Los militantes de la célula salmantina del PCE (m-l), junto con la organización cultural Estudiantes por la República, han celebrado un acto político en torno al tema “Marxismo y Feminismo” en la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, en el que contó con la camarada Luisa Martín como ponente.

Tras una breve introducción por parte de una de las compañeras de Estudiantes por la República, la camarada Luisa hizo un resumen breve pero completo de los planteamientos de ambos movimientos, para luego pasar a un examen de su relación, a veces antagónica, a veces complementaria. La exposición tocó con claridad puntos tan delicados como la ausencia de una perspectiva económica en ciertas corrientes del feminismo, sin dejar de reconocer los avances y retrocesos que se han ido desarrollando durante su intensísima historia. También se criticó la falta de atención del marxismo clásico al tema de la opresión de la mujer, más allá del estudio de sus orígenes realizado por Marx y Engels allá por el siglo XIX.

Desde luego, no quedaron en el olvido aportes posteriores por parte de las dos corrientes, como el siempre útil punto de vista de Alexandra Kollontai o el feminismo interseccional encabezado por Angela Davis; pero la autocrítica honesta de una marxista consecuente como lo es Luisa no podía no señalar que hace falta una actualización del análisis de género desde el marxismo: debemos construir sobre lo aportado por Marx, Engels y quienes les siguieron, pero no limitarnos a un análisis que, por acertado que sea, se refiere a una situación diferente a la actual.

El debate que siguió a la charla hizo surgir más cuestiones que complementaron lo dicho, tales como los riesgos de dividir la sociedad por géneros y no por clases, o el combate constante entre las corrientes más reaccionarias del feminismo y aquellas que, conscientes de la necesidad de localizar la raíz del problema, se acercan al marxismo. El número de asistentes y la cantidad de preguntas y comentarios a lo dicho por Luisa se puede considerar prueba de que el tema del feminismo en relación al marxismo interesa mucho, al menos en el sector estudiantil, y, sobre todo, de que debe estar entre las prioridades del marxismo-leninismo. También demuestra que los esfuerzos de este tipo dan sus frutos, y aunque es pronto para decir exactamente cómo de efectivos son realmente, nuestra impresión es muy positiva y creemos que puede servir tanto de formación ideológica para posibles simpatizantes como de camino para hacer saber de la postura (y existencia) del Partido a las masas.

PCE (m-l) Salamanca

2 3 4 6