AVISO:

Esta es nuestra web antigua.
La hemos dejado aquí para que todo el mundo pueda consultar
los artículos escritos antes de Noviembre de 2014 que todavía
no hemos copiado a su ubicación definitiva.

Para ver todos los artículos escritos desde Diciembre de 2014 en adelante,
por favor visita nuestra nueva página web.

TÚNEZ: Entrevista al camarada Hamma Hammami

enero 21, 2011 por  
Publicado en: Internacional

«El movimiento popular está impregnado de reivindicaciones laicas y de izquierda»

Hemos localizado, justo a la salida de su cautiverio, a Hamma Hammami, el dirigente del Partido Comunista Obrero Tunecino (PCOT), que había sido encarcelado el pasado martes.

Comencemos por su arresto. ¿Cómo lo vivió?

Hamma Hammami: El pasado martes [10 de enero], el Partido Comunista Obrero Tunecino (PCOT) acababa de hacer pública una declaración exigiendo la salida de Ben Alí. Fuimos el único partido que la pedimos. La reacción del poder fue violenta. Una veintena de hombres irrumpieron en mi casa. Destrozaron la puerta de mi apartamento. Cogieron el ordenador de Radhia [la abogada Radhia Nasraui, su esposa] y una cámara de fotos. Me llevaron al ministerio del Interior, donde permanecí con las manos atadas a la espalda hasta que fui liberado el viernes, el día que Ben Alí dejó el poder. No me molieron a palos, lo cual es nuevo…

¿Cuál es su lectura de la situación?

Hamma Hammami: Considero que el llamamiento a la formación de un gobierno de unidad nacional tiene como objetivo hacer abortar el movimiento democrático y popular que ha hecho caer a Ben Alí. El primer ministro Mohamed Ghanuchi, que se autoproclamó presidente interino antes de ser reemplazado por el presidente del Parlamento, era el brazo derecho de Ben Alí. Es el hombre que aplicó celosamente las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, que han conducido a Túnez al abismo.

¿Ustedes se oponen a esta solución?

Hamma Hammami: Para nosotros, este gobierno de unidad nacional, habida cuenta de la amplitud del movimiento, será un gobierno de fantoches. La democracia no puede ser instituida por hombres que han estado los allegados de Ben Al, que han sido parte interesada del sistema policial que ha dirigido Túnez. Hay que hacer tabla rasa del pasado si se quiere ir hacia un Estado de derecho.

¿Qué proponen ustedes?

Hamma Hammami: No pedimoslo imposible. Solamente la implantación de un gobierno transitorio que forme una asamblea constituyente con el fin de elaborar una constitución que asegure los derechos fundamentales, la libertad de expresión, de asociación y de prensa, que la Constitución actual no garantiza. Hay que saber que, tras el último discurso de Ben Alí, los tunecinos no son ingenuos. Saben que un gobierno de unidad nacional con las personas que han sido cómplices de Ben Alí no es más que una tentativa de disolución del movimiento de oposición popular.

¿No temen ustedes, a semejanza de lo que ocurrió en Argelia durante el levantamiento popular de octubre de 1988, que el sistema desactive el descontento popular?

Hamma Hammami: En Argelia, el movimiento de octubre del 88, que puso fin al sistema de partido único, era espontáneo. En Túnez, la gente sabe que Burguiba había desactivado la revuelta del pan de 1984. Esta vez, será difícil. El poder se las tiene que ver con las capas populares y medias, laminadas por la política neoliberal de Ben Alí. Son estas capas las que han dirigido el movimiento popular. Esta es la diferencia con Argelia.

¿No piensan ustedes que el sistema vaya a desactivar el movimiento popular?

Hamma Hammami: Hay que subrayar una cosa: la gente coreaba «Libertad, trabajo, dignidad», consignas de la izquierda. Lo cual ha hecho que el movimiento social se haya transformado en reivindicación política. Mejor aún, no ha habido un solo eslogan islamista. Este movimiento popular sostenía reivindicaciones laicas. A semejanza de Mohamed Buazizi, que se inmoló, los licenciados en paro, que fueron actores decisivos del movimiento popular, son demócratas y progresistas. Los islamistas no han jugado ningún papel. Ennahda (islamista) ya no tiene el peso que tenía antes.

¿Qué hay del RCD (Agrupación Constitucional Democrática de Ben Alí) y de su aparato?

Hamma Hammami: Es un partido auxiliar del aparato de seguridad, implantado por Ben Alí. Ellos son los saqueadores de edificios públicos. Ellos son los provocadores de disturbios. Su objetivo, producir el caos para asustar a los tunecinos, hacerles creer que la salida de Ben Alí engendrará el caos. Y que ellos son los únicos que están en condiciones de restablecer el orden y la estabilidad.

Entrevista realizada por H. Z. | 17 de enero de 2011 Fuente: L’Humanité

counter on tumblr