Imprimir 

Noviembre de 2017

Se ha celebrado el Pleno Extraordinario del Comité Central del PCE (m-l), en el grave contexto de una ofensiva abierta y creciente de la oligarquía contra los derechos individuales y colectivos. De hecho, el carácter extraordinario de esta reunión de nuestro CC responde a la necesidad de dar la respuesta más decidida a esta situación, de acuerdo con nuestras posibilidades en particular y la situación de la izquierda en general. Por eso, los debates se han centrado en las tareas que los comunistas tenemos ante nosotros y en la forma de llevarlas a cabo; y, de forma más específica, en torno a la propuesta de desarrollar una campaña por la República que ha lanzado nuestro Partido.

Como venimos señalando en diversos artículos y documentos, si bien el conflicto catalán tiene su origen en un enfrentamiento entre fracciones de la burguesía, en medio de un proceso por el que la oligarquía centralista está reforzándose para hacer frente a su expansión internacional, ha puesto de relieve que el problema de fondo no es entre pueblos, sino relativo al régimen político y a la crisis orgánica no resuelta del entramado monárquico del 78. Por eso, y al objeto de desarrollar la lucha de clases, los comunistas debemos esforzarnos por ligar los problemas concretos de nuestra clase a la cuestión del poder político: hay que denunciar al régimen como el primer obstáculo no sólo para la realización del derecho de autodeterminación de los pueblos, sino para la mejora de las condiciones políticas y económicas del proletariado y de los sectores populares.

Esta campaña, en torno a una consulta por la República, ya ha logrado un objetivo inmediato como es aglutinar a prácticamente toda la izquierda, lo cual consideramos de vital importancia para articular una respuesta adecuada a la oleada represiva -desencadenada por el Estado ya mucho antes del 1 de octubre, con las leyes mordaza, pero que ha conocido un punto de inflexión a partir de esa fecha- y al fascismo.

El otro aspecto fundamental es el de la clarificación política y la agitación, dinamización y organización de masas en torno a los objetivos democráticos y antifascistas que encarna la República. Consideramos que la izquierda debe aclarar la confusión creada por ciertas posiciones ambiguas y oportunistas, así como por los nacionalismos; y debe, asimismo, abandonar la dinámica de la movilización puntual, espasmódica y basada en la acción-reacción, para involucrar al proletariado y al pueblo en una alternativa política propia, democrática y republicana, que les permita tomar la iniciativa y pasar a la ofensiva. Esta es la principal tarea que encarará el PCE (m-l) en el próximo período.

En relación con esto, el Comité Central constata el desarrollo positivo y palpable de nuestra organización, en especial entre la juventud. Paralelamente, y aunque todavía queda bastante por hacer, se está mejorando el trabajo de agitación y propaganda en redes y en la calle. Todo ello sitúa a nuestro Partido y a la JCE (m-l) en una posición favorable para emprender la importante labor que nos hemos propuesto.

Se informó de la celebración de la XXIII Plenaria de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas Leninistas (CIPOML) y de sus conclusiones, pudiendo constatar los avances en la coordinación internacional y su extensión a nuevas organizaciones.

Por último, el Comité Central ha recordado con pesar el reciente fallecimiento de nuestro muy apreciado camarada Riccardo Gualino, «Mariano Alcántara», quien destacó por su profunda dedicación, durante largos años, al PCE (m-l), en el que llegó a formar parte del Comité Ejecutivo y para el que desempeñó importantísimas funciones en el exterior. Su entrega militante le llevó incluso a sufrir graves heridas y cárcel, que jamás le hicieron arredrarse en su compromiso comunista. A él y a su entrañable recuerdo rendimos nuestro más sentido homenaje.

El Comité Central Ampliado terminó sus trabajos haciendo un llamamiento a todos los militantes para reforzar la organización del Partido y desarrollar con audacia y determinación la campaña unitaria en marcha, con el  objetivo de unir a las fuerzas populares en un bloque capaz de enfrentar la creciente deriva reaccionaria del régimen monárquico y avanzar hacia la ruptura con la monarquía continuista, por  la República Popular y Federal.

Madrid, noviembre de 2017