunista de España (Marxista-Leninista) – PCE(M-L)

Partido del Trabajo (EMEP) - Turquía