Por Julio Calafat

El fiscal anticorrupción, el tal Moix obstaculiza la investigación sobre corruptos, se opuso a controlar las llamadas del camandulero Ignacio González, y se enfrenta a los fiscales que tratan de profundizar las pesquisas. El tal Moix, igual que hizo Maza, Fiscal General días después ante el Parlamento, avanzó la idea de establecer un control para impedir las filtraciones (léase la labor informativa de los periodistas). El ministro de justicia, Catalá, apoyó a ambos, O sea, censura, como en tiempos del franquismo, «palo y tentetieso». Clarificadora la declaración de Rajoy en el congreso, defendiendo el «excelente trabajo» de fiscal Sr. Moix… ¿Quién vigila a los vigilantes? (Lo que en este caso es ¿Quién fiscaliza a los fiscales? La mayoría del Parlamento, a excepción del PP, votó la reprobación de esos tres personajes. Como si nada, esa gente tiene piel de elefante o cocodrilo…

* * * * *
El Parlamento, con abrumadora mayoría, aprobó que Franco sea sacado del Valle de la Infamia, que los fascistas llaman de los «Caídos». Mas el gobierno que preside el muy demócrata Rajoy (también llamado Don Tancredo), se opone, se niega a sacar de su tumba de lujo al felón, para «no remover heridas» ¿los miles de republicanos enterrados en las cunetas de las carreteras y otros sitios, son esas heridas? ¡Cuán actuales son los versos de Gil de Viedma, «De todas las historias de la Historia, la más triste es la de España porque termina mal.»

* * * * *
Otro caso más: La Presidente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha sido acusada por la Guardia Civil de cohecho, malversación y prevaricación continuada. El juez Velasco, se ha negado a investigar el caso (se sabe que este juez está a la espera de que le concedan el pase a otro puesto más jugoso de ahí su actitud lacayuna hacia los mandamases).
Otro caso más que concierne a la baronesa Esperanza Aguirre («pobre de pedir», no lo olvidemos) que, según la UCO de la Guardia Civil, ganó dos elecciones haciendo trampas, ¿sólo dos? ¿Y el tamayazo queda de lado? ¡Caray con la madre de las ranas!
Tal y como van las cosas, estas notas habrán sido rebasadas en unos días por nuevos casos de corruptos, truhanes de la política que pululan en el PP. Sólo en Madrid, son un par de cientos los actualmente encausados, unos en la cárcel, otros imputados (o investigados), otros pendientes de sentencia judicial. Añádase a estos elementos otros tantos en el País Valenciano, en Murcia, etc. ¿Sabremos alguna vez hasta donde llega la corrupción, el robo organizado desde las altas esferas?
* * * * *
«Menos mal hacen cien delincuentes que un mal juez» (Quevedo)