Imprimir 

Las piscinas municipales permanecieron cerradas el pasado día 17, ya que los monitores y el personal de salvamento secundaron en su totalidad la huelga convocada como protesta por el impago por parte de la empresa Pazos Salud y Ocio S. A., adjudicataria de este servicio,

de hasta cinco meses de salario.

Las piscinas son las infraestructuras deportivas públicas más utilizadas por los gijoneses, con una media de 1.365 usuarios diarios, según las cifras del pasado año.

El concejal de Deportes, Pedro Barbillo, explicó ayer las gestiones realizadas desde el Ayuntamiento para tratar de solucionar este problema que se inició a mediados del pasado mes de mayo, aunque ya desde diciembre del 2013 se habían producido algunos retrasos en el pago de las nóminas. Desde mayo, Pazos, actualmente inmersa en un concurso de acreedores, dejó de pagar a sus trabajadores. Tras las protestas de los empleados, el Ayuntamiento acabó retirando la concesión a la empresa y abrió un nuevo concurso que será fallado el próximo lunes. Al mismo se presentaron dos firmas: una gallega y otra madrileña.

Los trabajadores solicitaron a través de un documento que desde el Ayuntamiento se les garantizase la subrogación por parte de la nueva empresa; y que en el caso de que no cumpliera con este requisito, el Ayuntamiento actuara con mayor rapidez y un compromiso municipal que garantizase el cobro de los salarios pendientes. Barbillo considera que de las dos primeras peticiones la firma ha presentado las suficientes garantías, mientras que sobre la tercera está pendiente de que la jueza que lleva el concurso de acreedores permita utilizar la fianza que en su momento tuvo que presentar Pazos para pagar de ahí los salarios.

Los trabajadores, que volvieron a reunirse el día de la huelga en asamblea nocturna para analizar los compromisos municipales, acordaron finalmente y por mayoría desconvocar la huelga en las instalaciones deportivas.

Los trabajadores recibieron comunicados de apoyo por parte de IU y también de Podemos. Ambas agrupaciones instan al concejal Barbillo a que solucione cuanto antes una situación que "se inició antes del verano y debería estar ya resuelta".

Fuente: La Nueva España, 18/10/2014