madrid sale a la calle a defender las pensiones

 

Comité de Madrid del PCE(M-L)

En la mañana de hoy, decenas de colectivos y plataformas de pensionistas de todo el estado, así como miles de madrileños, se han echado a la calle en la defensa de las pensiones públicas, con el lema “Gobierne quien gobierne, lo público se defiende” como cabecera.

La manifestación, convocada a las 11 de la mañana en Atocha, ha comenzado finalmente desde Neptuno, tras 1 hora esperando concentrados en ella. Al grito de “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”, “No a la privatización”, “PSOE y Sumar nos quieren privatizar”, “Que viva la lucha de la clase obrera” o “Hace falta ya una huelga, hace falta ya una huelga general”, los manifestantes han comenzado a avanzar hacia Cibeles, para subir por la calle Alcalá hasta llegar a Sol.

Se destaca una gran afluencia de personas de todos los puntos del estado, y también una marcada afluencia joven en algunos de los grupos presentes, como el bloque de Trabajadores Pensionistas, donde al grito de “Aquí está la juventud obrera” y “Obreros y estudiantes, unidos y adelante”, en un ambiente animado y combativo, han llegado a realizar una “performance” con bengalas de humo, ante el asombro de los cientos de curiosos concentrados alrededor de la manifestación.

También se han podido escuchar consignas en contra de la monarquía, como “Ya quisiera yo tener una pensión como la del Borbón”, “Leonor acelera, que llega la tercera” o “Queremos la bandera que tiene tres colores, queremos la república de los trabajadores”, además de gritos de “Viva la República” en varios puntos de la manifestación.

Se destaca también el apoyo que ha habido a la justa lucha del pueblo palestino contra el invasor nazi-sionista, pudiendo ver diferentes muestras de solidaridad a lo largo de toda la manifestación, además de varias intervenciones llamando a la manifestación convocada mañana domingo a las 12:00 desde Atocha a Sol en solidaridad con Palestina, al grito de “No es una guerra, es un exterminio”.

Pese a que no se ha reunido tanta gente como otros años, la clase trabajadora española ha dejado claro su compromiso con los servicios públicos, y la necesidad de la lucha en la calle, independientemente del color que tome el gobierno, por la defensa de nuestros derechos.