DOCUMENTOS

Comunicado del Comité Ejecutivo del PCE (m-l)

En noviembre de 2011, el ultrarreaccionario PP obtenía la mayoría absoluta, recogiendo el voto del desencanto y el hartazgo con las políticas antipopulares de su antecesor, Zapatero. Desde entonces, el Gobierno Rajoy ha venido aplicando aún más brutales recortes sociales, políticos y económicos. La respuesta del proletariado y de las clases populares no se hizo esperar: la movilización se generalizó de un extremo a otro de España, y la lucha de la mayoría trabajadora acercó al compromiso político a los sectores más activos en la movilización, lo que hizo avanzar a su vez la unidad de la izquierda, a pesar de todas las incomprensiones y dudas.

Afrontamos este Primero de Mayo en medio de una dramática situación social. Pese a ello, es claramente perceptible un descenso de la movilización popular: del mismo son responsables el oportunismo de los cabecillas sindicales, que, temerosos de verse desbordados por la combatividad de los trabajadores, han procurado llevar la lucha a los cauces, cada vez más inútiles, de la concertación y el pacto; y el miedo de los dirigentes políticos de la izquierda que han rechazado dar la batalla por la unidad contra el régimen, como exigía el clamor de las bases.

Comunicado del Comité Ejecutivo del PCE (m-l)

Las contradicciones siguen presentes. Y la alternativa que puede garantizar un cambio efectivo sigue siendo la misma. Nuestro país tiene unos gravísimos problemas estructurales que solo pueden encararse mediante la ruptura política con la monarquía y la proclamación de la III República. La monarquía y la Constitución de 1978 son el fundamento político de un modelo que apuesta por la privatización de los servicios públicos, la consolidación del paro y la precariedad laboral y el repliegue del Estado hacia funciones meramente represivas.

El Partido Comunista de España (marxista-leninista) apoya la lucha que llevan a cabo las Marchas por la Dignidad y considera que las movilizaciones populares deben llenarse con un contenido político, porque no existe una salida de la crisis sin una ruptura política con el régimen surgido en los años de la Transición, como tampoco es posible acabar con la corrupción en el marco de la monarquía y la Constitución de 1978. La monarquía, el bipartidismo y la Constitución forman parte de un entramado político al servicio de una oligarquía que se enriquece con la crisis.

Comité Ejecutivo del PCE (m-l)

La victoria electoral de Syriza el pasado 25 de enero ha sido la expresión del rechazo generalizado de los griegos a la política de miseria impuesta por la Unión Europea, que ha llevado a la caída de un 25% del PIB, al despido de 200.000 funcionarios y a la emigración de 200.000 personas, jóvenes en su mayoría. De hecho, si no tenemos en cuenta las fallidas promesas de Hollande antes de su elección en Francia, es la primera vez que una fuerza que accede al poder en la UE cuestiona la catastrófica política de «austeridad».

El Comité Gallego del Partido Comunista de España (Marxista Leninista) y el Comité Revolucionario Benigno Álvarez hemos secundado la gran manifestación convocada por la plataforma Queremos Galego el domingo 8 de febrero para defender nuestro idioma, frente a los ataques del impopular PP, tanto en la Xunta, haciendo de lacayo una vez más de los intereses del Régimen del 78 (que otorgaba una supuesta oficialidad a nuestra lengua, oficialidad cada vez más deteriorada por los gobiernos del capital), como a nivel estatal, imponiendo una forzosa castellanización a las naciones y pueblos de España.

Sólo mediante una dura y sostenida pelea de los trabajadores europeos contra las políticas neoliberales, y contra los Estados que las sustentan, se podrá hacer que los desastres producidos por la crisis económica recaigan sobre sus responsables y avanzar hacia la superación de su causa última, el desorden capitalista. En este sentido, una victoria de Syriza puede devolver la iniciativa a los trabajadores y abrir una fase a la ofensiva en Europa.

Comunicado del Comité Ejecutivo del PCE (m-l)

La crisis estructural en que se encuentra sumido el capitalismo desde 2007 ha incrementado notablemente las tensiones entre las principales potencias imperialistas: Estados Unidos, Rusia y China. Aunque Estados Unidos se mantiene como primera potencia militar, su hegemonía económica, indiscutible durante las cuatro décadas posteriores a 1945, se ve comprometida por el ascenso de China, Rusia, Brasil e India. El gobierno de Estados Unidos ve con creciente inquietud el poder económico del capitalismo chino, que ha pasado de inundar con sus mercancías los mercados mundiales a invertir enormes sumas de capital en zonas estratégicas.

Celebramos nuestro III Congreso de este nuevo período de existencia del Partido, tras su reconstrucción en 2006, en medio de una dura situación política y social. Tras siete años de crisis capitalista y brutales recortes de derechos, la amenaza de nuevas agresiones se cierne sobre nuestra clase, sin que haya síntoma alguno de remisión efectiva del paro y la miseria, pese a los augurios y fanfarrias del Gobierno.

Estimados amigos y compañeros, estimados camaradas:

Acabamos de celebrar el III Congreso del Partido en su nueva época, en el que hemos elegido una nueva dirección a la que se incorporan camaradas jóvenes y con probada conciencia de clase.

El III Congreso del PCE (m-l) en su nueva época (VIII de su historia) dirige su saludo a los camaradas de las organizaciones hermanas de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas, a todos los comunistas del mundo, al conjunto de la clase obrera y a los pueblos.

Los días 6, 7 y 8 de diciembre se ha celebrado en Madrid el IX Congreso del PCE (m-l). Desde su convocatoria se han venido celebrando reuniones de las distintas organizaciones para debatir los documentos presentados por la dirección de nuestro Partido que, una vez aprobados, serán la guía para el trabajo de todas las células y comités.

Como se señala en el Informe General presentado por el Comité Ejecutivo saliente y aprobado tras el debate por los delegados, a lo largo de los cinco años transcurridos desde la celebración de nuestro anterior Congreso los cambios en todos los órdenes, tanto en el plano nacional como en el internacional, se han sucedido a gran velocidad y el imperialismo ha exacerbado las contradicciones sociales hasta el extremo: una ínfima minoría oligárquica impone su dominio en todos los ámbitos, mientras paga sus crisis la mayoría social y con particular dureza el proletariado, que afronta una degradación sin precedentes de su situación económica y social.

IX Congreso del PCE (m-l)

Cada vez con mayor visibilidad, es perceptible, a escala global, el avance de las posiciones fascistas, tanto como el fracaso de las recetas socialdemócratas, reformistas y populistas, que niegan la necesidad de la revolución y el papel histórico del proletariado. Este proceso tiene también, desde luego, su expresión en nuestro país: la celebración de elecciones generales el pasado 10 de noviembre, por cuarta vez en cuatro años, es reflejo de ello. Y, una vez celebradas, va quedando claro que, como hemos señalado públicamente, lejos de resolverse los problemas del régimen, estos se han agudizado, polarizando y dispersando más aún el campo de la burguesía.

Sin que las graves consecuencias de la última crisis económica se hayan visto en absoluto resueltas para el proletariado y los pueblos, las perspectivas de una nueva contracción están llevando a una agudización de las contradicciones interimperialistas. La guerra comercial entre EEUU y China, y el aumento de las tensiones entre ambas potencias en todos los continentes, con el concurso asimismo de Rusia, hacen que no se pueda descartar ni siquiera una conflagración mundial. La creciente agresividad yanqui en América Latina, en particular, es una expresión particularmente clara de este incremento de las tensiones entre las distintas potencias por el control de los mercados y las materias primas, y supone también un agravamiento de la contradicción entre el imperialismo y los pueblos, que afecta en especial a países como Brasil, Chile, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Colombia y Perú, y que está hallando una respuesta popular creciente en toda la región.

La mujer en España ha alcanzado a lo largo de los últimos 40 años una serie de conquistas y de derechos legales que la situación de crisis económica, social y política ha impedido que se hagan realidad. El avance del fascismo acrecienta el riesgo a la involución y a la pérdida de derechos conquistados.

El movimiento feminista debe poner en el centro de la lucha todo lo que tiene que ver con la reproducción, porque es su mejor arma para organizarse a partir de las cuestiones materiales de vida, ya que la lucha contra el capitalismo es una batalla que se despliega, fundamentalmente, en el terreno material, no en el psicológico, ni en el educativo, ni en el moral, aunque estos sean aspectos importantes.

La JCE (m-l) ha empezado a dar en estos últimos años pequeños pasos, que como los pasos del niño que comienza a andar han sido a veces inseguros, con errores, traspiés y torpeza, pero pasos necesarios para aprender a andar por uno mismo. Con la guía del Partido, hemos pasado de ser una Juventud golpeada y muy falta de militancia a, en el día de hoy, tener una organización que comienza a levantar la cabeza con orgullo y es el embrión de una verdadera organización fuerte y grande.

Somos conscientes de nuestra debilidad orgánica, de las carencias ideológicas, organizativas y de experiencia. Pero también somos conscientes de nuestra fuerza, que empieza a notarse, que comienza a ser fuerte especialmente en ciertos núcleos, y somos conscientes del potencial que muchos de nuestros jóvenes camaradas comienzan a mostrar. En conclusión, queremos afirmar que los objetivos que el anterior Congreso se planteó han sido cumplidos, y que nuestra organización ha dado un gran salto en cuanto al desarrollo, que, aunque desigual, es un hecho.

Por Sofía Ruiz

“Llegó un tiempo en que todo lo que los hombres habían venido considerando como inalienable se hizo objeto de cambio, de tráfico y podía enajenarse. Es el tiempo en que incluso las cosas que hasta entonces se transmitían pero nunca se intercambiaban; se donaban pero nunca se vendían; se adquirían pero nunca se compraban: virtud, amor, opinión, ciencia, conciencia, etc., todo, en suma, pasó a la esfera del comercio. Es el tiempo de la corrupción general, de la venalidad universal, o, para expresarnos en términos de economía política, el tiempo en que cada cosa, moral o física, convertida en valor de cambio, es llevada al mercado para ser apreciada en su más justo valor”. Carlos Marx, La miseria de la Filosofía.

En década de los 60, se produjo una profunda “revolución sexual” que puso en tela de juicio las reglas que gobernaban el comportamiento sexual y las relaciones sexo-afectivas, provocando la liberalización sexual femenina, debido a los cambios en la posición social de las mujeres y en el desarrollo de una anticoncepción efectiva.
Pero, como otras reivindicaciones de esos años, la libertad sexual se redefinió como libertad de mercado. Su consigna lo privado es publico dio paso a que el capitalismo mercantilizara, todo lo que la moral burguesa conocía como ámbito privado; y la identidad sexual, el deseo, la fantasía se transformaron en objetos de lucro de una industria que en la actualidad es la más poderosa a nivel mundial: la industria del sexo, que acabó con las formas tradicionales de organizar la prostitución para adquirir una mayor escala, concentración, normalización e integración en la esfera corporativa. La globalización amplia a escala planetaria la trata de mujeres para la explotación sexual, reduciendo la prostitución individual y “voluntaria”, a algo residual.

Comunicado de la Juventud Comunista de España (marxista-leninista)

Este año tenemos reválidas. Aquellas que fueron tan impopulares cuando se redactó la LOMCE  que fueron respondidas con las huelgas y movilizaciones masivas durante este curso, consiguieron que el Gobierno paralizara su aplicación pero con carácter provisional “mientras se lleven a cabo las negociaciones” que conduzcan a pacto educativo y, en última instancia, un nuevo marco legal.

¿Y esto en qué nos afecta?


-En la ESO, La LOMCE nos obligaba a aprobar una serie de exámenes finales sin los cuales no te daba el graduado. Ahora los exámenes no tienen efecto para conseguir el título y lo realizarán los centros que elija la administración. (será muestral, no censal)


-En Bachillerato, la selectividad era la prueba necesaria para acceder a la universidad. La LOMCE recogía que la reválida era obligatoria para conseguir el título, quisieras o no continuar tus estudios. Ahora será solo obligatoria para el acceso a la universidad y quedará como en la ESO, sin efecto académico para obtener el título de Bachiller.

Comunicado del Partido Comunista de España (marxista-leninista)

El ataque ordenado por el Presidente de Estados Unidos contra una base militar siria constituye una agresión que carece de cualquier justificación legal y viola los principios más elementales del derecho internacional. El pretexto es el supuesto ataque del ejército sirio con armas químicas contra la localidad de Jan Shijún, pero dicho acción no ha sido comprobada y, en cualquier caso, ningún país soberano, y Siria lo es, puede ser objeto de un ataque brutal como el sufrido en las últimas horas.
Los dos destructores desde los que se han disparado decenas de misiles forman parte del escudo antimisiles con sede en Rota, lo que convierte a nuestro país en protagonista directo de un acto de guerra contra un Estado que nunca ha tenido un comportamiento hostil contra España.

Cartel8marzo2017 5 600    Cartel8marzo2017 1 600    Cartel8marzo2017 3 600
         
Cartel8marzo2017 4 600   Cartel8marzo2017 2 600    Cartel8marzo2017 600px

mujerstalin

 

Por Sofía Ruiz

“La «liberación» es un acto histórico y no mental, y conducirán a ella las relaciones históricas, el estado de la industria, del comercio, de la agricultura…” (Karl Marx y Friedrich Engels, La ideología alemana.)

La figura de Stalin y de su etapa al frente de la URSS ha sido objeto de una deformación sistemática, la mayor parte de las publicaciones occidentales han estado y están al servicio del combate de la burguesía contra el socialismo. En este combate contra el socialismo, la burguesía y sus aliados no han dudado en recrear la historia de la revolución de Octubre y de los bolcheviques cambiando el rigor histórico por una serie de tergiversaciones, mentiras y falsificaciones.
En la actualidad, el capitalismo está utilizando el feminismo como recurso para dividir a la clase obrera. Desde las poderosas Instituciones capitalistas se diseñan campañas por la igualdad. Las burguesías de los distintos países incorporan a su legislación leyes contra el maltrato, declaran en sus Constituciones la igualdad y la no discriminación por razón de sexo…pero la igualdad real no llega ni puede llegar bajo el capitalismo.

«Hoy día, muchos revisionistas tergiversan la historia para justificar políticas nacionalistas y colocar a los trabajadores bajo el paraguas de sus respectivas burguesías nacionales o regionales. Para combatir esas tendencias y llevar a cabo una lucha de clases consecuente, el Partido Comunista de España (marxista-leninista) considera necesaria una organización comunista única para todo el estado que sea capaz de unificar al proletariado en su conjunto, evitando que las diferentes burguesías lo arrastren hacia su terreno, enfrentando a los trabajadores de las distintas nacionalidades y regiones entre sí.»

[Descargar la Línea Política en PDF]