¡Solo la Revolución Proletaria es cambio! ¡Somos las masas las hacedoras de la historia!

Hoy en México se realiza la jornada electoral más extensa de todo el periodo de la democracia burguesa en nuestro país, por el número de puestos que son electos (Presidencia de la república, Congresos de la Unión, 9 gubernaturas, 27 congresos locales, 1596 municipios) ; en medio de una creciente violencia que incluye más de 132 asesinatos vinculados al proceso electoral; por parte de los candidatos y partidos burgueses que derrocharon inimaginables cantidades de recursos del erario público, en una campaña hueca en propuestas para atender los grandes problemas que laceran a la clase obrera y los pueblos de México.

Independientemente de los resultados de las votaciones, para la mayoría de los desposeídos, los explotados y oprimidos; hay dos tendencias claras: a) millones de hombres y mujeres que salieron a votar, lo hicieron contra el régimen imperante, contra el status quo, contra los partidos neoliberales proimperialistas; contra la superexplotación y el saqueo de los recursos naturales, contra la depredación del medio ambiente, contra la política fascista y contra las reformas estructurales; b) Aquellos que decidieron no acudir a las urnas, convencidos de que las elecciones no modificarán en lo esencial la situación de las clases sociales en el país; la burguesía y su oligarquía, seguirán acumulando despiadadamente capital, mientras que los miserables del campo y la ciudad, seguirán empobreciéndose día a día; porque ¡Somos las masas las hacedoras de la historia!.

En pocas horas, se anunciarán los "resultados oficiales", en los medios de comunicación nacionales e internacionales, los funcionarios del INE, los representantes de los poderes de la unión, los candidatos y partidos, afirmarán la transparencia y pureza de la democracia burguesa; proclamarán la fortaleza de sus leyes e instituciones para convalidarlas como los precursores de la auténtica democracia; pero el proletariado y los pueblos de México, sabemos que la democracia burguesa, expresada en estas elecciones, chorrea sangre y transpira pus por todos sus poros; es la evidencia fidedigna de un modo de producción capitalista que huele a cadáver, pero mediante las votaciones pretende recibir un poco de respiración para seguir oprimiendo y explotando a las masas populares.

Sin embargo, para hablar de un verdadero cambio, para iniciar el camino de erradicación de la explotación del hombre por el hombre; hace falta hacer añicos todo el complejo institucional del estado mexicano, mediante una Revolución Proletaria, dirigida por la clase obrera y su Partido Comunista Marxista-Leninista. Para acercar este camino, es indispensable que después de este proceso electoral, reforcemos los procesos de Frente Único, hacia la construcción de la Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México; será imperante que mantengamos la lucha en las calles, haciendo efectivas todas nuestras formas de lucha, hasta alcanzar a desarrollar la Huelga Política General; levantando como banderas inmediatas de lucha: 1.- La derogación de todas las reformas estructurales aprobados por los partidos del Pacto por México, 2.- Nacionalización de Pemex y las empresas privatizadas durante el periodo neoliberal y cancelación de las concesiones mineras que abarcan más del 30% del territorio nacional; 3.- Cancelación del pago de la Deuda Externa, 4.- Alza general de salarios, hasta recuperar en primera instancia, su valor perdida en todo el periodo neoliberal, etc. Como elementos fundamentales para avanzar en la acumulación revolucionaria de fuerzas porque ¡Sólo la Revolución Proletaria es Cambio!

¡Por la Unidad de la Juventud Proletaria Rumbo al Socialismo!
¡Unidad de Todo el Pueblo por la Revolución Proletaria!
¡Proletarios de Todos los Países, Uníos!

UNIÓN DE L A JUVENTUD REVOLUCIONARIA DE MÉXICO
FRENTE POPULAR REVOLUCIONARIO
PARTIDO COMUNISTA DE MÉXICO (MARXISTA-LENINISTA)

Ciudad de México, 1 de julio del 2018