Imprimir 

Arturo Gómez

El gobierno sirve en bandeja de plata a la patronal una masa de jóvenes condenados a la explotación laboral. Solamente cabe manifestar nuestro más enérgico rechazo a esta Ley que hace de la formación profesional un negocio privado con las políticas más neoliberales en un contexto de crisis económica mundial. Tras las modificaciones que la LOMLOE ha introducido en la Ley Orgánica de Educación y en la Ley Orgánica de las Cualificaciones y la FP, el Proyecto de Ley que inicia ahora el trámite parlamentario apunta a una reforma, pactada ya con la patronal y el IBEX-35, que afectará a todo el sistema de Formación Profesional.

Estamos presenciando una planificación de la FP en función del mercado. En septiembre se dio luz verde a la nueva y neoliberal Ley de la Formación Profesional. El Consejo de Ministros ha aprobado este proyecto, cuyo Anteproyecto fue elevado al Consejo de Ministros en junio pasado, que establece importantes cambios en la formación profesional del régimen monárquico de Felipe VI, donde la FP Dual se convierte en el epicentro de esta reforma que se pondrá al servicio de la economía de mercado.

Una de las pretensiones del proyecto de Ley, en el contexto del Plan Estratégico de Modernización de la FP , es reforzar el vínculo entre el mundo del trabajo y el mundo de la educación y la formación lo que significa servir en bandeja de plata a los empresarios una masa de jóvenes, condenados a la explotación laboral, los bajos salarios, la temporalidad y la precariedad.

Ya el Anteproyecto de Ley suponía poner la formación profesional al servicio de los intereses privados de las empresas y de la oligarquía del régimen borbónico y no de las necesidades del alumnado o del pueblo en su conjunto, siendo la formación profesional un servicio público que debiera velar por el interés general.

El alumnado pasará muchas horas en la empresa en vez de en su centro educativo, rescatándose la figura del aprendiz y se crearán falsas expectativas de inserción laboral como si el modelo dual pudiera resolver los problemas estructurales de desempleo juvenil.

Los principales rasgos del Proyecto de Ley son:

- Consagración definitiva de la FP dual como opción preferente y casi única de todo el sistema de FP.

- Reconversión de la actual Formación en Centros de Trabajo (FCT) en prácticas en empresa hasta el 50% del total de horas de los ciclos formativos.

- Revisión en profundidad del Sistema Nacional de Cualificaciones y de la estructura y organización de los Títulos que otorga un protagonismo excepcional al empresariado y sus expertos, reformando tanto el Observatorio como el Instituto Nacional de Cualificaciones.

- Se apuesta por una extensión y ampliación de la estructura modular y un aumento de la oferta de módulos, clasificados en niveles de cualificación de A hasta E, que se podrán cursar a la carta como unidades acumulables.

- La reforma, en paralelo con la digitalización de la industria, el comercio y los servicios, apuesta por un impulso decisivo a la digitalización del campo educativo, la enseñanza telemática y el aumento de la oferta de formación y competencias digitales en consonancia con robotización y la uberización de la economía.

El objetivo de la reforma de la FP es gestionar ese periodo llamado de transición profesional a base de breves periodos de trabajo temporal alternándolos con periodos de formación. A ello apunta la ampliación de la modularidad a la carta a base de unidades formativas, los módulos de niveles A a E, capitalizables y acumulables en la carpeta personal de competencias a modo de la mochila austríaca en el tema de la jubilación.

La nueva propuesta educativa amplía considerablemente el número de niveles con los que un trabajador puede acreditar su nivel de conocimientos. Tendremos desde el Grado A hasta el Grado E, siendo el primero el más básico y que acredita una competencia parcial hasta el más avanzado, que equivaldría a un grado superior junto a un curso de especialización:

Grado A: Acreditación parcial de competencias

Grado B: Certificado de Competencia Profesional

Grado C: Certificado Profesional

Grado D: Ciclos Formativos (Grado Básico, Grado Medio y Grado Superior)

Grado E: Cursos de especialización (título de especialista y Máster Profesional)

Este sistema de acumulación de unidades formativas y competenciales se convierte en una trampa para los aprendices que, ante la falta de empleo, se verán llevados a continuar formándose: la única salida de la formación ya no es asegurarse un empleo. Se trata así, al mismo tiempo, de cerrar las puertas de la enseñanza superior a la mayor parte de la juventud con menos recursos y condenar a millones de jóvenes a los flujos entre diferentes vías formativas y entre la formación y el empleo. Esta es la vida que les espera a millones de jóvenes aprendices: ni trabajadores, ni estudiantes; atrapados en el aprendizaje a lo largo de la vida. Se trata de mantener a una parte importante de la población juvenil en el estatus de aprendiz: ni parado, ni estudiante, pero permanentemente disponible y empleable en una reserva.

Que la FP dual sea la modalidad de referencia de la FP del Sistema Educativo es la justificación perfecta para que el trabajo de aprendiz en una empresa no sea remunerado, se presume que durante ese trabajo el alumno/a-aprendiz ya obtiene  algo a cambio: formación y empleabilidad.

La nueva Ley de FP obligará a crear la figura del tutor dual. Una persona designada en la empresa que actuará como enlace entre la compañía y el centro docente que actuará como prospector de mercados.

Por otro lado, los fondos de inversión buscan negocio en la FP ante la escalada de demanda y la escasez de plazas

La compra de una red de centros por parte de un fondo estadounidense por 200 millones evidencia el auge de los estudios profesionales. La privada se abre un gran hueco allí donde no llega la pública por falta de inversión en lo público por parte del gobierno. Hay un desajuste entre demanda y oferta, en el que el sector privado, evidentemente, ve un nicho de mercado.

Según Diario El País En 2018, “el fondo español Queka Real Partners adquirió el 51% de la empresa andaluza Medac, una red de 30 centros de FP, por 15 millones de euros, y ahora el fondo estadounidense KKR compra la compañía entera por 200 millones, lo que ha multiplicado su valor por siete en solo tres años. La compra de Medac por parte de KKR se suma a otras dos adquisiciones hechas por la firma en el último año: MasterD, especializada en preparación de oposiciones y cursos de FP, y el Instituto Técnico de Estudios Profesionales (ITEP)”. (1)

El Defensor del Pueblo ha abierto una investigación sobre la falta de puestos públicos de FP en la Comunidad de Madrid y Cataluña. En la primera, unos 24.000 aspirantes se han quedado fuera del título que querían cursar y en la segunda, son entre 14.000 y 20.000, según los cálculos del sindicato CC .OO.

“Los datos de la campaña de matriculación en Formación Profesional en Madrid para el curso 2021-2022 son escandalosos. En julio se quedaron 6.938 personas sin poder matricularse en Ciclos Formativos de Grado Medio. A ellos hay que sumar otros 17.976 (el 54%) que se quedaron sin una plaza pública para cursar un ciclo de Grado Superior. Son un total de 24.914 solicitudes rechazadas de personas, obligados ahora a ir centros privados y concertados o a quedarse en su casa por no poder pagar tasas de 7.000 a 10.000 euros. Este desastre de la FP en Madrid pone de manifiesto que no estudia quien quiere sino quien puede” (1).

 

(1) Los fondos de inversión buscan negocio en la FP ante la escalada de demanda y la escasez de plazas | Educación | EL PAÍS (elpais.com)