Comunicado de Revolusjon! (Noruega)

La vida del camarada Raúl Marco (1936-2020) estuvo entretejida con el movimiento comunista y la lucha antifascista tanto en España como a nivel internacional.

El Partido Comunista de España (marxista-leninista) y el Movimiento Comunista Internacional han perdido a un marxista-leninista e internacionalista de gran formato.

Raúl Marco nació en 1936, en un momento en el que la República española luchaba por defenderse del fascismo. Nada fue más natural que unirse a una edad temprana al movimiento antifascista y revolucionario, un movimiento en el que finalmente dejaría su huella durante un período de casi siete décadas.

En medio de la dictadura y el terror del franco-fascismo, el revisionismo moderno mostró su rostro, tanto a nivel internacional como en España. El partido de Santiago Carrillo (PCE) ya había comenzado a degenerar. Junto a, entre otros, Elena Odena, Raúl Marco advirtió la necesidad de construir un nuevo partido comunista en España, un partido que se adhiriera a las posiciones y principios del marxismo-leninismo.

El joven partido marxista-leninista, el PCE (m-l), fue fundado en condiciones ilegales en 1964, como uno de los primeros partidos nuevos nacidos en la lucha contra el revisionismo de Jruschov. A principios de la década de 1970, el partido jugó un papel de liderazgo en la lucha de resistencia activa contra el fascismo, a través del frente antifascista FRAP. Cinco miembros del FRAP y de la ETA vasca fueron los últimos antifascistas que el franquismo logró ejecutar en España. Sucedió en 1975. Incluso en Noruega hubo manifestaciones de protesta, organizadas por el partido hermano del PCE (m-l) en Noruega, el AKP (m-l), que en ese momento todavía era un partido marxista-leninista.

La herencia del fascismo nunca ha sido realmente desarraigada en España, por lo que el movimiento republicano sigue siendo fuerte en el país. El PCE (m-l), y no menos el propio Raúl Marco, siempre han estado a la vanguardia, enarbolando la bandera de la República.

Raúl y el PCE (m-l) siempre vincularon la lucha contra el fascismo con la lucha por construir un partido comunista fuerte y un fuerte movimiento comunista internacional. Raúl se convirtió naturalmente, a pesar de su estilo y apariencia modestos, en una figura central del movimiento comunista mundial, a partir de 1994 en la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas. Construir una unidad de principios entre los comunistas de todos los continentes era algo que estaba muy cerca del corazón de Raúl.

Nosotros, que durante dos o tres décadas hemos tenido el placer de conocer al camarada Raúl, recordaremos a un internacionalista y marxista-leninista de magnitud. Raúl mantuvo los principios hasta el final, pero nunca fue dogmático. No tuvo tiempo para frases vacías y estereotipos, pero entendió cómo aplicar nuestra perspectiva del mundo y el método materialista-dialéctico de manera creativa, ya fuera en el análisis o como una guía práctica para la acción.

Con su vida al servicio de la revolución, Raúl es un modelo a seguir para los comunistas de todo el mundo. La mejor manera de honrar su legado es esforzarse aún más para lograr las metas que el camarada Raúl mantuvo tan altas.

Revolusjon!

Kamerat Raúl Marco (1986–2020) – en helstøpt kommunist og internasjonalist har gått bort