Comunicados CIPOML

 Comité Coordinador de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas (CIPOML)

En Afganistán tienen lugar dramáticos acontecimientos para los trabajadores y el pueblo.

Los talibanes han ocupado militarmente el país, incluida Kabul, su capital. El gobierno títere apoyado por EE UU y los países imperialistas de Europa Occidental huyó rápida y vergonzosamente. En realidad, fueron los propios norteamericanos los que retiraron sus tropas y dieron luz verde a la avanzada de los talibanes.

Todos los funcionarios del gobierno afgano y todas las personas y fuerzas que han tenido relación con los imperialistas temen por sus vidas y huyen despavoridos.

Todos los que no son partidarios de la sharia y especialmente las mujeres están indefensas ante la violencia talibán.

La emigración masiva desde Afganistán, que inició hace un mes tras el anuncio de la retirada de los imperialistas americanos, ha alcanzado un punto álgido con las trágicas escenas que se vieron cuando los talibanes entraron en Kabul. La gente hace todo lo posible para escapar de su propio país. El aeropuerto de Kabul está desbordado de gente. Ha habido muertes de personas que han caído del tren de aterrizaje de los aviones, a los que se han agarrado para escapar del país. Los coches que se dirigen a Irán y Tayikistán han provocado amontonamientos en las carreteras.

 

La rectificación del proceso revolucionario no puede lograrse con golpes de Estado ni con un régimen autocrático

El Partido de los Trabajadores había llamado la atención sobre los peligros que amenazan a nuestro país, en particular el de los golpes de Estado y los riesgos de quedar atrapados en la violencia.

1. El Partido de los Trabajadores considera que los anuncios del presidente -que eran previsibles ante las peticiones de intromisión de la institución militar en el conflicto entre las facciones en el poder- son una flagrante violación de la Constitución y de las disposiciones del artículo 80 mencionadas por Kaïs Saïd.

Desde el punto de vista político, estas excepcionales medidas antidemocráticas reflejan la clara voluntad del presidente de hacerse con todos los poderes: ejecutivo, legislativo y judicial, abriendo el camino al restablecimiento de un nuevo sistema autocrático.

2. Este giro de los acontecimientos augura una nueva etapa en la que la ya crítica situación del país se agravará aún más, con el riesgo de caer en una espiral de violencia y terrorismo.

Rechazamos el bloqueo económico y la injerencia imperialista en Cuba, respaldamos el derecho del pueblo a su autodeterminación

Las manifestaciones sociales que han tenido lugar en días recientes en varias ciudades de Cuba y en otros países son una continuidad de los esfuerzos del imperialismo yanqui por desestabilizar políticamente ese país e imponer un régimen que corresponda de manera estricta a sus intereses monopolistas.

A la misma hora y con las mismas consignas, destacando la ciudad de Miami, como con un guion planificado y dirigido, manifestantes tomaron plazas y calles para expresar protestas contra el gobierno cubano.

Esas protestas han sido alentadas por agentes imperialistas, y se han apoyado en situaciones materiales objetivas, como el desabastecimiento de alimentos y medicinas y los cortes prolongados de la energía eléctrica, que se han agravado en los últimos meses en medio de la pandemia de Covid-19 y que afectan de manera muy sensible a amplios sectores del pueblo.

Por los derechos democráticos, las libertades públicas, la autodeterminación y un gobierno de transición democrática en Haití.

La Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas leninistas (CIPOML) deplora el magnicidio que acabó con la vida del expresidente Juvenal Moise, ocurrido hace algunos días en Haití. Porque este tipo de acción no es solución a los problemas políticos y sociales, y no ha sido motivado por el interés de abrir compuertas a los derechos democráticos, a la libertad del pueblo haitiano, ni tampoco a la soberanía nacional de ese país hermano, por los que las masas populares han estado luchando en las calles desde el año 2018 de manera continua.

Es un hecho de primer orden que, desde el año 2018, los trabajadores y demás sectores populares de Haití han venido desarrollando importantes jornadas de protestas en las calles y plazas de las principales ciudades; manifestaciones que iniciaron reclamando reivindicaciones sociales, pero que luego integraron demandas políticas que se sintetizaron en la consigna ¡Abajo el gobierno de Juvenal Moise!

Desde 2013, el imperialismo francés ha desplegado hasta 5200 soldados en Malí y la vasta región del Sahel, con el pretexto de la "guerra contra el terrorismo". Conocida como Barkhane, esa coalición militar, creada en 2014 bajo el liderazgo del ejército francés, ha involucrado a ejércitos de Malí, Chad, Burkina Faso, Níger y Mauritania (el grupo llamado G-5 Sahel).

El resultado de esa guerra ha sido terrible para la población de estos países: el caos económico y social ha aumentado; civiles han sido asesinados por bombas y otras operaciones militares de los países imperialistas, como "daños colaterales". Ni un solo funcionario político o militar ha sido incriminado y juzgado por ello: se benefician de la total impunidad neocolonial.

[English]

Un nuevo estallido social en contra de las políticas antipopulares de la burguesía se ha producido, esta vez en Colombia.

Millones de trabajadores, campesinos, jóvenes, mujeres, desempleados, artistas, jubilados, vecinos de los barrios han paralizado el país con una combativa protesta que inició el pasado 28 de abril, y aún continúa a pesar de las decenas de luchadores y luchadoras asesinados por las fuerzas del orden, los cientos de heridos, torturados, golpeados, e inclusive agredidos sexualmente. El Ejército y la Policía han respondido con su habitual política guerrerista, para enfrentar a quienes consideran como el enemigo interno.

La contundencia de la protesta, que inclusive ha rebasado las previsiones de las organizaciones convocantes del Paro del 28A, obligó al derechista gobierno de Iván Duque a retirar la propuesta de ley de reforma fiscal que, de manera cínica, la puso por nombre de «Solidaridad Sostenible». Con esta se pretendía incrementar y elevar impuestos sobre los salarios y el consumo, que afectan principalmente a los sectores populares y medios de la población, al tiempo que el Gobierno ha tomado medidas para rebajar los impuestos sobre la renta de las grandes empresas.

¡El Primero de Mayo, levantemos en todo el mundo nuestra lucha por el empleo seguro, el pan y la libertad!

Compañeros obreros y trabajadores,

Todos los obreros y trabajadores del mundo se preparan para celebrar el día de la Unidad, la Lucha y la Solidaridad Internacional de la clase obrera en un momento de especiales condiciones históricas.

En casi todos los países la burguesía internacional, el imperialismo, los estados capitalistas y los gobiernos burgueses han intensificado la explotación y la opresión capitalista sobre los obreros y trabajadores, apoyándose en las restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19.

El trabajo a tiempo parcial, las licencias no pagadas, las deducciones en el salario, los permisos y otras prácticas de trabajo ocasional se han aplicado de facto, y los despidos se han generalizado con el pretexto de la pandemia. En el último año, decenas de millones de personas han perdido su empleo y se han visto privadas de ingresos regulares. La mayoría de quienes perdieron su empleo son mujeres. Han sentido hasta los huesos la explotación capitalista y la doble opresión. La violencia contra las mujeres y los feminicidios han aumentado, en particular la violencia doméstica.

Los trabajadores y los pueblos cargan con el peso de la peor crisis de las últimas décadas

La economía mundial se encuentra entrampada en una nueva crisis capitalista, que se produce en el marco de la crisis general que afecta al sistema imperante. Esta crisis es más aguda que la de los años 2008-2009, y esa fue más grave que la de los años 1970. Es una constante en el desarrollo del capitalismo avanzar de tumbo en tumbo, en medio de momentos de crisis, en los que los principales afectados son los trabajadores y los pueblos, porque la riqueza que estos producen siempre es aprovechada por uno u otro sector de los dueños del capital.

En estas crisis se manifiestan de manera concentrada y violenta todas las contradicciones de la economía burguesa, la base para su aparecimiento cíclico está en el carácter social de la producción y la forma privada, capitalista, de apropiación de los productos del trabajo de la clase obrera. En las condiciones actuales del capitalismo monopolista, debido al acelerado desarrollo de las fuerzas productivas por la intensificación de la explotación de la plusvalía para extraer el máximo beneficio y la competencia que se desarrolla junto al monopolio, la producción capitalista tiende a desarrollarse rápida e infinitamente.

logo mundo copia

 

Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas (CIPOML)

Declaración de los Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas Europeos; integrantes de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas (CIPOML)

Estamos en medio de una grave crisis sanitaria, política, social y económica. La pandemia de COVID 19 ha expuesto una sociedad capitalista que no ha sido capaz de proporcionar ni siquiera la medicina más básica, equipos de salud y personal para los trabajadores y, especialmente a las personas pobres.

Ha demostrado de rodillas un sistema de salud pública tras años de recortes y grandes privatizaciones en beneficio de los grandes monopolios y los ricos. Un sistema al borde del colapso de la capacidad.

El golpe de Estado impulsado por el imperialismo norteamericano y ejecutado por la derecha, la policía y los militares bolivianos, apoyado por la OEA y los gobiernos reaccionarios del continente, es rechazado por los trabajadores, campesinos, juventud, revolucionarios, izquierdistas y demócratas de ese país, de la región y del mundo. Se trata de una ofensiva anticomunista y reaccionaria, que tilda de revolucionario y socialista al gobierno de Evo Morales y convoca una santa alianza para afirmar los intereses de los monopolios internacionales y la oligarquía de Bolivia.

Los trabajadores y los pueblos de Bolivia están en pie, movilizados por la defensa de sus intereses y derechos, que pretenden ser anulados por la reacción y el imperialismo.

Al cabo de varios años de gestión, el gobierno de Evo Morales y su movimiento MAS cosecharon la crítica y las demandas de amplios sectores de la población, que vieron cómo aquellos ejecutaban una política contraria a sus discursos «izquierdistas» y «antiimperialistas», al tiempo que aplicaban una política de división en el movimiento popular, creaban sindicatos paralelos y destruían directivas sindicales no disciplinadas.

¡Abajo el golpismo fascistoide, abajo el doble discurso del masismo represor y violento...  a luchar por una alternativa patriótica, democrática y popular!

La crisis desatada en Bolivia es producto del desgaste del modelo del ‘proceso de cambio’ que hace 13 años asumió el poder en aras de transformación profunda de nuestro país; el discurso anti-neoliberal y anti-imperialista y la promesa de recuperar la soberanía nacional posibilitó a Evo Morales una victoria electoral, luego de la crisis 2000-2003 cuya cúspide fueron las fatales represiones del gobierno Goni-Mesa (Octubre Negro).  Al asumir la presidencia en 2006, el gobierno del MAS se encontró con una oposición oligárquica atrincherada en la media luna quienes llevaron al país al borde de un golpe cívico-prefectural entre 2008-2009.

El pasado 18 de septiembre, el Parlamento Europeo votó una resolución (2019/2819 /RSP) que lleva por título “SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA MEMORIA HISTÓRICA EUROPEA PARA EL FUTURO DE EUROPA”.

Tras una exposición de motivos en la que se citan algunos textos legales e informes de algunos países y de los propios organismos de la Unión Europea, la citada resolución establece veintidós recomendaciones dirigidas a los países miembros de la Unión. Entre ellas, y por su especial gravedad, destacan las siguientes (entre paréntesis se indica el número de la recomendación):

a. Se considera que la Segunda Guerra Mundial fue el resultado directo del Tratado de No Agresión firmado el 23 de agosto de 1939 entre Alemania y la Unión Soviética (2).

b. Los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones que fueron causantes durante el siglo XX de un número de vidas humanas hasta entonces nunca vista en la historia de la Humanidad (3).

c. Se pide a todos los estados miembros que el 23 de agosto se declare “Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo” (8).

d. Expresa su  preocupación por el hecho de que se sigan utilizando símbolos totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales y recuerda que varios países europeos han prohibido el uso de símbolos nazis y comunistas (17).

Sabido es que, en su discurso del 20 de mayo pasado, el jefe del Estado Patrice Talon declaró (entre otras cosas): «soy consciente de que nadie puede faltar en la tarea de construir nuestro país; próximamente invitaré a toda la clase política a conversaciones sinceras, francas y constructivas para nuestro bien común, es decir Benín».

En declaraciones hechas el 21 de mayo, el Partido Comunista de Benín (PCB) declaraba a propósito de esto que «todas las medidas avanzadas en su discurso de mano tendida a la oposición para esas conversaciones "directas, francas y constructivas" no son más que iniciativas para consolidar la autocracia y presentarla menos odiosa ante la opinión internacional».

Rechazado por más del 50% de la población, después de haber disparado con balas y matado los 1y 2 de mayo de 2019, para defender su política; después de haber callado en el Consejo de Ministros el 8 de mayo sobre esas muertes; imperturbable por los destrozos materiales causados; después de haber instalado a sus diputados como funcionarios; criticado por todos los demócratas del mundo por sus crímenes contra el pueblo, Talón se ha decidido a hablar. Después de tanta canallada, convencido de haber ganado una batalla contra el pueblo, decidió hablar el lunes 20 de mayo. ¿Para qué?

A los trabajadores, la juventud y los pueblos del Ecuador, a la opinión pública:

El caso Julian Assange revela un elemento más de la naturaleza real del régimen de Lenín Moreno, de sumisión total, de acuerdos abiertos y encubiertos con los círculos imperialistas de las potencias como Gran Bretaña y los Estados Unidos, pisoteando la soberanía nacional, los derechos humanos, el derecho de asilo diplomático de los perseguidos políticos y el ejercicio de la retaliación en contra de quienes se oponen a la política del gobierno.

En efecto, el gobierno ha autorizado complaciente para que la policía inglesa penetre en la embajada ecuatoriana en Londres para detener a Julian Assange, hacker australiano que permanecía en condición de asilado político en la sede diplomática de nuestro país. Vale recordar que Assange a través de su portal informático ha publicado centenares de mensajes, comunicados y correos en los que se muestra cómo los Estados Unidos, principalmente, ejercen las presiones, tramas y chantajes diplomáticos para sostener su dominación política hegemónica a nivel mundial; por ello es que sufre persecusión y serias amenazas a su vida.

Ante una Unión Europea que crea más paro que puestos de trabajo, que elabora reformas favorables para los patronos y degradación de las condiciones y situación de los trabajadores;

una unión europea que proclama que el euro reduce la inflación mientras los pueblos sufren el aumento del coste de la vida, de los alimentos, medicinas, transporte público, petróleo, gasolina…;

una Unión Europea que pretende defender la paz, pero crea un ejército europeo ligado a la OTAN, y que lleva a cabo guerras para proteger las inversiones de las empresas europeas en el mundo;

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, J. Guaidó, se ha proclamado presidente interino de la república, en lugar del presidente elegido, Maduro. Esa proclamación tuvo lugar el 23 de enero durante una manifestación de oposición al régimen venezolano.

Esta tentativa de golpe de Estado está visiblemente preparada con el apoyo del imperialismo estadounidense: Trump y varios de sus ministros han «reconocido» inmediatamente a Guaidó y se han felicitado de ese cambio político, a lo que se han unido varios gobiernos de países latinoamericanos y Canadá. Los gobiernos de Francia, España, Alemania y la UE han considerado que la reelección de Maduro, en mayo pasado, fue «ilegítima» y exigen nuevas elecciones, lo que equivale a apoyar el golpe de Estado. Macron ha llegado a «saludar el valor de los cientos de miles de venezolanos en marcha por su libertad».

Desde México a los trabajadores y los pueblos, a los revolucionarios y comunistas.

En México y conmemorando el final de Primera Guerra Mundial que ocasionó grandes y graves daños a la humanidad y que fue también el escenario en que triunfó la primera revolución proletaria: la Gran Revolución de Octubre; cuando se celebra el bicentenario del natalicio de Carlos Marx, el gran maestro del proletariado, se cumplió exitosamente los trabajos la 24 XXIV Plenaria de la Conferencia Internacional de Organizaciones y Partidos Marxista-Leninistas CIPOML. Se valoró la situación internacional y precisó las responsabilidades y tareas del movimiento obrero, popular y revolucionario. Discutió importantes problemas del trabajo de los partidos y organizaciones de la CIPOML señalando los compromisos y tareas, afirmando las perspectivas de desarrollo.

¡Solo la Revolución Proletaria es cambio! ¡Somos las masas las hacedoras de la historia!

Hoy en México se realiza la jornada electoral más extensa de todo el periodo de la democracia burguesa en nuestro país, por el número de puestos que son electos (Presidencia de la república, Congresos de la Unión, 9 gubernaturas, 27 congresos locales, 1596 municipios) ; en medio de una creciente violencia que incluye más de 132 asesinatos vinculados al proceso electoral; por parte de los candidatos y partidos burgueses que derrocharon inimaginables cantidades de recursos del erario público, en una campaña hueca en propuestas para atender los grandes problemas que laceran a la clase obrera y los pueblos de México.

Los partidos dominantes, causantes de los principales problemas que afronta el pueblo, no pueden ser la solución

Las elecciones del 24 de junio se llevaron a cabo bajo las condiciones del estado de emergencia, la desigualdad, el monopolio de los medios y el discurso político opresivo y polarizador del gobierno. Por lo tanto, la declaración de Erdogan de una «celebración de la democracia» -que justificó por la alta participación- no refleja la realidad. No se puede afirmar que la elección fuera justa o que se realizara en condiciones de libertad y de igualdad de oportunidades para la propaganda: la 'Alianza Presidencial' utilizó temerariamente todos los recursos del gobierno y convirtió su opresión en violencia física, causando la muerte de cinco personas en una elección sangrienta, cuya legitimidad seguirá siendo discutida.

Con motivo de la cumbre de la OTAN en Bruselas (julio de 2018) y de todas las movilizaciones que se organizarán para denunciar esta alianza militar belicista, decimos:

No a la OTAN
No a la política de guerra europea
Solidaridad internacional contra la reacción y la política de guerra y de austeridad del imperialismo

Los días 11 y 12 de julio, los representantes de los 29 estados miembros de la mayor coalición militar, liderados por el imperialismo estadounidense, llevarán a cabo su reunión anual en el búnker de la OTAN, en Bruselas.
Prosiguiendo la línea de Obama, pero con su propio estilo provocador, Trump presionó a sus aliados para que elevaran su presupuesto de guerra al 2% del PNB y todos accedieron. En todos los estados miembros de la OTAN, los gobiernos aumentan en decenas de miles de millones de euros, coronas... los presupuestos dedicados a nuevas armas, a expensas de los presupuestos de educación, salud, necesidades sociales... La militarización de las economías y de los estados se está desarrollando rápidamente.

Solidaridad internacional contra la reacción y la política belicista y de austeridad del imperialismo

Los partidos y organizaciones marxista-leninistas de Europa, han celebrado con éxito su Conferencia anual en París, en junio de 2018.

El análisis colectivo de la situación actual en Europa y el intercambio de experiencias han puesto en evidencia dos tendencias principales:

En primer lugar, los estados imperialistas llevan a cabo una competencia cada vez más feroz que multiplican los centros de tensión en el mundo.

La política de guerra se acentúa acompañada por la militarización de la sociedad. Se dedica cada vez más dinero para armamento y las guerras, y cada vez menos para las necesidades sociales de las masas populares.

Urge denunciar y combatir esta política en todos los países, internacionalmente, movilizar a los trabajadores y a los pueblos contra la OTAN y la «política de defensa europea», la militarización de la sociedad y el aumento de los presupuestos de guerra, contra el desarrollo de las operaciones militares de los ejércitos en Europa, el Próximo Oriente y en África.