Feliks S.

El domingo quince de noviembre, los trabajadores de los supermercados Lupa, Gadis, Alimerka, Froiz y La Plaza han celebrado asambleas en todas las capitales de provincia de Castilla y León. El objetivo: reclamar un salario digno para el sector. Desde enero de 2020 se viene negociando un nuevo convenio sectorial y los trabajadores han dicho basta, hastiados de las propuestas de la patronal. Una patronal que ha visto su facturación y su beneficio dispararse durante la pandemia mientras los trabajadores debían permanecer en primera línea por un sueldo de miseria y muchas veces sin ningún medio de protección frente al virus.

En 2021, tras diecisiete reuniones de la mesa negociadora, la propuesta empresarial es de una subida salarial del 1,5% anual. Los trabajadores exigen llegar a un salario mensual de 1200€ para 2025, lo que equivaldría a una subida del 3% cada año desde el 2021. Sin ser una reivindicación exagerada sí supone una importante mejora en las condiciones de sobreexplotación que viven los trabajadores del sector.


FEPCS cXMAAH0MkCientos de trabajadores han asistido a las asambleas de hoy convocadas por CCOO (mayoritario en la mesa negociadora) y UGT. Si bien la participación no ha sido todo lo alta que se podría desear, sí es un gran paso teniendo en cuenta que es la primera vez que este sector se moviliza en Castilla y León y que uno de los sindicatos convocantes (UGT) no ha movilizado ni siquiera a sus propios delegados para que acudan a las asambleas.

Las asambleas han ratificado la voluntad de los sindicatos de acudir a la huelga si las empresas no ceden, fijando la primera jornada de paro el 7 de diciembre.

Desde el PCEml y la JCEml hemos acudido a las asambleas de Ávila y Salamanca para dar nuestro apoyo a las justas reivindicaciones y colaborar en la organización de la huelga.