J. Morales

Aunque en general la mayoría de los jóvenes en nuestro país sufren la lacra del paro y la precariedad en el empleo, son los hijos de los sectores más pobres de  la población los que se llevan la peor parte  también en el ámbito de la educación. Históricamente en España, a estudiar FP iban mayoritariamente los hijos  de los obreros, aunque esta tendencia ha experimentado una pequeña variación en los últimos años, con los cambios en la esfera productiva. Ahora, el ansia de beneficios del capital, en una crisis capitalista como en la que estamos  inmersos, hace que el sector público (sanidad, educación…) sea visto como un gran nicho de negocio y especulación. Y una vez más a costa de los más débiles  económicamente.

El 28 de julio de este año, saltaba a los medios de comunicación,  una alarmante noticia “Casi 7000 jóvenes madrileños, condenados  a la precariedad  se quedaban sin plaza en la FP de Grado Medio”, como si fuera una novedad solo de este curso y no la tónica general de las últimas décadas.

Como bien  señalaba algún  periódico éste es un problema crónico, aunque este año el déficit de plazas ha roto con todas las previsiones  anteriores: para las  21075 plazas subvencionadas con fondos públicos disponibles en Madrid, existe una demanda de 28.013 según informan los directores de centros, siendo excluidos, por tanto, casi un tercio de los candidatos. Con la excusa de paliar este brutal desequilibrio,  el gobierno regional “ofrecía unas 2000 plazas más entre la pública y la concertada”, procurando ocultar el número de rechazados.

Tanto el profesorado como los directores de centros (Adimad) venían alertando  que esto iba a suceder. En realidad como ellos afirman no existe voluntad política para solventar este mal crónico. Todo se ha orientado desde hace mucho tiempo a que la concertada se lleve cada vez una parte mayor del presupuesto.

A pesar de las denuncias que año tras año realizan CCOO, La Asociación de padres y Madres (FAPA) Giner de los  Ríos y La Asociación de Directores de Instituto Públicos (Adimad), la Consejería de Educación, tiene  evidentemente una estrategia trazada, que va en la dirección opuesta a la que reclaman estas organizaciones.

El Gobierno de  Isabel Ayuso y Enrique Osorio tienen como objetivo claro privatizar todo aquel ámbito del sistema educativo, que constituya un claro nicho de negocio para el capital, sea éste nacional o extranjero. De hecho, en los 10 últimos años el número de alumnos que estudia FP en centros concertados y privados ha aumentado de un 27% a un 44%, del total. Y conviene no olvidar que en los centros privados se cobra a los alumnos  entre 4000 y 10 000 euros anuales, dependiendo de los ciclos y especialidades.

Así pues, en Madrid (sirva de ejemplo esta Comunidad de un mal que en general afecta a todo el Estado y en especial aquellas comunidades gobernadas por la derecha reaccionaria ), unos 18.000 alumnos, más de la mitad de los que querían estudiar un grado superior, se han quedado sin plaza en centros públicos, a los que hay que sumar los 7000 de grado medio ya mencionados.

La abierta y clara estrategia, que se desarrolla año tras año consiste en cerrar aulas y eliminar ciclos de los centros públicos y mantener  la oferta publica muy por debajo de las necesidades del alumnado demandante. Además se empuja a los alumnos que puedan  hacer frente al coste de la matrícula hacia el sector privado, mediante el denominado cheque escolar.

Siguiendo con el ejemplo de Madrid, la Consejería de Educación, por orden de mayo del 2021, ha destinado 18.5 millones de euros para becas de unos 2000 euros de media. Esto es, más de 9000 alumnos fueron derivados a la FP privada en la comunidad de Madrid. Estamos claramente ante  una política deliberada y planificada por el equipo neoliberal de Osorio–Ayuso.

LA FP DUAL, UN CABALLO DE TROYA PARA OFERTAR MANO DE OBRA  MUY BARATA A LOS CAPITALISTAS QUE BUSCAN BENEFICIOS FÁCILES.

El supuesto éxito de la FP DUAL es, según sus propios promotores admiten, haber logrado contentar a las empresas que, como cínicamente reconocen, “son empresas y no ONGS,”

España está muy lejos de los porcentajes de la media europea de matriculados en FP DUAL, del total de matriculados; pero lo que se pasa por alto es que la empresa media española no se parece en nada a la empresa media europea, ni en monto de capital, ni en formación y estructura. Por ese motivo, la FP DUAL no tiene buen predicamento entre el profesorado, conocedor de lo poco que los alumnos pueden “aprender” en muchas empresas españolas que aprovechan la FP dual para disponer de mano de obra barata y subvencionada por el estado. ¿Quiénes son los principales promotores de la FP DUAL?.   En primer lugar, La administración, apoyada por la Fundación Bertelsman,  un emporio editorial Alemán y que en su día fue la mayor editorial del régimen nazi. En estos momentos esta “Fundación” es la principal promotora, que el PP presenta como modelo. Berteslman se sirve de despachos de abogados y otro organismos implicados en el negocio de la educación en connivencia con grandes multinacionales y bancos como el J.P. Morgan y otros

El periódico el País del domingo 18 de Septiembre del 2021 se hacía eco del problema con el siguiente titular: “Los fondos de inversión buscan negocio en la FP ante la escalada de demanda y la escasez de plazas” El artículo señala que el aumento de la demanda y la falta de plazas públicas deja un jugoso hueco de negocio a la privada y pone como evidencia la compra  por 200 millones de euros por parte de KKR, un fondo de inversión  de EE.UU,  de una red de centros de la compañía de educación Medac, que habría multiplicado su valor por siete en tres años.  KKR ha adquirido también en el último año la compañía MasterD  dedicada a preparar oposiciones y cursos de FP y el Instituto Técnico de Estudios Profesionales.

Se puede entender así  la causa de la falta de oferta de plazas públicas  como algo  programado  por los responsables de la comunidad de Madrid y  parte de la corrupta actividad de Isabel Ayuso  y su consejero de educación Enrique Osorio.

La lucha por una educación gratuita, publica, científica, digna  y de calidad para todos los trabajadores ha sido y debe continuar siendo parte de la lucha de la obrera clase por su emancipación total; y en la España actual esta lucha tiene tintes republicanos. A ella hemos de incorporar a los jóvenes (futuros trabajadores) y al profesorado que los educa.