La presidenta del EMEP, Selma Gürkan, castigada por sus críticas a la operación en Afrin.

A raíz del discurso que hizo delante del complejo de justicia durante el juicio a los miembros del EMEP detenidos por distribuir folletos de ‘No a la guerra’, la presidenta del EMEP Selma Gürkan ha sido condenada a diez meses de prisión bajo una multa de 6000 liras. Gürkan dijo: “esta sanción ha sido impuesta por llamar a la paz, participar en la política y la libertad de expresión”, y dejó claro que no pararía de expresar sus opiniones.

Gürkan dio un discurso sobre la operación en Afrin delante del complejo judicial durante la primera audiencia del juicio, en el que Neslihan Karyemez y Bilal Karaman fueron detenidos por repartir folletos en Estambul de ‘No a la guerra’ . Los cargos presentados contra Gürkan en la audiencia fueron de “organización y propaganda terrorista”, audiencia que tuvo lugar en la Corte de Estambul para Delitos Graves nº 26.

En el juicio contra Gürkan , se encontraban sus abogados Devrim Avcı, Yıldız İmrek, Songül Beydilli, Kamil Tekin Sürek, Leyla Han Tüzel, Gamze Gökoğlu, Semir Karataş, Mustafa Söğütlü, Hüseyin Boğatekin e İlknur Alcan.

Entre los supervisores del juicio se encontraban el presidente de People’s Houses, Nuri Günay, los vicepresidentes del EMEP Levent Tüzel y Nuray Sancar, Yavuz Okçuoğlu por parte de la Fundación Socialdemócrata, y Begali Kurnaz, miembro de la junta administrativa de la Asociación por los Derechos Humanos.

“NUESTRO DERECHO A PARTICIPAR EN POLÍTICA ESTÁ SIENDO IMPEDIDO POR ESTE JUICIO”

En su declaración contestando a la propuesta del fiscal, Selma Gürkan dijo: “en principio, expresar la crítica de nuestro partido a la operación Afrin es hacer uso de nuestro derecho a hacer política. Este derecho está siendo impedido por el presente juicio. Es un derecho está recogido en la Constitución y por tanto este juicio supone una violación de la misma; me gustaría remarcar esto. Además, la libertad de pensamiento y expresión siguen garantizadas constitucionalmente.”

Recordó un comentario del líder del crimen organizado Sedat Peker, dirigido a los académicos firmantes de una declaración de paz: “derramamos su sangre, nos bañamos en ella”. Selma continuó:

“Pese a ser una clara amenaza y llamada a la violencia, convirtiendo a los académicos en un objetivo, tal comentario está protegido bajo el argumento de ser considerado libertad de expresión. Otro ejemplo: el jefe de las Comunicaciones Presidenciales, Fahrettin Altun, incluso defendió el acto de golpear a Kemal Kılıçdaroğlu en un intento de linchamiento en Çubuk, diciendo: ‘el derecho a la protesta está garantizado constitucionalmente’, tratado como si fuese algo democrático. Los intentos de linchamientos a nuestros ciudadanos kurdos han sido considerados ‘protestas de ciudadanos sensibles’. Hemos visto valoraciones similares incontables veces por parte de miembros del partido del Gobierno. Y ahora, estamos siendo procesados por considerar errónea y criticar una decisión del gobierno sobre política exterior. Imagino que en ningún precedente democrático está aceptado el doble rasero a la hora de implementar derechos políticos y las libertades de pensamiento y expresión. Si nosotros como partido político no somos capaces de expresarnos libremente ni de criticar la política del Gobierno, probablemente no podamos hablar de que hay democracia ni libertad.”

Gürkan resumió diciendo: “pido el cese inmediato de este juicio, que nunca debió haber comenzado, con mi absolución, teniendo en cuenta también las razones que presentarán mis abogados.”

RECHAZADA LA PETICIÓN FISCAL POR ANTICONSTITUCIONAL

A continuación, los abogados rechazaron la petición fiscal. Dijeron que era contraria al Artículo 7/2 número 3713 y, resumiendo los Artículos 1, 10, 25, 26, 28 y 38 de la Constitución, Yildiz Imrek dijo: “protestamos por anticonstitucionalidad. Pedimos que este caso sea remitido a la Corte Constitucional.”

Tal solicitud fue rechazada, aludiendo que no se cumplían las condiciones para ello.

Sucesivamente, el abogado Devrim Avci dijo: “EL uso de expresiones abstractas es contrario a los principios de un juicio criminal. El derecho de participar en la política de mi clienta está siendo impedido por este juicio y pedimos una sentencia de absolución para ella.”

El abogado Mustafa Söğütlü insistió:

“Es imposible estar de acuerdo con la acusación del fiscal. Tal acusación no es otra cosa más que un comunicado del Gobierno, cuando debería ser algo independiente. Fiscal y jueces de este juicio, ustedes están vinculados a las Cortes Constitucionales. Están impidiendo la libertad de expresión de mi clienta. Las actividades de los partidos políticos están garantizadas constitucionalmente, por lo que impedirlas supone un crimen. Es normal que los líderes de partidos políticos hagan declaraciones. Mi clienta realizó un discurso a favor de la paz y en contra de la operación Afrin. Defender la paz no es un crimen bajo ninguna ley moderna.”

SENTENCIA DE CÁRCEL CONVERTIDA EN MULTA

Tras tomar un descanso, se dictó una sentencia de un año de cárcel. Teniendo en cuenta las relaciones sociales de Gürkan y su conducta durante el transcurso del proceso, se le rebajó a diez meses y se fijó una multa administrativa de 6000 liras.

GÜRKAN: ESTA MULTA HA SIDO POR DEFENDER LA PAZ Y LA PARTICIPACIÓN EN LA POLÍTICA

En unas declaraciones a Evrensel tras la sentencia, Gürkan dijo: “esta es una multa que me han puesto por defender la paz y los derechos a participar en la política y a expresarse libremente. Esto es un claro indicador de la gradual recesión democrática en nuestro país. Esta sentencia nunca nos impedirá participar en política ni de expresar nuestra opinión.”

EMEP: CASTIGADO POR LLAMAR A LA PAZ

La declaración hecha por el Partido del Trabajo (EMEP) sobre la multa impuesta a la presidenta, Selma Gürkan, dice: “hubo intención de impedirle a un partido político participar en la política y de castigar una llamada a la paz.”

Dicha declaración añade: “nótese que la presidenta del EMEP Selma Gürkan realizó un breve discurso el 27/07/2018 en frente del Complejo Judicial de Estambul, previo al juicio en el que miembros de nuestros partidos fueron procesados por repartir folletos que rezaban ‘No a la Operación Afrin. Queremos paz, no guerra’, y que ella criticó las políticas bélicas del Gobierno y llamó a la paz. Se abrió un juicio contra Selma Gürkan por tales declaraciones, bajo los cargos de llevar a cabo propaganda terrorista. El 24/04/2019 tuvo lugar una sentencia de diez meses de cárcel, impuesta por el juicio bajo la dirección de la Corte de Estambul para Crímenes Graves nº26, y dicha sentencia de diez meses se convirtió en una multa. Presentaremos nuestra protesta hacia tal sentencia ante la Corte Regional de Justicia de Estambul.”

“Tratan impedir a un partido político participar en política.”

La declaración, enfatizando que el caso no tenía base legal y que la acusación del fiscal estuvo basada en argumentos políticos y transmitían una declaración del Gobierno, declaraba lo siguiente: “Mediante la sentencia impuesta a nuestra presidenta hay básicamente un deseo de impedirle a un partido político participar en la política, y se castigó un llamamiento a la paz. Mientras la presidenta de un partido político es castigada por unas declaraciones exentas de violencia, líderes del crimen organizado que hablan abiertamente de matar gente y bañarse en la sangre de académicos, continúan impunes en nuestra sociedad.”

“HAY INTENCIÓN DE LLEVAR LA POLARIZACIÓN SOCIAL A NIVELES EXTREMOS”

Remarcando que los discursos de odio han continuado incesantemente desde las elecciones del 31 de marzo y que las semillas del odio y la hostilidad han sido plantadas por los propios dirigentes del Gobierno, la declaración del EMEP dice: “Asimismo, el líder de otro partido político, Kemal Kılıçdaroğlu, sufrió un intento de linchamiento en Ankara, mientras los que perpetraron dicho acto fueron liberados prácticamente como héroes. En estos días que vivimos, tales condenas no bastan y hay intención de llevar la polarización en nuestra sociedad a niveles extremos mediante la señalización de personas concretas.

“NO ABANDONAREMOS NUESTRA LUCHA POR LA JUSTICIA, LA PAZ Y LA LIBERTAD”

Señalando que equiparar a opositores de las políticas belicistas con terroristas ha llevado al país a la situación creada, la declaración del EMEP dice: “La necesidad del pueblo de Turquía, de su clase trabajadora, es de paz, libertad y democracia. Con su insistencia en castigar la defensa de la paz, la posición que está tomando el poder judicial quedará reflejada como una mancha negra en la Historia. Declaramos que no aceptamos la multa impuesta a nuestra presidenta, Selma Gürkan, y no le atribuimos ningún valor ni legalidad. No abandonaremos nuestra lucha por la justicia, la paz y la libertad.”