Imprimir 

La tensión en Ucrania, que lleva varios meses en la agenda de Europa, se ha vuelto alarmante con la intervención militar que Rusia lanzó en este país desde el aire, la tierra y el mar tras reconocer las dos “repúblicas” autoproclamadas en el este de Ucrania.

La tensión comenzó cuando Rusia se anexionó Crimea y apoyó a las dos “repúblicas populares” autoproclamadas (Donetsk y Lugansk) en el este de Ucrania en respuesta a que Ucrania se volviera hacia Occidente con el “Golpe de Estado del Maidán” apoyado por Estados Unidos y la UE. Y cuando, con el estímulo de EEUU, la ambición de Ucrania de ingresar en la OTAN y el despliegue de misiles de largo alcance en su territorio estaban sobre la mesa, Rusia ha declarado estas sus “líneas rojas”.

La antigua tensión se reavivó cuando Rusia acumuló un gran número de tropas cerca de Ucrania, y se avivó aún más con su decisión de trasladar tropas al Donbás (Donetsk y Lugansk). Sin embargo, Rusia no se detuvo en Donbás y procedió a destruir la infraestructura militar de Ucrania para obligar a este país y a Occidente a renunciar a sus planes de adhesión a la OTAN, alegando que esto supone un riesgo para la seguridad de Rusia. Los países de la OTAN, especialmente Estados Unidos y el Reino Unido, se contentan con las sanciones económicas (y políticas), que, según dijeron, se intensificarán.

Rusia, por el contrario, obliga a Ucrania, cuya burguesía gobernante está dividida desde hace tiempo, a un cambio de postura mediante la presión militar. Rusia parece tener como objetivo persuadir al gobierno de Zelensky a un compromiso que acepte las imposiciones rusas, o provocar un cambio de gobierno que haga exactamente eso.

Hemos sido testigos de una nueva “guerra fría”, intensificada por EEUU hasta que Rusia reconoció las “repúblicas” del Donbás y lanzó una intervención militar. Estados Unidos y sus aliados cercanos, como el Reino Unido, llevaban sugiriendo desde principios de enero que Rusia invadiría Ucrania, dando incluso plazos aproximados como “pronto” o “en 48 horas”. Aunque la entrada de Rusia en el territorio de Ucrania con sus unidades militares parece haber justificado a los imperialistas occidentales centrados en EEUU y el Reino Unido, estos dos países y la OTAN provocaron abiertamente una guerra al insistir en la pertenencia de Ucrania a la OTAN y aumentar la propaganda sobre una “invasión rusa”.

La cuestión de Ucrania concierne ciertamente a este país en particular y a Europa, pero no es un problema aislado. Forma parte de un “gran cuadro”, al igual que el actual problema de Siria, las “guerras comerciales” que Estados Unidos ha iniciado contra China en particular, pero también contra Europa, y, más recientemente, el armamento de China de bases insulares artificiales en el Mar de China Meridional, donde Japón y Vietnam también reclaman derechos. El “gran cuadro” es la lucha por el reparto económico y territorial del mundo entre los principales países imperialistas, con sus propias zonas de hegemonía. Rusia participa en esta rivalidad, primero haciendo retroceder el avance de Occidente en Georgia, y luego enfrentándose frontalmente a él en Siria, y ahora en Ucrania.

Los dos principales actores en la lucha interimperialista por el reparto del mundo son EEUU y China. Aunque EEUU se ha ido debilitando, mantiene su posición de liderazgo tanto económico como político-estratégico. China avanza a pasos agigantados y ya ha extendido su influencia económica a todos los continentes. Todavía está por detrás de EEUU, pero este país es consciente de que China le superará en un futuro próximo, quizás en una década.

China ha dejado atrás viejos problemas con Rusia y se ha mostrado solidaria. Necesita los recursos energéticos rusos, así como la protección de las armas nucleares rusas como contrapeso a Estados Unidos. Rusia, por su parte, necesita el poderío económico de China. Juntos, suponen una gran amenaza para Estados Unidos.

Frente a China y Rusia, EEUU está intentando reunir a sus antiguos aliados europeos, que buscan fuertemente seguir su propio camino y tienden a seguir políticas independientes debido a sus diferentes intereses.

Y Estados Unidos sabe que tiene que defenderse de la amenaza que suponen China y Rusia para su dominio mundial, antes de que China sea demasiado fuerte para ser detenida. Por lo tanto, al mostrarles la punta del arma, EEUU está aplicando una política de poder y está tratando de forzarlas a una batalla antes de que sean lo suficientemente fuertes o retrocedan y acepten sus términos. El hecho de que Rusia no sólo haya enviado tropas a Donetsk y Lugansk, sino que haya avanzado hacia el resto de Ucrania, a riesgo de ser el blanco de la reacción de los pueblos de Europa y de ser acusada de “invasora”, demuestra que tampoco duda en seguir la política de poder. La tensión en Ucrania tiene sentido con este panorama completo.

Estados Unidos quiere dividir el bloque rival y apuntar y reprimir al relativamente más débil, cercándolo. Después de la desintegración de la URSS, EEUU tomó medidas para debilitar a Rusia y rodearla, volcando las antiguas repúblicas soviéticas y populares hacia Occidente mediante “revoluciones de colores” e incorporándolas a la OTAN una a una. Estados Unidos y sus aliados cercanos, especialmente el Reino Unido, pretenden aislar a Rusia y obligarla a retroceder, rompiendo todos los lazos con los países de la UE y presentándola como una potencia agresiva con tendencia a iniciar una guerra en Europa. Con ello, Estados Unidos también pretende desestabilizar económicamente a Rusia, ya que su principal fuente de ingresos es la venta de petróleo y gas natural.

Si tiene éxito, no sólo hará retroceder a Rusia, sino que también tendrá éxito indirectamente contra China. China es consciente de ello y, aunque ha evitado implicarse de lleno en el problema de Ucrania, se puso al lado de Rusia contra las tácticas de “guerra fría” de Estados Unidos.

Estados Unidos también pretende cortar el flujo de gas de Rusia a Europa, especialmente a Alemania, cuya industria necesita el gas ruso relativamente barato, a través de Nord Stream1 y Nord Stream 2. Con ello, Estados Unidos quiere obligar a Alemania, que siempre ha seguido una Ostpolitik diferente hacia Rusia, y a otros países europeos a cerrar filas con Estados Unidos. Dado que Alemania ha detenido a regañadientes el proceso de aprobación del Nord Stream 2 tras la entrada de Rusia en Ucrania, Estados Unidos parece haber tenido cierto éxito, aunque sea temporal. Por otro lado, es obvio que Alemania y Francia, las principales potencias de la UE, también son países imperialistas que persiguen sus propios intereses, se arman para ello y han hecho que Ucrania cambie de eje abriendo la puerta a su ingreso en la UE.

Al igual que antes Siria y Libia, ahora Ucrania es el escenario del conflicto interimperialista por el reparto del mundo. En estos enfrentamientos, los trabajadores y los pueblos de Ucrania, Siria y Libia participan como tropas y carne de cañón a favor de uno u otro país imperialista, son arrastrados por los diferentes bandos y sufren las consecuencias de la guerra.

Ninguna de las partes implicadas en la cuestión de Ucrania sigue una política favorable a los pueblos: ni los Estados Unidos y sus principales aliados, que son las principales fuerzas que persiguen una política de poder, ni Rusia y China, ni los imperialistas europeos encabezados por Alemania y Francia, que no prefieren hoy una guerra total, a pesar de reaccionar de vez en cuando, como en el caso de Rusia en el problema de Ucrania. No se puede apoyar a ninguna de estas partes por ningún motivo. La tesis de que Rusia y China son amigos de los pueblos es tan mentirosa como la idea de que Occidente es el “defensor de la soberanía y la democracia”.

Los pueblos de los países imperialistas que son parte del problema no tienen el menor interés en la política ucraniana aplicada por sus clases dirigentes. Además, los pueblos de todos los países, especialmente los de Europa, sufren el aumento de la inflación, la caída de los salarios, el deterioro de las condiciones de trabajo y de vida -impulsado por el gasto en armamento- y la tendencia creciente del fascismo. A esto hay que añadir las subidas de precios en cadena provocadas por el aumento de los precios de la energía, ya agravadas por los cortes en las rutas de transporte como consecuencia del ataque de Rusia a Ucrania.
Mientras Estados Unidos y sus el reparto del mundo se está endureciendo. Al mismo tiempo, esto demuestra la facilidad con la que esta lucha imperialista puede convertirse en un conflicto armado, ignorando por completo la lucha de los pueblos por sus medios de vida.

La clase obrera internacional y los pueblos del mundo están sin duda a favor de la paz, donde puedan trabajar y vivir humanamente sin explotación ni opresión. Nosotros, los comunistas marxistas-leninistas del mundo, cuya única preocupación son los intereses de la clase obrera internacional y de los pueblos, estamos, por supuesto, a favor de la paz. También por esta razón nos oponemos a las intervenciones militares, a las invasiones y a las guerras que encubren y complican la lucha de los pueblos trabajadores de todos los países contra la explotación y la tiranía, así como la obligación de defender el derecho de cada nación a la autodeterminación. Condenamos el ataque ruso a Ucrania.

La clase obrera y los pueblos de todos los países deben unir sus fuerzas y luchas por el socialismo, exigiendo puestos de trabajo, pan y democracia política, así como el fin de la lucha imperialista por el reparto del mundo -no limitado a Ucrania- y el fin del ruido de los cañones con ese fin.

Rusia debe retirarse incondicionalmente de Ucrania.

¡No más gastos de guerra!

¡Disolución de los pactos militares como la OTAN y retirada de las tropas extranjeras de todos los países!

¡Viva la lucha de la clase obrera internacional y de los pueblos oprimidos por el empleo, el pan, la democracia, la paz y el socialismo!

Comité de Coordinación de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas (CIPOML)